Putin dice que respetan a Rusia y la tienen en cuenta "sólo cuando es fuerte"

Putin, quien ya ejerció la jefatura del Kremlin entre 2000 y 2008, y es el gran favorito para ganar los comicios del próximo domingo, asegura que "Rusia casi siempre gozó del privilegio de tener una política exterior independiente" y añade que "así también será en el futuro".

"Vamos a actuar consecuentemente a partir de nuestros propios intereses, y no de decisiones dictadas por otros", escribe el jefe del Gobierno ruso, que expresa su convencimiento de que la seguridad mundial se puede garantizar "sólo con Rusia, y no tratando de apartarla, de debilitar sus posiciones geopolíticas".

Según Putin, las relaciones entre Moscú y Washington, "como antes, continúan siendo inestables", fenómeno que atribuyó en parte a la "subsistencia de estereotipos y fobias".

El primer ministro ruso indica que los continuos intentos de Estados Unidos de hacer "ingeniería política" en regiones tradicionalmente importantes para Moscú, incluso en las campañas electorales rusas, "no ayudan a fortalecer el entendimiento" entre ambos países.

Putin defiende el papel de la ONU y de su Consejo de Seguridad como instrumento de solución a los problemas internacionales y recalca que nadie tiene derecho a atribuirse las facultades del organismo mundial.

"Nadie tiene derecho a atribuirse las prerrogativas y facultades de la ONU, principalmente en lo que se refiere al empleo de la fuerza contra estados soberanos", subraya.

El jefe del Gobierno ruso precisa que ello se refiere "ante todo, a la OTAN, que procura asumir funciones inapropiadas para una 'alianza defensiva'".

Para Putin, los intentos de intromisión en los asuntos internos de otros países no hacen más que incrementar el riesgo de la proliferación de las armas nucleares.

"Da la sensación de que los cada vez más frecuentes casos de injerencia, incluso armada, en los asuntos internos de los países pueden estimular a unos u otros regímenes autoritarios (y no sólo a ellos) a hacerse con armas nucleares", escribe.

El primer ministro ruso recalca que para Moscú son "inaceptables" las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Pero al mismo tiempo hace un llamamiento a la comunidad internacional a abstenerse de "realizar intentos para poner a prueba la solidez" del nuevo líder norcoreano, Kim Jong-un, ya que esto podría provocar "contramedidas irreflexivas".

En cuanto a Irán, Putin propone reconocer el derecho de ese país a desarrollar un programa nuclear civil, que incluya el proceso de enriquecimiento de uranio, pero bajo la estrecha supervisión del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

"Sin duda, nos alarma la creciente amenaza de un ataque militar contra ese país (Irán). Si esto ocurre, las consecuencias serán verdaderamente catastróficas. Es imposible imaginar su magnitud", advierte.

Sobre el conflicto en Siria, insiste en la necesidad de que la comunidad internacional propicie un alto el fuego y se siente a la mesa de las negociaciones a las autoridades y los grupos opositores.

"No se puede permitir que alguien repita en Siria el guión de Libia", enfatiza Putin, que recalca la necesidad de impedir la repetición del guión libio en Siria.

Asegura que en un principio los rusos simpatizaron con el proceso de cambios conocido como la primavera árabe, por cuanto perseguía reformas democráticas.

Pero muy pronto, agrega, los acontecimientos comenzaron a desarrollarse por una vía incivilizada y "en lugar de democracia, en lugar de la defensa de los derechos de la minorías (...), se produjo el cambio de una fuerza dominante por el dominio de otra fuerza, todavía más agresiva".

Según Putin, eso ocurrió debido a la injerencia extranjera en favor de uno de los bandos involucrados en los conflictos internos. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.