Un ecuatoriano en el Dinamo

La transferencia de Christian Noboa del Rubin de Kazán al Dinamo de Moscú fue uno de los acontecimientos más notables en el descanso de la temporada rusa. En cinco años de permanencia en la capital de Tatarstán, una de las repúblicas que integran la Federación Rusa, el ecuatoriano creció hasta convertirse en un pilar de elite de la Premier Liga, así que es totalmente comprensible la tenacidad con la que los “albiazules” procuraron a Noboa. Christian comienza una nueva etapa en su carrera, confiando en que será no menos brillante que lo que hubo hasta ahora.

En Rubin Noboa apareció por casualidad. Kurbán Berdyev, entrenador del equipo, tenía en vista otro futbolista pero fue precisamente Christian quien lo convenció.

-¿Qué equipo es ese, Rubin? No sabía nada de él –contaba luego con franqueza Noboa-. Volví a casa el 31, cuatro horas antes de Año Nuevo. Se lo conté a mis padres. Mamá se entristeció y mi padre me dijo. “Resuélvelo tú mismo. En cualquier caso yo te respaldo”. Esa noche yo la pasé en vela. Sentado ante la computadora, con internet, estudiaba lo que es Kazán y en general el fútbol ruso. Pensaba. Pero para el primero de enero ya lo tenía resuelto: parto…

El ecuatoriano llegó en 2007 a Kazán pero debutó con poca fortuna. Luego, ya en el siguiente año de campeonato, Noboa se consolidó como uno de los líderes de Rubin, disputando 22 partidos de campeonato.

Olga, la novia que conoció en Kazán, ayudó al primer futbolista ecuatoriano en Rusia a adaptarse lejos de la patria. “Ella no comprendía nada en absoluto de fútbol… Ahora ya algo entiende. Incluso habla mucho mejor en español, aunque en casa procuramos conversar en ruso”.

Como en ese momento los jóvenes no tenían un lenguaje común, Noboa tuvo que estudiar urgentemente el ruso. Hoy, cualquier legionario que juegue en Rusia puede envidiarle al ecuatoriano sus conocimientos del idioma de Pushkin y Lérmontov. En 2009 Noboa se casó y al año nació su primer hijo.

Los éxitos de Noboa no permanecieron desconocidos y en su tierra, en marzo de 2009, Christian debutó para la selección del Ecuador. Ese mismo año Rubin de nuevo se coronó campeón de Rusia y Noboa tuvo el honor de conducir su equipo al campo de juego con la banda de capitán.

Un gol de Cristian Noboa 


En 2010 el ecuatoriano prolongó su contrato con el Rubin hasta el verano de 2012. Noboa rechazó la propuesta del club de prolongarle el acuerdo, luego de lo cual los de Kazán resolvieron transferir al futbolista, para que Crhistian no abandonara gratuitamente el club.

-Berdyev me comprendió –dijo Noboa contando la historia de su retiro-. Me dijo: “Chris, para mí eres como un hijo. Llegaste al Rubin como un flacucho y aquí te consolidaste. Si quieres irte, dímelo”. Le dije todo como era…

En Rusia, fue el Dinamo moscovita el que más se interesó en los servicios del suramericano. Las negociaciones no fueron nada fáciles. En el club capitalino cambió la directiva y la nueva no se apresuró a gastar dinero en el cotizado Noboa. El proceso de negociación se interrumpió para reanudarse luego. Como resultado, los “albiazules” invirtieron en el ecuatoriano unos ocho millones de dólares pero el mismo futbolista tuvo que aceptar una sensible disminución del sueldo.

Cristian Noboa en Ecuatorianos en el mundo


-Tenía muchas variantes pero lo pensamos con mis padres y mi esposa y llegamos a la conclusión de que el Dinamo era la mejor alternativa para mí –reconoció Noboa luego de finalizar la epopeya de la transferencia-. Un club magnífico, mi mujer es rusa y yo aquí, en Rusia, me siento muy bien. Podré salir al campo de juego en el partido contra el Rubin. Me queda sólo agradecer a los de Kazán por todo, pero ahora yo soy jugador del Dinamo y voy a ganarme totalmente mi contrato, como siempre lo hice.

El pase de Noboa al Dinamo es un auténtico desafío para Christian. No se trata sólo del cambio de club. Teniendo en cuenta el límite de legionarios que rige en la Premier Liga rusa, el ecuatoriano tendrá que empeñarse doblemente para conquistar un lugar bajo el sol. Por lo demás, existe otra variante para resolver el problema. La esposa de Noboa es rusa, su hijo es ruso, de modo que el futbolista, según sus propias palabras, puede totalmente pretender la ciudadanía rusa.

Lea más

- La selección rusa antes de la Eurocopa. La encrucijada de la edad y la necesidad de ganar un podio

- Maradona se reunió con R.Carlos. El famoso futbolista argentino visitó la concentración del “Andzhi” en los Emiratos Árabes

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies