Medvédev dice que en Rusia no se dan las condiciones para una revolución

"No me gustaría que la situación en nuestro país tomara una vía revolucionaria o extremista. Honestamente hablando, no veo que se den suficientes condiciones para ello", afirmó Medvédev, citado por las agencias rusas.

Medvédev, que dejará el cargo tras las elecciones presidenciales del próximo 4 de marzo, añadió: "Estoy convencido de que en nuestro país no se necesitan revoluciones, ya que la cuota se cumplió en el siglo XX".

A su vez, negó que las reformas políticas que él ha propuesto en las últimas semanas hayan sido una reacción a la mayor ola de protestas antigubernamentales desde la caída de la Unión Soviética.

"Yo también tuve hace más o menos un año la sensación de que había que insuflar aire puro a nuestro sistema político. Simplemente, porque está muy regulado", apuntó.

Por ejemplo, agregó: "La ley de partidos ya no responde a las necesidades actuales".

"Pero ahora es evidente que esas reglas ya no sirven. Lo mismo se puede decir de otros asuntos: (las normativas de) las elecciones presidenciales y el procedimiento de votación parlamentaria.

"Precisamente, por eso introduje en diciembre estas propuestas de reforma del sistema político", dijo.

Medvédev reconoció que entre los participantes en las multitudinarias protestas de diciembre pasado se encontraban personas decepcionadas con su decisión de no presentarse a la reelección en favor del primer ministro, Vladímir Putin.

"Esta vez, efectivamente decidí no presentarme por motivos de conveniencia política, ya que consideré que dos personas que representan a la misma fuerza política no deben darse codazos y debe postular el que tenga más oportunidad de ganar", comentó.

Al mismo tiempo, no descartó volver a presentar su candidatura a la Presidencia rusa.

"No descarto que dentro de algún tiempo me postule de nuevo al cargo de presidente, ya que siento que tengo la fuerza y el conocimiento para ello. Yo no sé lo que pasará en mayo. Todo es posible. Y digan lo que digan, Putin aún tiene ganar la elección. Si le sale bien, es muy probable que yo encabece el Gobierno", dijo.

En caso contrario, subrayó: "Si (a Putin) no le sale bien, seguiré trabajando con la conciencia tranquila en beneficio de la patria. Dónde, no lo sé".

"Pero, les puedo decir abiertamente: no abandonaré la política. Recuerdo que tengo sólo 46 años. No es una edad tan avanzada, como para renunciar a futuras batallas políticas", indicó.

Medvédev se mostró dispuesto a reunirse tanto con la oposición que cuenta con escaños en la Duma o cámara de diputados como con la no parlamentaria, que ha convocado una nueva protesta para el 4 de febrero.

Los manifestantes creen que "el Estado no les muestra el debido respeto. Creo que allí (en las protestas opositoras), esa gente es mayoría", dijo.

Precisamente, por ello, resaltó, "el Estado tener en cuenta a esa gente que participa en diferentes mítines".

De acuerdo con la reforma constitucional introducida en 2008 por Medvédev, a partir de éstas elecciones los mandatos presidenciales serán de seis años, por lo que, en caso de ganar, Putin, que fue presidente entre 2000 y 2008, podría permanecer en el poder durante dos mandatos, hasta 2024.EFE

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies