Putin quiere regalar a los rusos unos comicios presidenciales limpios en 2012

"Elecciones limpias del presidente en 2012", contestó Putin a una pregunta sobre qué regalo de Año Nuevo le gustaría hacer a los rusos el 1 de enero, como es tradición en Rusia, según las agencias de prensa.

Putin aseguró que no tiene intención de dejar el cargo de primer ministro para concentrarse en la campaña de las presidenciales, en las que ya se han registrado también los líderes de las otras tres formaciones parlamentarias.

 "La ley no exige que yo me vaya de vacaciones", dijo Putin, quien también negó que haya discutido con el jefe del Kremlin, Dmitri Medvédev, la posibilidad de asumir la Presidencia de manera provisional.

A su vez, se mostró abierto al diálogo con la oposición, que denunció el fraude a favor del partido de Putin, Rusia Unida, en las elecciones legislativas del pasado 4 de diciembre.

"Debe haber diálogo, pero pensaré de qué forma. Nosotros no hemos estado nunca en contra del diálogo con la oposición, siempre hemos estado a favor", dijo.

Pero matizó: "Estamos en contra de una cosa, yo personalmente, de cualquier manifestación de extremismo. Cualquier manifestación de extremismo debe ser duramente reprimida".

"No sé ni siquiera quién estuvo (en el mitin del sábado en Moscú contra el fraude). Allí hay muchos líderes. Deben crear una plataforma común para que se entienda qué es lo que quiere la gente", opinó.

Al respecto, añadió: "¿Tienen una plataforma común? No la hay. ¿Con quién se puede hablar? Parece que hay que hablar con cada uno de ellos sobre sus exigencias y problemas. Esto hay que pensárselo".

Además, negó que hubiera encomendado al exministro de Finanzas, Alexéi Kudrin, su estrecho colaborador durante años, que interviniera en el multitudinario mitin opositor en el centro de la capital rusa.

Kudrin aseguró la víspera que el líder ruso está dispuesto a dialogar con la oposición, aunque llamó a ésta a renunciar a su demanda de anular los resultados de las elecciones parlamentarias y convocar unas nuevas.

La oposición exige, además de la repetición de los comicios el próximo año, el registro de todos los partidos, la liberación de los presos políticos, incluido el magnate Mijaíl Jodorkovski, y la destitución del presidente de la Comisión Electoral Central, Vladímir Chúrov.

Putin también dejó en el aire si participará en debates televisivos junto a otros candidatos, como le ha demandado la oposición.

"No sé. No es una cuestión de temor. El caso es que la oposición no tiene una labor concreta, siempre pide lo imposible y después, por regla general, no cumple nada, pero esto ya después", comentó.

Putin aseguró ayer que no es posible revisar los resultados de las elecciones parlamentarias y acusó a la oposición de intentar deslegitimar las próximas elecciones presidenciales. EFE


Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.