Letonia celebró un referéndum sobre el ruso como idioma oficial

Letonia celebró hoy un polémico referéndum cuyos promotores perseguían el imposible objetivo de convertir el ruso, lengua que consideran materna casi el 40 por ciento de sus habitantes, en idioma oficial de esa república báltica ex soviética y hoy miembro de la Unión Europea.

Vida Augustauskine

Vilna, 18 feb (EFE).- Letonia celebró hoy un polémico referéndum cuyos promotores perseguían el imposible objetivo de convertir el ruso, lengua que consideran materna casi el 40 por ciento de sus habitantes, en idioma oficial de esa república báltica ex soviética y hoy miembro de la Unión Europea.

Para que el ruso sea reconocido como idioma oficial deben votar a favor al menos 772.583 ciudadanos letones, uno más de la mitad del censo electoral, mientras que los últimos datos conocidos al cierre de los colegios daban una participación récord del 69,23 por ciento, o 1.069.769 personas.

De los primeros 2.000 boletines escrutados, el 67 por ciento se manifestó en contra del segundo idioma oficial.

De este modo, aunque los datos definitivos se sabrán el lunes, el resultado del referéndum ya estaba predeterminado y nadie duda de que el ruso no conseguirá imponerse como segundo idioma oficial.

Además de la decisiva influencia de la participación, no pocos de los ciudadanos de origen no autóctono, que constituyen menos del 40 por ciento de la población de Letonia, se sienten integrados en la sociedad letona.

El diputado de Unidad Alexéi Loskutov, ciudadano letón de origen ruso pero diputado del partido oficialista Unidad, defiende "el letón como única lengua oficial".

"Somos un pequeño Estado y el hecho de que el letón sea la única lengua oficial garantiza nuestra independencia", sostuvo en conversación con Efe.

Para Valdis Zatlers, ex presidente letón y líder del partido oficialista Reforma, tras el referéndum se encuentra la mano negra de la vecina Rusia, que acusa a Letonia y también a la vecina Estonia de marginar a las minorías rusas.

"El Gobierno ruso juega un papel directo en el referéndum. Moscú utiliza a las diásporas rusas como instrumento de influencia y presión para desestabilizar a las sociedades vecinas", denunció.

Hoy, durante la celebración del plebiscito, dos representantes de la Cámara Cívica de Rusia que pretendían ejercer de observadores fueron privados de ese derecho por haber sido designados por el presidente ruso.

Poco antes, los dos enviados rusos denunciaron presiones de las autoridades y la patronal letones para que los rusohablantes no participasen en la consulta o votasen en contra.

Los partidarios de oficializar el idioma ruso sostienen que incluso el fracaso del referéndum servirá para llamar la atención de la Unión Europea hacia la "discriminación que sufren las minorías en Letonia".

En este sentido, los defensores del ruso ya parecen tener claro el siguiente paso tras el plebiscito de hoy y se apoyan nada menos que en el ejemplo de España.

El partido pro ruso Centro de Armonía, principal formación opositora, aboga por reformar la Constitución con el fin de que el ruso reciba "el estatus jurídico de idioma de la minoría".

"Nos gusta el sistema español. Proponemos una solución de compromiso. Actualmente, el ruso es considerado un idioma extranjero por la Constitución", indicó. EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies