Cámara de Plata

Protesta 31. Reportaje que documenta las manifestaciones que han tenido lugar en la plaza Triunfálnaya.  Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

Protesta 31. Reportaje que documenta las manifestaciones que han tenido lugar en la plaza Triunfálnaya. Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

El concurso “La cámara de plata”, organizado por el ayuntamiento de Moscú y el Departamento de Cultura de la capital, sirve para prestar apoyo a la fotografía en Rusia. Desde su creación en 2001, los ganadores del concurso han sido muchos de los grandes maestros del periodismo gráfico: Alexánder Abaza, Yuri Avvakúmov, Vadim Gushchin o el blogger Iliá Varlámov. Además del desarrollo del periodismo gráfico y de la búsqueda de jóvenes talentos, “La cámara de plata” también realiza otra importante misión: ser el archivo fotográfico de la historia contemporánea de la ciudad. En el concurso participan tanto fotógrafos profesionales como estudiantes. La exposición estuvo abierta al público hasta el día 15 de enero en la sala de exposiciones Manezh.

Los premios reparten más de 50.000 dólares en total. El concurso cuenta con tres secciones: “Arquitectura”, “Retratos” y “Acontecimientos y vida cotidiana”. Este año, aparte de los temas predilectos de los fotógrafos como suelen ser el metro, los pisos compartidos, los desfiles del Día de la Victoria, las curiosidades arquitectónicas o los problemas sociales, hubo numerosas imágenes de manifestaciones y protestas.

 
Podría decirse que “La cámara de plata” es una crónica de los principales acontecimientos del año en la capital rusa. En el concurso no se vota por un fotógrafo sino por un proyecto. Así, en las placas que acompañan a las imágenes en la sala de exposiciones sólo se indica el título y el número correspondiente a la serie, sin nombre. Los autores sólo se harán públicos en enero, tras la ceremonia de entrega de premios.

 
Las votaciones se pueden realizar directamente en la sala de exposiciones rellenando una encuesta, o bien online, a través de las redes sociales. En la página web oficial del concurso es posible indicar cuál es la serie que más le ha gustado.



URSS — MOSCÚ. Retratos de mujeres procedentes de las dieciséis repúblicas exsoviéticas y que viven en Moscú actualmente. Al lado de los retratos se ha colocado la estatua de las “diosas” que representaban a estas repúblicas en la fuente de la “Amistad de los Pueblos”, en el Centro de Exposiciones de Toda Rusia. Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

HIPÓDROMO. Estas fotografías documentan la vida secreta del Hipódromo de Moscú. Hay imágenes de los caballos, los visitantes y los empleados.Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

COMUNA. Una nueva experiencia de vida en comunidad, que nada tiene que ver con la deplorable herencia de la época soviética.Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

IDEALES. Un proyecto feminista que cuestiona los estereotipos de género y la percepción tradicional de la  belleza. La autora de la serie es una joven fotógrafa que se vio obligada por su marido a llevar tacones y pelo largo. Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

FAMILIA TV. Serie dedicada a la vida de familias “normales”. Imágenes de la vida cotidiana en la que la se muestra a la televisión como un miembro más de la familia. Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.


 
GENTE DEL PAÍS +992. Reportaje fotográfico sobre la falta de tolerancia en una sociedad habituada a considerar a las personas procedentes de las antiguas repúblicas soviéticas como ciudadanos “de segunda”.Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

EL HUMO DE LA PATRIA. Crónica del 6 de agosto de 2010, cuando Moscú se vio sumergido en una nube de humo.Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

CENTRO DE INNOVACIÓN SKÓLKOVO. Proyecto arquitectónico sobre una arquitectura inexistente, de momento. La cámara muestra el lugar elegido para el ambicioso proyecto de futuro.Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

LABERINTOS SUBTERRÁNEOS DE MOSCÚ. La capital rusa vista desde un lugar poco habitual: la red de túneles subterráneos. Fuente: Casa de la Fotografía de Moscú.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.