La bolsa rusa es una lotería predecible

Foto de PhotoXPress

Foto de PhotoXPress

El mercado de valores de cualquier país emergente es un lugar rentable, aunque muy complicado y lleno de confusión. Rusia, por una parte, atrae a los inversores particulares debido a sus altos índices y coeficientes, y por otra, asusta por su poca transparencia y lejanía. Los índices rusos se caracterizan por tener una elevada volatilidad, lo cual atrae a los especuladores y asusta a muchos inversores estratégicos. Para cualquier bolsa de un país desarrollado, una oscilación superior al 2% se considera alta y provoca una gran agitación entre los brokers. Para Rusia, una oscilación del 1-2% es lo habitual. Así que el objetivo consiste en determinar correctamente hacia dónde evolucionará el mercado a corto plazo.

Según la valoración de Boston Consulting Group, es mucho más fácil hacerse millonario en Rusia que en la mayoría de los países del mundo. Lo mismo ocurre cuando se juega en bolsa, aunque... también es mucho más fácil caer en bancarrota.


Sin embargo, muchos extranjeros, procedentes generalmente de países con tradiciones bursátiles fuertes (Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania o Francia), intentan ganar dinero en la bolsa rusa.
 
 

¿Por qué Rusia?


Según los principales índices, el mercado ruso es el más atractivo entre los emergentes. “Según los índices P/E (relación entre el precio de las acciones y la rentabilidad de las mismas) y EBITDA (beneficios antes de impuestos), el mercado ruso es uno de los más baratos del mundo. Por ejemplo, nuestro P/E medio es de 5 puntos, mientras que el de  los mercados emergentes, en general, es de 8 a 10. Es evidente que se trata de un mercado infravalorado”, explica Oleg Achkásov, director de la Dirección de Operaciones Comerciales en el mercado de valores de la empresa VTB Capital.

Achkásov ha explicado que cuando mejoren las cuestiones relacionadas con el nivel de gestión corporativa y la transparencia, esta rebaja no estará justificable.


¿Cómo en Rusia?


Si un inversor extranjero quiere introducirse en el mercado de valores ruso, antes de ponerse manos a la obra tendrá que aclarar varios asuntos. El más importante es cómo hacerlo desde el punto de vista técnico. En primer lugar, tendrá que decidir a través de quién va a llevar a cabo las operaciones, es decir, quién será su gestor o broker. Es evidente que la mayoría de las personas tienden a fiarse de las empresas de su propio país. Muchos bancos extranjeros tienen sucursales en Rusia y llevan más de diez años trabajando en este mercado. Sin embargo, no es su principal negocio y, por lo tanto, no le dan demasiada importancia”, destaca Achkásov. “Muchos de ellos están presentes aquí desde hace mucho tiempo, y algunos, con mucho éxito.

Pero su principal fuente de ingresos está fuera de Rusia. Sin embargo, para nosotros se trata de un producto clave. Las empresas rusas proponen más productos, tienen contactos más estables y estudian el mercado más a fondo”, explica el experto. Además, muchas veces las empresas rusas están dispuestas a trabajar en base a la legislación de un país extranjero. Las empresas importantes cuentan con filiales registradas en Europa, EE UU, China y otros países y regiones, cuya actividad se desarrolla en el marco de la legislación local”.


¿Dónde en Rusia?


“El mercado de valores ruso”, igual que cualquier otro mercado, es un concepto que incluye miles de instrumentos y acciones. El instrumento más fácil y fiable son las “fichas azules”. Éstas se refieren a las empresas más importantes. Principalmente, se trata de corporaciones petroleras, financieras y de telecomunicaciones. Sus valores crecen de una forma estable, pero lenta. Es decir, su riesgo es el más bajo, pero la rentabilidad no es la máxima. Al mismo tiempo, existen el segundo y el tercer grupo, donde se posicionan las empresas pequeñas, muchas veces no demasiado transparentes, pero con un rendimiento potencial elevado. En comparación, la rentabilidad de las “fichas azules” durante nueve meses del año pasado fue de un 4-5% de media, mientras que para el tercer grupo de emisores llegó a ser del 20%. Hay que añadir que muchos de estos valores pueden convertirse en una especie de “buen puerto” para sus propietarios si la economía mundial vuelve a entrar en una nueva etapa de crisis, afirma el analista de la empresa Unison Capital, Alexánder  Parfiónov. “En caso de que la situación en el mercado financiero mundial siga agravándose y el precio de las acciones siga bajando, éstos son los valores que protegerán a sus propietarios de las pérdidas excesivas, y en caso de que la situación se normalice, aportarán un beneficio considerable”, asegura el experto.  En el segundo y el tercer grupo sigue habiendo emisores con un índice P/E de 2-3 puntos, lo cual nos permite ver que están siendo infravalorados.


Sigue a Rusia


En general, el mercado ruso, en gran medida gracias al esfuerzo de los funcionarios, está abierto a los inversores extranjeros. Se puede decir que prácticamente todos van detrás de los inversores. Por esa razón, tanto el estado como las bolsas intentan que para ellos las condiciones sean las más cómodas. En las plataformas rusas se pueden llevar a cabo operaciones en dólares, conseguir datos sobre la dinámica de las acciones online (la página web de la principal bolsa rusa tiene una versión completa en inglés), recibir informes financieros de las empresas trimestralmente… Las empresas de inversiones publican regularmente sus estudios de mercado, tanto en ruso como en inglés.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies