Un caballo en contra de la nicotina

Últimamente, la publicidad social en Rusia ha empezado a aparecer con más frecuencia en las pantallas de televisión y en las grandes pantallas de las ciudades, y no es porque haya cobrado actualidad, sino, más bien, porque la conciencia acerca de su existencia ha aumentado.

Este tipo de vídeos sociales aparecen en Internet y, en menor medida, también en televisión. A instancias del presidente Dmitri Medvédev, y en el marco del programa estatal “Un entorno accesible”  se ha lanzado la campaña de comunicación “No hay divisiones entre las personas”, que aboga por la tolerancia hacia los discapacitados. Para iniciar la campaña, se emitirán este año dos vídeos en los que se enumeran posibles variantes de la división de la sociedad y afirman que la discapacidad no tiene por qué ser un factor determinante en las relaciones humanas.

 

 

Los programas contra el tabaco, el alcoholismo y el SIDA siguen siendo las campañas sociales más populares.

 

 

Además de representar a través de una perfecta simulación por ordenador los procesos que ocurren dentro del organismo humano, estos vídeos son muy didácticos. Sin embargo, todo el mundo sabe desde hace mucho que si a la gente le asustase tanto la idea de las enfermedades “potenciales” e incluso la de la muerte, no habría fumadores ni alcohólicos.

 

 

Los vídeos que realmente sensibilizan y pueden influir en las personas y hacerles reflexionar al menos durante un par de minutos son los dedicados a los niños o aquellos en los que estos participan. Sin embargo, muchas personas consideran que el uso de imágenes infantiles supone una manipulación injustificada que juega con las emociones de los espectadores.

 

 

El spot en contra del tabaquismo titulado “Explicaciones infantiles” resulta muy convincente. A primera vista resulta desagradable y raro ver a niños pronunciando frases tan serias, pero después de haberlo visto, uno empieza a darse cuenta de la estupidez de todo lo que acaba de oír, comprendiendo que sólo los niños pequeños podrían decir semejantes tonterías.

 

 

Sin duda alguna, la publicidad social suele tratar temas serios e incluso graves, pero existen también vídeos que producen una sonrisa o que incluso hacen reír. Un ejemplo es el vídeo contra el consumo de alcohol que habla de una ardilla infernal: "¿Estáis empinando el codo? ¡Entonces voy a ir a veros!"

 

Las más creativas son las campañas antitabaco. Hay un vídeo rebosante de alegría, "¡He dejado de fumar!", que llama a todos los que han sido capaces de dejar este hábito a pronunciar esta  anhelada frase y a que se echen un baile de felicidad que, como no, expresa libertad, ya que “¡los fumadores no bailan!”

 

 

Los vídeos en los que aparecen canciones folclóricas cantadas por exfumadores  también resultan incomprensibles.

 

 

Una variedad más absurda aún son las llamadas “cucharas antinicotina”. ¿Es que no se han dado cuenta de que los cigarrillos se pueden sustituir por cucharas de madera convencionales? 

 

 

La acción más divertida y popular contra el tabaco ha sido llevada a cabo por el Ministerio de Sanidad de Rusia y se denomina “el caballo Machacón”. El caballo existe tanto en una serie de vídeos curiosos como en la vida real:

 

 

Es un caballo de peluche, que unas veces habla con voz de mujer y otras de hombre, tiene manos y se desplaza a dos y cuatro patas. Literalmente machaca a las personas que fuman, les hace tirar el cigarrillo. También se está creando una página web Pozovidolbaka.ru, que promete que cualquiera que lo desee podrá llamar al caballo para que vaya a su oficina o a su casa para “machacar” a los amigos o colegas afectados por la adicción a la nicotina. Lamentablemente, según la agencia RIA Novosti, tras un paseo con el caballo durante una hora por las calles de la capital, tan sólo diez personas “han dejado” de fumar (es decir, tiraron el cigarrillo al suelo).

 

 

Por otro lado, el SIDA es otro de los temas a nivel internacional. Hay una serie de vídeos que despiertan una sonrisa y al mismo tiempo explican cómo se puede evitar este mal.

 

 

Hay vídeos que apelan al uso del preservativo.

 

 

Abrir los ojos y sentir una mano dispuesta a ayudar puede ser lo más importante para las personas que están enfermas. "El VIH/SIDA no se transmite a través de la amistad".

 

 

El “sidómetro”, un dispositivo que mide el peligro de contagio del SIDA, tuvo una gran popularidad en Internet, hasta que se supo que no era más que un invento publicitario.

 

 

Muchas personas desearon comprar este objeto, sin embargo, en la página web hochuspidometr.ru se explicaba que el “sidómetro” era lo mismo que “el sentido común”, al cual apelaban los autores de la página web o-spide.ru (es a esta web a donde se redireccionaba a los que deseaban adquirir el aparato mágico). En el informe oficial del Ministerio se señala que en una semana y media la página web hochuspidometr.ru fue visitada por más de 200.000 personas, y casi 7.000 expresaron que querían “adquirir” este dispositivo.

 

En general, hay que destacar la evolución de la publicidad social rusa. Ha tenido un largo recorrido desde lo trivial y los mensajes publicitarios directos, hasta la realización de obras bellas y realmente inteligentes. 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies