Mayores condenas para los pedófilos

Yelena Mizúlina, diputada de la Duma Estatal. Foto de Kommersant.

Yelena Mizúlina, diputada de la Duma Estatal. Foto de Kommersant.

Dmitri Medvédev propone una ley que aumenta la severidad de las penas contra los pedófilos.

La ley propuesta por el presidente de la Federación de Rusia contiene enmiendas a catorce artículos del Código Penal. Según estas enmiendas, la violación o la amenaza de violación aprovechando el estado indefenso de la víctima, de edad inferior a catorce años, será castigada con penas de prisión de doce a  veinte años de duración (hasta ahora eran de ocho a quince años).

Sin embargo, en la ley no se hace referencia a “la castración química", de la que habló en verano del año pasado el presidente Dmitri Medvédev. Este término ha sido sustituido por una noción más amplia de “medidas coercitivas de carácter médico”.


En Europa, la castración química se propone a los delincuentes sexuales como medida voluntaria para luchar contra el deseo sexual.

"Es un término demasiado estrecho. En primer lugar, la castración química sólo puede aplicarse a los hombres, pero también existen mujeres pedófilas, y no es el único método de tratamiento”, señala una de los autoras de la nueva norma, la diputada de la Duma Estatal Yelena Mizúlina. “En el proyecto de ley aparece otro término ya existente, 'medidas coercitivas de carácter médico', que se aplicarán a los pedófilos. Depende del método recomendado por el médico, de si estas medidas son dictadas por el tribunal… Son los médicos los que tienen que decidir si será la castración química u otro tipo de tratamiento".

"La castración química supone la inyección de preparados específicos que reprimen la generación de hormonas que producen la libido”, explica el médico sexopatólogo Lev Shcheglov. “Hay medidas mucho más eficaces, por ejemplo, una prohibición categórica para ejercer ciertas profesiones, mientras que en nuestro país un pedófilo al salir de la cárcel puede marcharse a otra región y buscar trabajo como director de un campamento infantil, profesor de educación física y cualquier otra cosa por el estilo".

Sin embargo, la nueva ley introduce la cadena perpetua para pedófilos reincidentes. Además, se prohíbe la liberación condicional y el aplazamiento de pena para los que hayan cometido delitos contra menores de catorce años.

 

De momento, no existe en Moscú ni una sola organización dedicada a valorar el estado psicológico del niño que ha sufrido abusos sexuales.

Entre tanto, el Consejo de la Federación (la cámara alta del parlamento) se ha dirigido al primer ministro Vladímir Putin para que se tomen medidas urgentes y Rusia firme, durante el primer trimestre de este año, el protocolo facultativo a la convención sobre los derechos del niño (referido al comercio de niños, prostitución y pornografía infantiles) y la convención del Consejo de Europa sobre la protección de niños respecto a la explotación sexual y abusos sexuales. Actualmente, según los senadores, 43 países se han unido a la convención y 152, al protocolo. Rusia es el único país miembro del Consejo de Europa que no ha firmado ni ratificado ninguno de los dos.

Según datos del Ministerio del Interior, en 2011 unas 7.400 personas fueron condenadas por delitos en contra de menores de 16 años. Hoy en día, 760.000 menores viven en condiciones de exclusión social peligrosas, y se considera que hay un total de 12.500 desaparecidos. Tampoco existe un registro federal único en este ámbito. 

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies