Ucrania considera que los contratos de gas con Rusia amenazan su seguridad

"Es imprescindible constatar que en las actuales condiciones existe una amenaza real para la seguridad nacional de Ucrania. Las condiciones desventajosas de ese acuerdo acorralan la economía de Ucrania y la dejan en una situación complicada", aseguró Bogatiriova, citada por medios locales.

El CNS, en su reunión de hoy, señaló que el polémico acuerdo por cuya firma la entonces primera ministra del país, Yulia Timoshenko, cumple una condena a siete años de prisión, ha provocado la recaída de la situación socio-económica en el país y la pérdida de competitividad de las empresas ucranianas.

La política ucraniana apuntó que al pagar un precio tan elevado por el gas ruso Ucrania "se ve obligada a reenviar los impuestos (recaudados) para cubrir las necesidades de la Federación Rusa" en lugar de financiar sus propios programas sociales y de desarrollo.

Bogatiriova calculó que el acuerdo con Rusia, considerado oneroso por el actual Gobierno del país, causa unas pérdidas de 5.000 millones de dólares anuales a la economía ucraniana.

Mientras tanto, las negociaciones entre Kiev y Moscú para revisar las condiciones del contrato no avanzan, toda vez que Rusia no está dispuesta a rebajar los precios sin arrancarle a Ucrania concesiones que ésta considera inaceptables, como la venta de la red de gasoductos ucranianos al gigante gasístico ruso Gazprom.

El sistema de transporte del gas ruso por territorio ucraniano hacia otros países de Europa pierde valor monetario y estratégico a cada día que pasa, sobre todo tras la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream que une a Rusia y Alemania sin pasar por Ucrania y tras el permiso de Turquía para que Gazprom construya otro gasoducto por el fondo del mar Negro.

Kiev, en su afán de forzar a Moscú a revisar el acuerdo suscrito en 2009, anunció el pasado 11 de enero que comprará 27.000 millones de metros cúbicos de gas anuales en vez de los 52.000 millones que figuran en los acuerdos de 2009.

A esta medida respondió el director de Gazprom, Alexéi Miller, que Kiev igualmente deberá pagar por al menos 33.000 millones de metros cúbicos, porque así lo estipula el contrato.

En otra vuelta de tuerca para tratar de presionar a Rusia, la secretaria del CSN adelantó hoy que Ucrania iniciará las negociaciones con otros países productores de gas para diversificar sus importaciones y trabajará además en incrementar la extracción de sus propias reservas de hidrocarburos.

Rusia y Ucrania protagonizaron en 2006 y 2009 dos "guerras del gas" en las que incluso se llegó a cortar el suministro, lo que perjudicó a los consumidores europeos y motivo agrias protestas por parte de la Unión Europea.

Por el sistema de gasoductos ucranianos transita el 80 por ciento de las exportaciones de gas natural ruso con destino a Europa.EFE

Lea más

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.