Del Quijote, de los perros y de la vida que sigue su curso

Bueno… Vladímir Vladimírovich Putin (VVP) volvió a ganarle a Cristina Fernández de Kirchner (CFK). Imagen de Niyaz Karim

Bueno… Vladímir Vladimírovich Putin (VVP) volvió a ganarle a Cristina Fernández de Kirchner (CFK). Imagen de Niyaz Karim

Casi el 65% allá contra casi el 55% acá. Claro que, en ambos casos, los electores se han equivocado. Tanto allá como acá, la oposición, la “opo” como la bautizó acá el súper-K “6-7-8” de la televisión oficial que ahora llaman “pública”, ha manifestado enérgicamente su contrariedad por estos errores de los votantes.

Además, es bien sabido que con un 55%, y tanto más con un 65% de votos a favor, no hay “opo” que aguante. Ahora tanto allá como acá los P y los K tienen, además del gobierno, mayorías parlamentarias. ¿Qué le dejan a Misha y a Mauricio? Ambas M nuestras, Dios las guarde. Tiene razón Misha cuando dice que “sería bueno que hubiese una segunda vuelta”, cuando entre él  y VVP apenas si hay un 58% de diferencia. O el digno silencio de Mauricio, que prefiere irse a París antes que ocuparse del subte, algo que como se sabe es bastante subterráneo.

Pero, amigos míos, encuentro un asombroso parecido entre el cuatro veces candidato Guennadi Andréievich Ziugánov y la tres veces candidata Elisa María Avelina  Carrió. Ambos, el comunista y la coalicionada cívica, han predicho con seriedad, más aún, con tono sombrío, más aún, con visos de catástrofe, las siete plagas de Egipto que caerán sobre allá y sobre acá. ¡Gente, les han avisado! ¡Temblad!

Aunque tanto uno como otra tienen un áurea cada vez más pálida, más trasparente, más evanescente… Rostros de una despedida para siempre…

Por supuesto, VVP es antidemocrático y totalitario. Lo mismo que CFK es una “embustera”. Y en ambos casos, allá y acá, estos ignorantes que los votaron se van a enterar cuando comprendan que no todo es crecimiento económico y plenitud de trabajo. Que no se puede no deber al FMI. Que todo es producto del “viento de cola” tanto en soja como en petróleo, aunque ya dure más de ocho años este “céfiro de commodities”. Aunque allá como acá no se formen colas ante los consulados de Europa Occidental, con miles de ansiosos por huir, como en los viejos buenos tiempos.

¡Se queda la gente!, ¿comprendes? No han apreciado que todo esto es efímero y que ya se viene la ola… El tsunami… Terror y pánico, mire…

Bueno, sin duda hay algunos originales y exóticos ejemplares de la oposición que pretenden establecer puentes de cooperación con VVP y con CFK, respectivamente allá y acá. Tampoco entienden que si no se hace algo ya mismo, esta historia se prolongará seis años allá y cuatro años acá.

Que pueden ser muchos más allá y acá, si a VVP se le ocurre presentarse en 2018. Y si aquí a CFK se le ocurre reformar la constitución. Que de todo hay que ocuparse, amigos. Como ni allá hay ya GKChP, ni aquí hay “procesos de reorganización nacional”, Dios los haya condenado a todos ellos con el fuego eterno, habrá que aguantar todo este tiempo a menos que se logre el juicio político, el desafuero, la  zozobra institucional, lo que sea.

Como si esto fuese poco, para mayor coincidente lamento tanto CFK como VVP tienen 59 años. Apenas comienzan. Nada hay que los obligue a jubilarse. Al menos hasta que no alcancen la edad obligatoria de 65 años…

Pero ni CFK es el River de J.J.López y por lo tanto no desciende, ni VVP es el “Andzhi”, que tiene que irse hasta Qatar para entrenar junto con sus legionarios Roberto Carlos y Eto’O. CFK sigue como líder y VVP permanece en el Kremlin, sin necesidad de nuevos legionarios…

Lo que es peor es que las economías siguen avanzando, el desempleo sigue bajando, los jubilados cobran sus sueldos en tiempo y forma y, curiosa coincidencia, ven aumentar sus estipendios con absoluta periodicidad.

Acá “La Cámpora” y allá “Nashi” son indignantes ejemplos de atracción de la juventud a la política, cuando todos saben que la política es mala palabra… para todos menos para ciertos políticos. Y tanto CFK baila en las concentraciones y canta junto con Charly, como VVP sigue ejercitándose en judo o karate o vaya a saber qué arte marcial.

En fin, no hay nada que hacer.  Pese a los campanazos de contrariedad que permanentemente lanzan distinguidos medios y más que distinguidos colegas periodistas que son mantenidos por esos distinguidos medios. Pese a las reiteradas llamadas al orden desde otros grandes centros internacionales. Allá estos grandes centros intentan poner un nuevo cordón sanitario en torno a Rusia (no olvidemos que fue “el imperio del mal”) so pretexto de defender el indefenso Occidente del hegemónico Irán. Acá meten submarinos atómicos, bombarderos ultramodernos y principitos en el Atlántico Sur, porque hay que defender la autodeterminación de… los ingleses a 15.000 kilómetros de su país, amenazada por esos “zurditos” en el poder.

En fin y en fin una vez más. Hay un consuelo: Mauricio es quien mejor baila y canta. Misha es quien mejor contrata muchachas para el entretenimiento. ¿Quizá valga la pena juntarlos, como hizo Vargas Llosa con lo más cerril de la derecha mundial?

Dice Don Quijote: “Deja que los perros ladren, Sancho amigo, es señal que vamos pasando”.

Lea más



El Obelisco del Kremlin

Hernando Kleimans es periodista y comentarista internacional argentino

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies