"Rusia nos cae mejor que EE UU y Occidente"

Foto de  AP / Bilal Hussein

Foto de AP / Bilal Hussein

PublicPost ha buscado a ciudadanos sirios en Moscú para preguntarles qué opinan sobre los acontecimientos de su país y el papel que está desempeñando Rusia.

Desde hace once meses hay manifestaciones en contra del gobierno en Siria. Según datos de la ONU, las víctimas mortales superan las 5.000, mientras que los  defensores de los derechos humanos hablan de 7.000 muertos. La oposición denuncia prácticamente a diario nuevos asesinatos. Según esta fuente, las fuerzas del presidente Bashar al-Assad disparan contra los manifestantes pacíficos que salen a las calles de las grandes ciudades. Fuentes oficiales de Damasco destacan que están luchando contra “grupos armados mantenidos desde el exterior”. Rusia y China han vetado el proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Siria. Como reacción ante este hecho, tanto dentro como fuera del país, los sirios han organizado acciones de protesta frente a las embajadas rusas.

Tarek Farján

Vive en Moscú, médico especialista en ginecología y obstetricia. 34 años

En Siria la gente quiere libertad, quiere elecciones y un país democrático, mientras que el gobierno encabezado por el presidente Bashar al-Assad, no lo quiere. Está matando a mujeres y a niños. Todo empezó de una manera muy pacífica por parte del pueblo. La gente no hacía más que salir a la calle y gritar consignas. Pero el régimen respondió de una manera cruel y despiadada. Las autoridades no hacen más que repetir que todo esto viene del exterior, que son artimañas de Estados Unidos, del imperialismo. Pero yo soy sirio, ¿quiero libertad? Claro que la quiero.

No es la primera vez que las autoridades reaccionan de forma tan cruel ante las exigencias del pueblo. En 1982 murieron más de 40.000 personas (en la llamada masacre de Hama, murieron entre 17.000 y 40.000 personas según distintas valoraciones). Pero entonces nadie supo nada, y los que lo sabían, permanecían callados. Ahora tenemos internet, Youtube, etc. Soy médico, ayudo en los partos, y veo cómo se está matando a niños. Yo también tengo hijos.

Ahora la gente ha llegado a un punto en el que quiere o bien vivir libre, o morir y que se acabe todo. Una sola familia lleva 48 años dirigiendo el país. Es absurdo. No somos una monarquía. El presidente se va a ir, sin duda alguna. No sé por cómo, pero el pueblo no querrá que su propio verdugo siga gobernando. Cuanta más sangre se vierta, más seguridad hay de que la gente llegará hasta el final. Ahora mismo, los ciudadanos pacíficos se ven protegidos por unos soldados que están hartos de matar a gente inocente. Pero las tropas especiales del presidente, dirigidas por el hermano de al-Assad, los matan a ellos. Si los soldados no disparan contra los civiles, los francotiradores dispararán a los soldados por la espalda.

Es una pena que Rusia y China hayan bloqueado la resolución sobre Siria. Para nosotros ha sido un shock. Todos los países querían ayudar al pueblo sirio, pero Rusia y China lo han vetado no se sabe por qué razones. No entendemos la posición rusa en el Consejo de Seguridad de la ONU. Rusia también es nuestra patria, nuestra casa. Llevo viviendo aquí los mismos años que he vivido en Siria. Si algo ocurre en Rusia, la defenderemos. La resolución podía parar el derramamiento de sangre, por eso la gente ha ido a protestar a las embajadas rusas. Había que transmitir a Rusia la verdadera voluntad del pueblo sirio. Es cierto que quemar la bandera al lado de la embajada no es correcto, pero no hay elección. La gente quiere atraer vuestra atención para que os preguntéis qué es lo que está pasando allí. Rusia nos cae mejor que EE UU y Occidente. Si me preguntáis si quiero que el tema lo resuelva Rusia o Estados Unidos,  lógicamente preferiré a Rusia. Entre nuestros pueblos siempre ha habido y habrá relaciones de amistad. Rusia puede resolver el tema por vías pacíficas, si así lo quiere, porque más tarde será peor.

Ibrahim Naovaf

Vive en Moscú, corresponsal especial de la emisora "La voz de Rusia". 36 años.


