“Cuando sonó la sirena ya estábamos en el bote salvavidas”

Fotografía cedida por medios italianos

Fotografía cedida por medios italianos

Prácticamente todos los turistas rusos no durmieron durante la noche del naufragio del crucero “Costa Concordia”. Estaban celebrando el “Viejo” Año Nuevo, la Nochevieja según el calendario Juliano. Fue precisamente eso lo que les ayudó a salvarse con mayor rapidez que el resto, considera Elena, una de las supervivientes.

Esta turista rusa, junto con sus tres acompañantes, pretendía visitar Niza tras el crucero y volver a casa el domingo siguiente. Ninguna de sus amigas sufrió daño alguno, sin embargo tardaron bastante tiempo en expedirles sus documentos de nuevo tras perder los originales en el fondo del mar.

“No llegamos a Savona por una noche, la última del crucero. Eran alrededor de las 21:20 y nuestro “Viejo” Año Nuevo ya había sido celebrado en Rusia. Comenzamos a recibir las primeras felicitaciones por SMS”.

Según el testimonio de Elena, la luz se cortó por completo varias veces. Informaron a los pasajeros  que todo estaba bajo control, que había problemas con el generador y que era preciso quedarse en los camarotes.

“No nos habían dicho que fuéramos a los botes salvavidas, pero mi mamá insistió en que nos vistiésemos y saliéramos. Nos colocamos en el bote que nos tocó durante el ‘ensayo’. Cuando finalmente sonó la sirena ya estábamos como nos habían instruido: con los chalecos puestos y en columna de a cuatro”, cuenta.

Además, declaró que la alarma sonó después de que la nave escorara fuertemente hacia el otro costado, hacia la derecha.

“Es posible que no dieran la señal de alarma inmediatamente porque pretendían evitar el pánico”, supuso Elena.

Subrayó que no todos los pasajeros pasaron por la instrucción en caso de emergencias realizada al principio del viaje.

“La mayor parte de la gente fue evacuada muy rápidamente. Alguno no pudo orientarse a tiempo y no llegó a subir a los botes, los helicópteros tuvieron que recoger a mucha gente. El personal de los servicios de emergencia llegó a bordo y recogió a los pasajeros”, relató Elena.

Tanto ella como sus amigas fueron trasladadas a la orilla en el segundo barco.

Publicado originalmente en RIA Novosti 


Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.