España, vivero del tenis ruso

Emilio Sánchez Vicario, foto de AP

Emilio Sánchez Vicario, foto de AP

Este fin de semana se enfrentan Rusia y España en Moscú en eliminatoria de cuartos de final de la Copa Federación. Para dos de las protagonistas la ocasión servirá de rencuentro. La capitana española, Arantxa Sánchez Vicario (estrena su puesto en esta eliminatoria) y la nº 2 del equipo local, Svetlana Kuznetsova. La tenista rusa se formó en Barcelona durante 10 años, desde los 14 hasta los 24, en la academia del hermano de Arantxa, y tuvo a ésta como madrina y pareja de dobles cuando comenzó su carrera en el circuito WTA. Hoy siguen siendo buenas amigas. “En Rusia el clima es duro y la rivalidad enorme, por eso progresamos rápido y cuando salimos fuera vamos con más ganas. En mi caso, era el último dinero de mi padre y debía aprovecharlo”, confesó Kuznetsova en una entrevista para AS hace algunos años.

Su caso no es aislado. Marat Safin, mejor tenista masculino ruso de la historia, se formó en Valencia desde los 14 años, pese a que su padre era el director de la escuela de tenis del Spartak de Moscú. En la misma academia (TenisVal) entrenó su hermana Dinara, también ex nº 1 del mundo, además de otras raquetas notables del tenis ruso de los últimos años como Igor Andreev y María Kirilenko, estos dos últimos, por cierto, pareja fuera de la pista durante mucho tiempo…

 

Son decenas las jóvenes promesas rusas que todos los años emigran a España (o en su defecto a Florida, EEUU) para perfeccionar su tenis, a la vez que continúan sus estudios y aprenden otros idiomas en un clima más acogedor. De hecho, son lamentablemente mayoría los tenistas profesionales rusos formados en el extranjero. Una opción, por otra parte, no accesible a todos los bolsillos. Por ejemplo, en la academia Sánchez-Casal donde se formó Kuznetsova, el curso académico de 10 meses sale por unos 45.000 euros (incluyendo alojamiento, comida, clases de tenis e instituto).

 

Emilio Sánchez Vicario fue medallista olímpico en Seúl (plata en dobles), nº 1 del mundo en dobles y capitán del equipo español de Copa Davis campeón en 2008. Desde hace 14 años se dedica a la formación en la academia que preside y lleva su apellido, junto al de su socio y antigua pareja de dobles, Sergio Casal. La escuela, ubicada a las afueras de Barcelona, acoge alumnos de los 5 continentes. En la actualidad, un total de 113 jóvenes de entre 13 y 18 años, incluidos 15 rusos (8 chicas y 7 chicos), más otros 6 de ex repúblicas soviéticas. La web de la academia, además de la habitual adaptación al inglés, tiene versión en ruso. Toda una declaración de intenciones…

 

¿Cómo valoras la salud del tenis ruso?

El femenino está muy sano. La generación de Kutnesova y Zvonareva todavía puede liderar y ayudar a crecer a las siguientes generaciones.

¿Cómo explicas que Rusia sea una potencia tenística pero la mayoría de sus jugadores se formen o entrenen en el extranjero?

Por las infraestructuras en Rusia. Aunque existen centros, el clima de entreno en invierno dificulta mucho tener las condiciones y el nivel. Asimismo, encarece los torneos y se compite menos. Como tienen muchas ganas, se van a otros sitios a crecer.

Después de España, ¿es Rusia el país con más alumnos en Sánchez-Casal?

Rusia ha sido un país importante en nuestra Academia, en el top-5 seguro. A los rusos les encanta el paquete completo que ofrecemos, con tenis, estudios, nivel y buen tiempo.

¿Hay algún profesor ruso en la academia o que hable el idioma?

Tenemos dos nativos en ‘Admisiones’, un ruso y una ucraniana que también habla ruso. Asimismo, tenemos un entrenador ucraniano. Nos facilita mucho la relación y entender la cultura.

¿Qué características o peculiaridades definen al alumno ruso medio respecto al de otras nacionalidades?
 

Condiciones físicas: veloz y explosivo, debe mejorar en resistencia. Técnica: casi todos vienen con técnica buena, ya que la escuela de base en Rusia es buena. Táctica: aquí les cuesta, ven el tenis muy destructivo, tratamos que aprendan a construir. Son disciplinados, mentalmente con objetivos claros, pero les falta entusiasmarse más por aprender. Lo quieren todo para ayer.

¿Qué tenistas profesionales rusos se han formado en Sánchez-Casal?

Kutnesova, Bovina, Pivovarova… Sveta (Kutnesova) ha sido nuestra alumna más fiel, después del desarrollo se quedó con nosotros muchos años. Es nuestra mejor alumna y somos sus fans. Cuando gana, ganamos nosotros.


¿Qué % de los alumnos acaban dedicándose al tenis?

La selección es muy fuerte, difícil llegar en general. Hay que ser excepcional en técnica, táctica, físico, mental, emocional y espiritual. Si tienes todos esos requisitos quizá tampoco llegues a ser profesional, pero esa experiencia en el tenis te hará ser un campeón en la vida. El tenis te enseña los valores necesarios para llegar a dedicarte a cualquier cosa.

Blog de Emilio Sánchez Vicario: http://emiliosanchezvicario.wordpress.com/

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.