Isinbáyeva, de Italia a Estocolmo

Su último récord en Estocolmo, tras seis años de entrenamiento en Formia y algunos sinsabores: la zarina del salto con pértiga ha vuelto a la cumbre de la competición y se prepara para nuevos triunfos.

Ha dejado Formia, en el Lacio. Ha dejado atrás Italia para volver a Rusia. Yelena Isinbáyeva, que ha logrado mejorar su primacía indoor en salto con pértiga (5.01 metros) en el último encuentro de Estocolmo, decidía en 2011 dejar el centro de entrenamiento de la ciudad del Lacio. Su objetivo: renacer y volver a saltar más que nadie. Se cierra así la larga y feliz relación entre la atleta rusa y la península itálica. Veinte años atrás, Vitali Petrov (homónimo del piloto de Fórmula Uno), entrenador de Serguéi Bubka, también eligió realizar los entrenamientos en el centro italiano de preparación olímpica.

Formia, el “Vaticano” del salto con pértiga extremo, es el lugar que escogió Bubka, todavía plusmarquista mundial (6,14 metros), y el campeón por excelencia de la escuela deportiva de la URSS, también es la ciudad que Yelena abrazó durante seis años. Ahora la “Zarina” ha vuelto a alcanzar el laurel del triunfo; durante su carrera, ha logrado el primer puesto en veintiocho ocasiones, quince al aire libre (cuyo récord todavía posee, con 5,06 metros) y trece indoor.

El liberador salto sueco pone fin a un largo olvido. En el 2009 sonrió por última vez: fue el récord mundial en Zúrich, poco antes del fracaso en los Mundiales de Berlín, con tres saltos nulos. También se le escapó el podio en el Campeonato del Mundo de Doha. Después vinieron los once meses de pausa voluntaria, hasta que finalmente decidió dejar Italia y a su técnico Petrov para volver a Rusia, a Volgogrado, con su primer maestro Yevgeni Trofimov.

Este retorno lleva la firma del dueño del Chelsea, Román Abramóvich. Los dos se conocieron durante la presentación de la candidatura rusa para la Copa del Mundo 2018. Abramóvich ha financiado, junto con el Ministerio de Deporte, la reforma de las instalaciones deportivas cubiertas de la ciudad rusa. Tras el primer puesto en Estocolmo, que borra el sexto puesto de los Mundiales del 2011, el objetivo de Isinbáyeva son los Mundiales de Estambul, que empiezan dentro de pocos días. Es la única atleta internacional que ha obtenido medallas en todas y cada una de las categorías por edades.

Después, vendrán las Olimpiadas de Londres 2012 y los Mundiales de Moscú al año siguiente. El último salto hacia la gloria.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.