Los comunistas rusos reanudarán el sábado las protestas antigubernamentales

La manifestación, la primera multitudinaria desde la que congregó a casi 100.000 personas el 24 de diciembre pasado para denunciar el fraude oficialista en las parlamentarias, se celebrará en la plaza Manezh, en las inmediaciones del Kremlin, según las agencias rusas.

El Partido Comunista de Rusia (PCR) exigirá al primer ministro ruso, Vladímir Putin, que deje el cargo provisionalmente para participar en la campaña electoral, a lo que éste se niega, aduciendo que la ley no se lo exige.

Además, se proponen pedir la dimisión del jefe de la Comisión Electoral Central, Vladímir Chúrov, al que la oposición acusa de manipular los resultados de las elecciones parlamentarias para que el partido de Putin, Rusia Unida, lograra la mayoría absoluta.

Los comunistas se adelantan así a la manifestación convocada por la oposición no parlamentaria para el 4 de febrero, ya que consideran que abstenerse de salir a las calles para protestar en enero podría apaciguar los ánimos de protesta de los rusos.

A su vez, el líder del PCR, Guennadi Ziugánov, suscribió hoy un acuerdo con la izquierda no parlamentaria del Frente de Izquierdas (FI) de cara a las presidenciales, a las que concurrirá Putin como candidato oficialista.

Ziugánov, cuyo partido fue el segundo más votado en las parlamentarias del 4 de diciembre, acordó con el líder del FI, Serguéi Udaltsov, que, en caso de ser elegido presidente, aplicará algunas de las demandas opositoras.

"El que tiene más posibilidades de ganar (a Putin) las elecciones es Ziugánov. Hay que apostar por él, aunque no se compartan todos sus puntos de vista", dijo Udaltsov.

Entre otras cosas, el comunista se comprometió a plantear la reforma de la ley electoral, la reducción de los mandatos presidenciales, que a partir de ahora serán de 6 años, y la cesión al Parlamento de algunas de las facultades del jefe del Estado.

Además, se pronunciará a favor de la modificación de los requisitos para la formación de las comisiones electorales y el registro de partidos, y la liberación de los presos políticos.

"Hemos alcanzado acuerdo prácticamente en todos los puntos, con la excepción de uno: el que un año después de ser elegido renuncie al cargo y convoque elecciones presidenciales y parlamentarias anticipadas con una nueva legislación", añadió el dirigente del FI.

Udaltsov, que ha sido detenido en numerosas ocasiones por participar en manifestaciones no autorizadas y mantuvo varias huelgas de hambre, confía en que el líder socialdemócrata, Serguéi Mirónov, también se sume a la alianza con los comunistas.

Recientemente, Putin prometió un mayor control popular sobre la gestión del Gobierno, pero ignoró las demandas de la oposición de anular los resultados de las legislativas y convocar unas nuevas elecciones para este año.EFE


Lea más

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

This website uses cookies. Click here to find out more.

Accept cookies