Elecciones a favor de la seguridad

Presedente de Guatemala Otto Pérez Molina durante la inauguración. Foto de AP

Presedente de Guatemala Otto Pérez Molina durante la inauguración. Foto de AP

El presidente ruso Dmitri Medvédev envió sus felicitaciones a Pérez Molina, quien acaba de asumir como nuevo presidente de Guatemala. En su mensaje el primer mandatario de Rusia destacó de manera positiva el desarrollo de las relaciones bilaterales entre ambos países.

Otto Pérez Molina asumió oficialmente el cargo el sábado pasado. El nuevo gobernante pasó a ser el primer alto jefe castrense que llegó al poder desde la Junta Militar de 1986.

Según los datos del Supremo Tribunal Electoral, en las elecciones del 7 de noviembre de 2011, este general retirado de 61 años sumó casi el 54% de los votos y superó a su oponente en un 10%.

La principal consigna de su campaña electoral fue la lucha contra el crimen organizado. Las pandillas callejeras, la debilidad del sistema judicial y una gran cantidad de armas de fuego en manos de la población, han convertido el tema de la seguridad personal de los ciudadanos en el problema principal. Permanentemente las víctimas han sido civiles indefensos, no se salvan de esto ni las celebridades. Así el 9 de julio de 2011, en la capital fue muerto el famoso músico argentino Facundo Cabral, alcanzado por una bala perdida en medio de un atentado a un empresario al que el cantautor acompañaba. Por eso los guatemaltecos esperan duras medidas por parte del ex general para aumentar el nivel de seguridad en el país.

Pérez Molina reafirmó en su primer discurso presidencial que se concentraría en las reformas que apunten a una mejora en el ámbito social,  en combatir la corrupción y reafirmar la normalidad jurídica. Además subrayó que esto va acorde con profundas reestructuraciones del sistema, tomando como base el proceso de reconciliación en el país, que desde 1960 hasta 1996 se encontró sumergido en la guerra civil.

El 19 de abril de 1945 la Unión Soviética y Guatemala establecieron relaciones diplomáticas. El 8 de enero d 1992, luego de la caída de la URSS, Guatemala reconoció a la Federación Rusa como su Estado sucesor.

La visita en 1999 a Rusia del canciller guatemalteco Eduardo Stein marcó una etapa importante en la consolidación del vínculo diplomático. Como resultado de ella se firmó una serie de acuerdos y protocolos sobre cooperación en cultura, ciencias, educación y deportes y se resolvió la realización planificada de consultas bilaterales entre los ministerios de relaciones exteriores.

En noviembre de 2006 fue firmado un acuerdo intergubernamental sobre el comercio y la cooperación económica. En julio del 2007 se realizó la primera visita de un presidente ruso a Guatemala, durante la cual el presidente ruso Vladimir Putin realizó negociaciones con el ex presidente Oscar Berger. Posteriormente, con la visita del gobernante guatemalteco Álvaro Coloma a la Federación Rusa entre el 21 y el 23 de de marzo de 2010, se llevo a cabo una declaración conjunta de los dirigentes de ambas naciones,  así mismo se firmó un acuerdo de cooperación entre la Academia Diplomática Rusa del Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Asuntos Exteriores guatemalteco.

Un poco antes, con la visita oficial del Ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Lavrov, a Guatemala el 14 y el 15 de febrero del 2010 fue firmado un acuerdo sobre la lucha común contra el tráfico de estupefacientes.

Las relaciones comerciales entre Rusia y Guatemala durante los últimos treinta años han sido de poco volúmen y a través de privados de otros países. Según los datos del Servicio Aduanero Federal Ruso, el 2010 el intercambio comercial entre ambos países constituyó 83 millones de dólares. La base de exportaciones rusas, equivalente a 42 millones de dólares, fueron los fertilizantes químicos (89,7%). Las principales importaciones (41,8 millones de dólares) se constituyeron por el tabaco crudo (54,4%), café (35,9%), frutas y frutos secos (4%).


Alexánder Shinkarenko es colaborador científico del Centro de Investigaciones Políticas del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.