Rusia espera que muerte de Kim Jong-il no afecte sus relaciones con Pyongyang

"La República Popular Democrática de Corea es nuestra vecina. Tenemos con ella relaciones de amistad. Y, desde luego, esperamos que la pérdida que ha sufrido el pueblo amigo no afectará al desarrollo de nuestras relaciones de amistad", dijo Lavrov a la prensa rusa.

Estas declaraciones del jefe de la diplomacia rusa han sido la primera reacción del Gobierno de Rusia al fallecimiento del dictador norcoreano, quien murió el sábado de un ataque al corazón, según informó hoy Pyongyang.  

La última visita de Kim Jong-il a Rusia se produjo en agosto de este año, cuando se reunió con el presidente ruso, Dmitri Médevdev, en una base militar situada en la república siberiana de Buriatia.  

En esa reunión, según informó en su momento el Kremlin, la parte norcoreana expresó su disposición a "retornar sin condiciones previas a las conversaciones" a seis bandas (China, EEUU, ambas Coreas, Japón y Rusia) para el desarme nuclear de Corea del Norte, paralizadas desde 2008. EFE


Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.