Las ambulancias ceden el paso

Las ambulancias tienen que ceder el paso cuando se realizan cortes de carretera para que pasen los coches oficiales. Foto de RIA Novosti

Las ambulancias tienen que ceder el paso cuando se realizan cortes de carretera para que pasen los coches oficiales. Foto de RIA Novosti

Las ambulancias tienen que ceder el paso cuando se realizan cortes de carretera para que pasen los coches oficiales. No hay datos oficiales de los perjuicios provocados por esta situación aunque hay una serie de organizaciones sociales que ya han denunciado estos hechos.

Nadezhda tenía las primeras contracciones  cuando los Kuzmín, residentes en Krasnogorsk (localidad situada en las afueras de Moscú) llamaron a los servicios de socorro. La mujer iba a dar a luz a su segundo hijo. El médico había advertido que el parto podía ser muy rápido, pero nadie  esperaba que durase menos de quince minutos. Cuando Nikolái, el marido, se dio cuenta de que el bebé estaba a punto de nacer telefoneó al servicio de emergencias para decir que la ambulancia estaba tardando demasiado. La operadora Natalia recibió la llamada y ayudó al desesperado padre a atender el parto en casa. Felizmente, el niño nació sano y la madre no tuvo ninguna complicación. La ambulancia llegó media hora después.

El tortuoso recorrido que hacen las ambulancias por las congestionadas carreteras moscovitas recuerda a las huidas de los delincuentes en las novelas policiacas. Muy pocos conductores están dispuestos a dar paso a los médicos y además, no siempre tienen la posibilidad de hacerlo ya que se encuentran en el mismo atasco. Por lo tanto, las ambulancias se ven obligadas a meterse en el carril de sentido contrario o a dar la vuelta y buscar una “escapatoria” en otra dirección. Pero todavía hay más obstáculos a los que se enfrentan durante su trayecto. En las grandes ciudades, como Moscú o San Petersburgo, hay cortes de carreteras a diario para abrir paso a los coches oficiales. Según declaraciones de los agentes de la Inspección Estatal de Seguridad del Tráfico, un corte de carretera suele durar entre dos y tres minutos. Sin embargo en realidad, no dura menos de diez, ya que el tráfico se paraliza con mucha antelación. Cuando el corte se da en una de las carreteras de circunvalación de Moscú, puede llegar a durar hasta dos o tres horas provocando atascos de veinte o cuarenta kilómetros.

No hay estadísticas, no hay problemas

El 30 de noviembre se cortaron al tráfico las principales calles de la capital. Durante unos diez o quince minutos, según distintos testimonios, cientos de coches permanecieron inmóviles. La razón del cierre fue muy sencilla: el primer ministro Vladímir Putin fue a visitar el teatro “Lenkom” (Teatro Komsomol de Lenin) para asistir a una reunión de actores.

En medio de este atasco había una ambulancia, que tuvo que esperar hasta que pasara el coche del primer ministro acompañado por un cortejo de seguridad. Los medios de comunicación hicieron eco de este caso y provocó un escándalo. ¿Es normal que una ambulancia esté esperando a que pase el coche de un alto funcionario? Los agentes de la Inspección Estatal de Seguridad del Tráfico que realizaron el corte declararon que habían preguntado previamente al conductor de la ambulancia si estaba trasladando a un paciente urgente. El chófer, según ellos, respondió que no.

Lamentablamente no se trata del primer ni del único caso en el que una ambulancia y el paciente se convierten en “rehenes” de los altos funcionarios. En la red se pueden encontrar decenas de vídeos de ambulancias esperando a que pase un cortejo oficial. Aquí se muestran dos ejemplos que tuvieron lugar en la Avenida Kutúzovski de Moscú en el 2011:

http://www.uralweb.ru/news/n372832.html

http://www.newsru.com/russia/18nov2011/kortezh.html

Según la Ley Federal № 57 “Sobre la guardia de Estado” del año 1996, la decisión sobre el corte de las carreteras se toma por el Servicio Federal de Guardia, y los agentes de la Inspección Estatal de Seguridad del Tráfico han de cumplir sus órdenes.

Alexánder Shumski, director de la ONG, Centro de la lucha contra el tráfico de Moscú ha comentado en su entrevista a Rusia Hoy: “En mi opinión, lo que hacen los agentes de la Inspección Estatal de Seguridad del Tráfico es un delito. Pero los conductores no pueden hacer nada, tienen que obedecer ya que es peligroso meterse con esa gente”.

El periodista Yuri Pronkó cuenta en su blog como una mujer mayor murió a causa de un infarto mientras esperaba la llegada de los servicios de urgencia en un atasco provocado por el corte de las calles céntricas de la capital. La ambulancia llegó demasiado tarde.

Según los cálculos de Alexánder Shumski, la cantidad de las personas que fallecen por la demora de las ambulancias en Moscú puede situarse en torno a las 2.000-3.000 personas al año, aunque no existen datos oficiales que puedan confirmar esta sospecha. “Hemos enviado la solicitud a varios departamentos y ministerios pidiendo que nos presenten los datos sobre las víctimas mortales, -comenta Alexánder, -y nos llevamos una gran sorpresa cuando en el Ministerio del Interior nos respondieron que no había estadísticas oficiales. Entonces, como no hay estadísticas, no existe el problema”. Sin embrago, Alexánder cree que si estos datos se hicieran públicos, tal vez los ciudadanos respetarían un poco más el labor del personal de las ambulancias.

Hace poco en una página web no oficial de los trabajadores de urgencias se publicaron las respuestas de una encuesta realizada a los conductores de ambulancias. Ante la pregunta “¿Le dejan pasar los agentes de la Inspección Estatal de Seguridad del Tráfico en caso de corte de carretera?” hubo las siguientes respuestas: el 31,58% de los encuestados declaró que no, el mismo número de personas contestó: “a veces”. Por su parte, el 29% respondió: “Nos dejan pasar sólo si gritamos que el paciente está muy mal”. Y tan sólo un 7,8% de los conductores afirmó que les permitían pasar casi siempre. Uno de estos conductores afortunados ha desvelado uno de sus trucos: “Siempre digo a los agentes que si se me muere el enfermo, ellos serán los responsables. Funciona de maravilla”, añadió.