Cuando empezaron los acontecimientos, escuché y vi lo que decían todos esos falsos medios de comunicación como Al Jazeera, Al Arabiya y otras agencias extranjeras. No hay ni una sola palabra honesta en lo que dicen, hay mucha información falsa. Estuve tres veces en Siria como parte de la delegación rusa: había periodistas, redactores jefe, parlamentarios, muchos especialistas en Oriente Próximo, arabistas y orientalistas. Visitamos varias ciudades y nos dimos cuenta de que la situación no era como la presentaba la prensa. Los hechos violentos sólo se dan en lugares fronterizos. Por ejemplo, en la ciudad de Homs, en la frontera con Líbano, y también en la frontera con Turquía y Jordania. Los terroristas se infiltran desde allí, y además nadie muestra a los millones de personas que salen a la calle para apoyar al presidente.

Ahora Lavrov ha viajado a Siria para entrevistarse con el presidente Basar al-Assad. Muchísimas personas han salido a la calle para dar las gracias a Rusia y a China por su ética posición respecto a Siria. ¿Los canales de televisión no ven eso? ¿Pueden ver a diez personas que están no se sabe dónde, y no ver a los diecisiete millones que hay en el país? Obviamente, en Siria hay problemas. El propio presidente declaró, cuando empezaron las protestas, que había exigencias justas que impulsaban al pueblo sirio a protestar. Pero en cualquier país hay problemas, es algo natural. Puedo decir que la culpa la tienen los enemigos imperialistas y sionistas. Si Siria cae, Dios no lo quiera, será una pesadilla para todos los países de la región, incluidos Irán y otros países del Golfo Pérsico. Esta ola llegará incluso a Rusia. Siria no es Libia o Irak: si esta gente desmantela el país, empezará una guerra civil. Todo el mundo tenía claro que tarde o temprano Estados Unidos llegaría a hacerlo. ¿Democracia? Nosotros no necesitamos una democracia así.
Rusia nunca ha tenido un comportamiento agresivo con ningún país del mundo. Siempre nos ha apoyado. El veto ruso ha permitido evitar una guerra mundial y un genocidio en los pueblos de Oriente Medio. Rusia nunca nos ha dejado, siempre ha apoyado a los pueblos, a la verdad, a los derechos humanos. ¿Ha destruido Rusia algún país por su petróleo, su gas o en nombre de la democracia? Estados Unidos quiere que el mundo sea unipolar, pero recordemos las palabras de Putin cuando dijo que ya no podía haber un mundo unipolar.

Nuestro pueblo cree en el presidente y cree en Rusia. Cree en sí mismo, y sólo quiere la paz.
 

Fansal Almohammad

Vive en Moscú, estudiante de medicina. 25 años.

Llevo un año sin ir a Siria y no sé lo que está ocurriendo allí ahora mismo. Creo que es una revolución. Mi familia y yo no nos interesamos mucho por la política. Desde Siria, mi familia me escribe lo más importante: “Estamos bien, y vosotros lo que tenéis que hacer es estudiar, no penséis en todo esto”. Veo y leo noticias sobre mi país en Internet, en distintas páginas web y en distintos canales. Todos muestran y escriben cosas muy distintas: que la gente tiene armas y mata a nuestros soldados, o que nuestros soldados desertan porque se ven obligados a matar  civiles. En internet he visto muchos vídeos en los que nuestros soldados realmente matan a gente. Creo que el estado no defiende al pueblo. Desde hace diez meses se está produciendo una revolución pacífica y nadie ha cogido las armas. Si yo fuera soldado y me ordenasen disparar contra personas que ni siquiera tienen piedras en las manos, no lo haría nunca. Desertaría.


He visto cientos de vídeos en Youtube. Algunos civiles han filmado lo que están haciendo las fuerzas de orden público. ¿Cómo puedo creer que el estado tiene razón? Para entender lo que ocurre en Siria hay que ir allí, pero yo confío en el pueblo y le apoyo. Siempre me pronunciaré a favor del pueblo porque he salido de allí.


A mis amigos ni siquiera les pregunto a quién apoyan, si al presidente Bashar al-Assad o a la oposición. Ahora es una época en la que no se puede hablar de este tema con otras personas. En Rusia hay mucha gente que está a favor del presidente y que enseguida diría: “Eres un traidor”.


Nuestro presidente ha admitido que ha cometido muchos errores, pero Rusia, China, Estados Unidos y la Unión Europea tienen sus propios intereses y su propia política. Me da pena que a estos grandes países no les importe la gente de Siria: hay tantas víctimas entre el pueblo y los soldados… Y es que, en cualquier caso, ¡son personas!


Lean el artículo original en: http://publicpost.ru/theme/id/985/

vive en Moscú, médico especialista en ginecología y obstetricia. 34 años

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.