Otro paso más por unas elecciones justas

La oposición organiza una cadena humana alrededor del Anillo de los Jardines de la capital una semana antes de los comicios. Foto de Itar-Tass

La oposición organiza una cadena humana alrededor del Anillo de los Jardines de la capital una semana antes de los comicios. Foto de Itar-Tass

Otra marcha, en Gran Anillo Blanco, organizada por la oposición el 26 de febrero se ha convertido en un flash-mob a gran escala en el que han participado miles de personas que han vuelto a salir a la calle para pedir una elecciones presidenciales limpias.

En una entrevista con RIA Novosti, el líder de izquierdas Serguéi Udaltsov ha declarado que los participantes han sido capaces de crear una cadena humana alrededor de los 15,4 km del Anillo de los Jardines en el centro de Moscú.

Según la policía, unos 11.000 activistas de la oposición han participado en el evento, aunque los organizadores y los asistentes afirman que han sido alrededor de 40.000.

“Aunque no esperábamos que esta concentración fuese tan grande como las anteriores, estamos contentos por ver a miles de personas”, dijo Daria Peschekova, estudiante de 19 años en el Instituto Estatal de Relaciones Internacionales (MGIMO). “Hemos visto a mucha gente alrededor del Anillo de los Jardines, y lo han hecho bastante bien, la cadena humana no tenía agujeros. Es bastante difícil saber el número exacto de personas, pero si tenemos en cuenta las personas en los coches y los autobuses, podemos asumir que esta concentración ha contado con casi el mismo número de personas que hubo en la plaza Bolótnaya”.

Los organizadores de esta protesta formada por gente corriente declararon que se eligió este tipo de manifestación porque no requería la autorización del Ayuntamiento de Moscú. En teoría se necesitan alrededor de 34.000 personas para “cerrar” la cadena humana alrededor del Anillo de los Jardines, según los datos que aparecen en la página web 26feb.ru.

Numerosas figuras destacadas han asistido a la manifestación, entre ellos los líderes de la oposición Alexéi Navalni, Vladímir Rizhkov, Borís Nemtsov e Iliá Yashin, las presentadoras de televisión, Tatiana Lazareva y Xenia Sobchak y el famoso escritor Borís Akunin.

Además de la cadena humana, también tuvo lugar una concentración simultánea de coches alrededor del Anillo de los Jardines. Los conductores rodeaban la cadena y mostraban su apoyo a los participantes. Se trata del tercer evento de este tipo y, según la policía, ha contado con menos participantes que en las ocasiones anteriores. Por su parte, los organizadores afirman que ha habido 60.000 personas en cada concentración de coches, mientras que la policía dice que no han sido más de 30.000.

La oposición no ha sido la única que ha salido a la calle este fin de semana. Los partidarios de Vladímir Putin se concentraron con carteles en los que se podía leer: “Putin ama a todos” y cantaban “¡Putin y victoria!”. Según la radio Kommersant FM, algunos de ellos han intentado romper la cadena humana.

Aunque en realidad las concentraciones han sido bastante pacíficas, declaró Peschekova. “Mientras íbamos en autobús alrededor del Anillo vimos la concentración a favor de Putin, convocada cerca de la estación de metro Park Kulturi. Había algunas personas odiosas, pero en general, la mayoría de los participantes se mantenía al margen de ellos. Por otro lado, ha sido agradable que no hubiera activistas políticos con sus eslóganes (en la marcha de la oposición). Esta vez han asistido personas que, básicamente, quieren volver a mostrar su descontento y están a favor de unas elecciones justas. Además, me ha complacido ver lo amables que eran los policías durante la concentración. Afortunadamente, no ha habido ningún incidente de relevancia”.

Yuri Korgunyuk, experto en política del think tank Indem, cree que el movimiento de oposición ha dado otro paso en la defensa de sus derechos políticos y civiles y además ha establecido un diálogo con las autoridades. “Es probable que vaya a haber más manifestaciones tras la campaña presidencial, y que la oposición encuentre otras razones para nuevas concentraciones”, declaró. “Posiblemente surjan nuevas formas de mostrar la indignación”.

Korgunyuk enfatizó que no se trata del descontento de una minoría (insatisfecha) sino del intento de expresar la postura de toda una comunidad, que no quiere que se le impida participar en la política de Rusia.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies