Cierre económico del Año Dual

Foto de Pablo León

Foto de Pablo León

Fortaleza y unión. Con estas dos palabras se podría definir la escena que, el pasado lunes, representaron el viceprimerministro ruso Alexánder Zhukov y la ministra de economía Elena Salgado en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en Madrid. Ante un numeroso grupo de empresarios y periodistas, ambos políticos hicieron un resumen económico de 2011, el año en el que el volumen de transferencia económica ha recuperado los niveles de antes de la crisis. “Los intercambios comerciales han aumentado espectacularmente este año que termina. Concretamente, son un 50% mayores que en 2010 y van a superar los 10.000 millones de euros”, resumía Zuhkov el balance.

Durante todo 2011 los países en la diagonal de Europa han celebrado el denominado año dual. La cita ha fomentado las relaciones culturales entre ambos países a través de más de 350 actos que también han tenido un reflejo económico en una veintena de foros bilaterales. “Inauguramos este año, con la exposición de pinturas del Hermitage en El Prado y lo cerramos con un récord histórico en volumen de exportaciones de España a Rusia que asciende a los 2.000 millones de euros”, comentaba Salgado. Desde 2006, las vetas al país más grande del mundo han aumentado a un ritmo del 35% anual con un parón durante 2009 por la crisis económica.

Alexánder Zhukov en el encuentro con Elena Salgado, foto de Pablo León


Para el viceprimerministro ese punto de inflexión está superado y la Federación luce músculo económico. La primera fase de la crisis mundial no les ha afectado tanto. Así, en los últimos nueve meses el PIB de Rusia ha aumentado un 4,8%, según el mandatario que aseguró que Moscú tiene la inflación bajo control. “Ahora mismo tenemos una inflación del 7%, la cifra más baja desde 1991 y el desempleo, en torno al 6%; mucho menor que antes del estallido de la crisis”, matizaba Zhukov. A continuación añadió que su país emprenderá las reformas necesarias para capear la crisis financiera mundial, que en los últimos meses se está cebando con Europa, “con el compromiso de que no reducir el nivel de vida alcanzado por los ciudadanos rusos”.

Tanto la ministra Salgado como el viceprimerministro, hicieron hincapié en el valor de las empresas españolas en materia de infraestructura, transporte, comunicación, turismo, sanidad, energía e incluso gastronomía. “España está muy interesada en Rusia. Durante este año las inversiones españolas en el país han llegado a los mil millones de euros”, aclaró la ministra. La experiencia española en ingeniería o en renovables son dos aspectos que interesan mucho a la Federación así como la experiencia internacional del empresariado español y su trabajo en América Latina. “Ahora que los antiguos mercados viven un momento convulso, es una oportunidad para buscar nuevos socios y proyectos”, exclamó Zhukov.

Las inversiones rusas en España, durante el mismo periodo de tiempo, no han alcanzado cotas tan altas y se han quedado en torno a los 100 millones de euros. Esto hace pensar que aunque Rusia es el tercer socio comercial de Europa, España no es todavía un socio prioritario. “Es una muestra de que podemos trabajar más activamente”, avanzó Zhukov.  En contraste con las inversiones, el flujo de turistas no ha parado de crecer en 2011. Durante los primeros seis meses del año, los turistas rusos han dejado en España 160 millones de euros. Teniendo en cuenta que la mayor afluencia de visitas se da en el tercer trimestre, este año esperan doblar las cifras de 2010 cuyo balance final fue de un millón de turistas y 263 millones de euros.

Por otro lado, Moscú quiere impulsar un ambicioso plan de reformas de infraestructuras por lo que la experiencia española en vías de comunicación, con el AVE como emblema, les resulta muy valiosa. Hace escasos meses, Talgo vendió a Rusia siete trenes por 140 millones de euros y España, como dijo Salgado, “está muy interesada en la nueva línea de alta velocidad que unirá Moscú con San Petersburgo”.

Durante su intervención, ambos políticos quisieron reseñar la reciente entrada de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC), que se hará efectiva en la próxima reunión del organismo el 15 y 16 de diciembre. La entrada en el mercado mundial va a obligar a Moscú a realizar una drástica reforma del modelo de explotación agrícola ruso y la experiencia española tras su adhesión a la Unión Europea les parece interesante. “España siempre ha sido una ferviente promotora de la adhesión de Rusia a la OMC. Tras 18 años de negociaciones ha conseguido entrar lo que propiciará un sistema de comercio abierto, transparente y menos discriminatorio. Esta entrada convertirá a la Federación en un destino privilegiado para la comunidad internacional y en un socio estratégico para nuestro país”, dijo Salgado al cerrar su intervención.   

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.