Armas rusas a Uruguay

La Guardia Nacional Republicana de Uruguay incorporará armas de origen ruso, en el marco de un plan para el fortalecimiento del principal cuerpo de elite de la Policía uruguaya. La novedad consiste en la compra de fusiles Kaláshnikov AK 103 y de subfusiles de menor calibre, lo que se suma a la operación, concretada meses atrás, que culminó con la adquisición de tres vehículos blindados Tigre.

Todo este material será dirigido a la Guardia Nacional Republicana, cuerpo policial que este año pasó de ser un programa de la Jefatura de Policía de Montevideo a pasar a depender directamente del Ministerio del Interior y tener alcance nacional. En la actualidad esta fuerza cuenta con 1.200 efectivos pero se espera que lleguen a los 1.500 para el año 2015.


La Guardia Nacional Republicana reúne a la los efectivos de la actual Guardia de Coraceros y Guardia Metropolitana. También existe un proyecto para ampliar esta fuerza trasladando efectivos del Ejército a la tarea policial para fortalecer los cuerpos de vigilancia y mantenimiento del orden.

La mayor novedad en el esquema de mejora del equipo de la Policía es la incorporación al arsenal del mítico Kaláshnikov ruso. En realidad el Ministerio del Interior –no ha trascendido el monto de la operación– incorporará dos tipos de armas destinados a la Guardia Nacional Republicana: el fusil AK 103 y el subfusil de 9 milímetros.

Lea más

- ¿En qué se diferencian los “Kaláshnikov” de las series 103 y 101?

El gobierno uruguayo ha adquirido 150 modelos del Kaláshnikov AK 103. Este fusil tiene una culata que se pliega al costado, el subfusil lanzagranadas, el listón para enganchar el visor nocturno y demás equipamiento complementario. El AK 103 llega a pesar 3,5 Kg (con el cargador lleno), tiene dos funciones de disparo (automática y semiautomática) y muy poco retroceso lo que mejora la precisión del disparo. Otra ventaja está asociada a su origen: se trata de una evolución del legendario AK 47 y como este tiene la ventaja de poseer un mantenimiento por demás práctico.


La Guardia Nacional Republicana también contará con alrededor de 200 armas cortas adquiridas a la misma fábrica que produce los AK 103. La fábrica metalmecánica de Izhevsk también produce un subfusil con munición de 9 mm, que fue creado a medida de las fuerzas especiales. Esta arma es utilizada en la actualidad por el Ejército ruso y sus fuerzas de elite (antiterroristas y de combate al narcotráfico, por ejemplo) y tiene la ventaja de poseer un nivel de ruido muy bajo, lo que la hace especialmente apta para operaciones de asalto.


Pero este no es el único material que Uruguay le ha comprado a Rusia. A mitad del año ya se había anunciado la adquisición de tres carros de blindados Tigre. El Ministerio del Interior consiguió un buen precio por estos vehículos ya que si bien su precio de mercado por unidad es de US$ 300 mil, fueron vendidos a Uruguay a US$ 280 mil cada unidad.

Lea más

- Uruguay resolvió adquirir una partida de vehículos blindados multifuncionales rusos “Tigre”, de elevada capacidad de marcha

Estos carros acorazados también serán destinados a la Guardia Nacional Republicana. Se trata de vehículos que pese a su robustez muestran gran agilidad para el uso en ciudad, de hecho blindados similares fueron utilizados recientemente por las fuerzas del orden en Brasil en sus incursiones en las favelas de Río de Janeiro.


Estos blindados son 4x4 y llegan a desarrollar velocidades de hasta 140 kilómetros por hora y están equipados en su parte superior con cámaras que logran hacer registros en 360 grados. La idea de las autoridades es utilizarlos en operaciones tácticas donde exista el peligro de que la Policía sea blanco de armas pesadas. Según, las estipulaciones del fabricante pueden transportar entre 9 y 12 hombres.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.