Rusia extrema las medidas de seguridad para las presidenciales del domingo

Más de 380.000 policías velarán por la seguridad y el orden público durante la jornada de votación en todo el país, según anunció el Ministerio del Interior.

En declaraciones a la prensa local, el número dos de esa cartera, Alexandr Gorovói, precisó que las fuerzas del orden contarán con la ayuda de cerca de 30.000 voluntarios y de más de 30.000 guardias de empresas de seguridad.

Agregó que el próximo sábado, durante la jornada de reflexión, los 94.332 colegios electorales habilitados en todo el país serán inspeccionados con ayuda de equipos técnicos especiales y perros adiestrados para la detección explosivos.

"Como en anteriores ocasiones, se emplearán detectores de metal. Después de la inspección se instalarán guardias permanentes (en los colegios), que levantaremos sólo después de que sean retirados los votos", dijo el número dos de Interior, citado por la agencia Interfax.

El gran favorito a la victoria en las urnas, el expresidente y primer ministro ruso, Vladímir Putin, optó hoy por aparcar la lucha electoral y centrarse en las labores gubernamentales.

La víspera, el jefe del Gobierno ruso se despachó con la oposición, a la que acusó de fraguar ella misma un falso fraude para luego denunciar a las autoridades y deslegitimar el proceso electoral.

Putin, a quien los sondeos le conceden una cómoda victoria en primera vuelta, con cerca del 60 % de los votos, llegó incluso a acusar a los opositores de buscar una "víctima propiciatoria" entre las figuras importantes, para luego achacarle el crimen a las autoridades.

"Ellos se la cargarán, perdón (por la palabra) y después le echarán la culpa a las autoridades", dijo el jefe del Kremlin en una reunión con sus apoderados electorales.

Las declaraciones de Putin fueron criticadas hoy por el magnate y y el único candidato independiente, Mijaíl Prójorov, en su página de Facebook.

"En una situación de tensión política, como la que se vive de cara a las elecciones, las autoridades no deben agravar aún más la tensión con declaraciones como "cargarse a alguien", escribió el multimillonario.

Prójorov, a quien las encuestas sitúan en tercer o cuarto lugar entre los cinco candidatos, subrayó que "las autoridades deben recordar que, según la Constitución, son ellas, y no la oposición, las que tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de los ciudadanos".

El candidato del Partido Comunista de Rusia (PCR), Guennadi Ziugánov, se desplazó hoy a la ciudad de Vladímir, a unos 200 kilómetros al este de la capital rusa, para reunirse con sus partidarios.

El número dos del PCR, Nikolái Mélnikov, expresó en Moscú el convencimiento de su formación, cuyo candidato figura en segundo lugar en intención de voto, de que en caso de que las elecciones sean limpias Putin no conseguirá ganar en primera vuelta.

"Estamos seguros de que si las elecciones son limpias y transparentes es inevitable la celebración de una segunda vuelta", dijo Mélnikov, citado por la agencia Interfax, en una reunión con observadores electorales de Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE).

El dirigente comunista dijo a los observadores de la PACE que no se puede confiar en las encuestas, pues los centros sociológicos rusos "forman parte del sistema y sirven a las autoridades" y tienen como objetivo "preparar a la población para el resultado que se anunciará el 5 de marzo".

El candidato del partido de corte socialdemócrata Rusia Justa, Serguéi Mirónov, se desplazó a la ciudad de Yekaterimburgo, conocida como la capital de los Urales, mientras que el ultranacionalista Vladímir Yirinovski, visitó la Universidad de Medicina Pirogov. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.