Consorcio ruso exportó armas por valor de 10.700 millones de dólares en 2011

El consorcio exportó armas a 57 países de todo el mundo, aunque sus mayores clientes fueron la India, los países de Latinoamérica y de la región del Pacífico.

En 2011, la agencia armamentística rusa estrenó nuevos clientes: Guatemala, Uruguay, Guinea Ecuatorial, República Checa, Alemania, Laos, Mali, Singapur y Sri Lanka.

"Por primera vez en quince años hemos logrado revitalizar todos los contactos que habían sido paralizados desde la desintegración de la Unión Soviética", señaló Isaykin en rueda de prensa, citado por las agencias locales.

Rosoboronexport, sin embargo, lamentó la pérdida de ventas por valor de 4.000 millones de dólares a Libia después de que la ONU aprobara el embargo de armas al régimen de Muamar el Gadafi, que en octubre de año pasado fue derrocado y asesinado.

"Teníamos contratos en vigor por 2.000 millones de dólares y pudimos cerrar nuevos acuerdos por la misma cantidad", lamentó el director del consorcio ruso.

Isaykin recordó que el embargo aprobado por la ONU sigue en vigor, por lo que de momento Rusia sigue sin vender armas al país magrebí, aunque planea reanudar las negociaciones con los nuevos dirigentes libios una vez se levante la prohibición.

"No nos hacemos muchas ilusiones. Entendemos que hay que reconstruir la economía del país. Pero planeamos esas negociaciones", indicó el funcionario ruso.

En cualquier caso, recalcó el máximo mandatario del consorcio, el negocio armamentístico ruso va viento en popa y la cartera de pedidos que maneja la agencia en la actualidad se acerca a los 35.000 millones de dólares, tendencia que espera mantener al menos durante los dos próximos años.

Más de la mitad (51 %) de las ventas efectuadas en 2011 correspondieron a aviones, helicópteros y equipos aéreos, seguidas de armas para las fuerzas de tierra (21 %), mientras que las ventas para defensa antiaérea y la Armada se llevaron cada una un 11 por ciento del negocio.

Los sistemas de misiles antiaéreos S-400 Triumf, de gran demanda en el exterior, seguirán sin venderse al extranjero en los próximos años toda vez que las necesidades del propio Ejercito ruso en dotación de éstos no han sido satisfechas.

"Creo que esta situación se prolongará durante al menos otros dos años", recalcó Isaykin, que subrayó que la demanda de estos complejos en el mundo es muy alta, incluso por parte de China.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.