Morteros rusos defenderán las fronteras invisibles

Foto de AP

Foto de AP

Hace más de 10 años que la fecha del 4 de febrero se ha vuelto emblemática para los venezolanos. Se cumplen ahora exactamente 20 años desde la acción armada en contra del presidente Carlos Andrés Pérez. Por ironías del destino, el malogrado golpe militar encabezado por un desconocido por entonces teniente coronel Hugo Chávez, sirvió de detonante para su vertiginosa carrera política y lo convirtió en héroe nacional.

Luego de tomar Chávez el título de Presidente por la vía democrática, él y toda Venezuela conmemoran anualmente la fecha de aquel golpe. Éste aniversario “redondo” fue celebrado con un desfile militar, para mostrar a los chavistas los logros del “Socialismo del siglo XXI” y su poderío militar; y para convencer a la irreconciliable oposición de la fortaleza del régimen y las aspiraciones de Chávez para quedarse al mando del gobierno en los próximos 6 años.

En realidad, había cosas para mostrar. Por las calles de Caracas, bajo la bandera tricolor, desfilaron los morteros móviles de 120 mm. 2S23 “Nona SVK”, que se integraron al arsenal de las fuerzas armadas bolivarianas a fines de enero en el marco de los contratos militares firmados con Rusia en los últimos años. Venezuela reafirmó nuevamente su indiscutido liderazgo entre los países latinoamericanos como comprador de armamento y tecnología bélica, y pasó a ser el país con más importaciones militares terrestres desde Rusia, según el rating del Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas.

Según el Centro de Análisis del Comercio Mundial de Armas

en 2011 Venezuela compró tanques T-72B1, vehículos de infantería BMP-3M, transportadores blindados BTR-80A, obuses móviles de 152 mm. 2C19 “Msta-S”, morteros móviles de 120 mm. 2S23 “Nona-SVK”, morteros de 120 mm. 2S12A “Sani”, sistema de lanzamiento de misiles múltiple de 122 mm. 9K51 BM-21 “Grad”,  estaciones antiaéreas de 23 mm. ZU-23/30M1-4

Los primeros ejemplares del pedido de 18 morteros móviles fueron integrados al 412° batallón blindado, el cual forma parte de la brigada de tanques N° 41 de la 4° división blindada, que ya cuenta con tanques rusos T-90.

Según el coronel Vladímir Kliúchnikov, la adquisición de técnica militar del nivel del “Nona SVK”, responde completamente a la intención del gobierno venezolano de crear fuerzas militares de gran maniobrabilidad, capaces de resistir las amenazas hacia los objetivos del gobierno. Éste tipo de morteros móviles es uno de los últimos trabajos de tecnología militar de la URSS. Posee una alta viabilidad en cuanto a las condiciones del terreno venezolano: irregularidades, bosques ralos, pantanos e incluso ríos no muy profundos. El experto subraya que la principal característica del mortero es la posibilidad de transportarlo por aire.

Hoy en día la 41° brigada se encuentra acantonada en Valencia, cerca de Caracas, pero en cualquier momento puede movilizarse hacia el sudeste del país, a los llanos de las inquietas fronteras entre Venezuela y Colombia. Aquí periódicamente surgen conflictos dado que el paisaje le permite a los narcotraficantes cruzar la frontera de manera clandestina.


Nona-SVK:

Tripulación: 4 personas,

Máxima capacidad de disparo:

munición de alto poder explosivo 8,8 Km

minas de alto poder explosivo 7,1 Km

Velocidad de tiro: 10 disparos/minuto

Munición portable, 30 disparos

Peso:

munición 17,2 Kg.

minas 16 Kg.

Chasis de base: BTR-80

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.