Movskovski Sputnik

A Moscú no termina de llegar el invierno, y con una temperatura de cero grados, la nieve que cae se derrite en pocas horas. Antaño, en diciembre ya hacía mucho frío, y era en esa época cuando la gente componía canciones que más tarde se convertirían en folclore: las muchachas se reunían por las noches para cantar e hilar. Es difícil que las chicas del siglo XXI sepan hilar, pero todavía no han dejado de cantar. En nuestra época, la música tradicional rusa se mezcla cada vez más con los ritmos del rock, el reggae y el hip-hop.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.