Casi 6.000 muertos "votaron" en región rusa en las elecciones parlamentarias

La falsificación habría tenido lugar en dos colegios electorales instalados provisionalmente en edificios administrativos de un barrio residencial de la capital regional, señaló la fuente a las agencias rusas.

"El día de las elecciones esos dos colegios no se abrieron. No se permitió el acceso a los observadores y, de hecho, la votación no tuvo lugar", afirmó.

Con todo, añadió, "pese a eso, las comisiones electorales de los colegios presentaron protocolos con los resultados de la votación de casi seis mil ciudadanos".

Al parecer, gran parte de los documentos electorales se quemó en el incendio registrado el 8 de enero en el archivo de la administración local donde se guardaban.

Por todo ello, las autoridades regionales han incoado dos expedientes penales por falsificación de resultados y documentos electorales a petición del partido socialdemócrata Rusia Justa, liderado por el expresidente del Senado Serguéi Mirónov.

Las denuncias de fraude oficialista en las parlamentarias desembocaron en diciembre en la mayor ola de protestas antigubernamentales desde la caída de la Unión Soviética en 1991, que la oposición promete continuar en los próximos meses.

Precisamente, hoy los comunistas rusos se sumaron a las demandas de repetir las elecciones parlamentarias en diciembre de este año debido a las falsificaciones en favor del partido Rusia Unida (RU), encabezado por el primer ministro del país, Vladímir Putin.

Los comunistas, la segunda formación más votada el 4 de diciembre pasado, acusan a la Comisión Electoral Central (CEC) de manipular los resultados para que RU lograra la mayoría absoluta en la Duma (cámara de diputados).

La oposición exige además el registro de todos los partidos, la liberación de los presos políticos y la destitución del presidente de la CEC, Vladímir Chúrov.

Putin ya ha respondido que la revisión de los resultados electorales está fuera de lugar y que la única vía que le queda a la oposición son los tribunales, aunque se ha mostrado dispuesto al diálogo.

Según la prensa, para no verse salpicado por las acusaciones de fraude, Putin se ha desligado de Rusia Unida durante la campaña con vistas a las elecciones presidenciales del 4 de marzo, en las que podría verse obligado a disputar una segunda vuelta. EFE