La cobertura mediática de las elecciones parlamentarias

Tras las elecciones parlamentarias de 2011, los medios rusos concentraron su atención en los supuestos fraudes, las irregularidades y los intentos por sofocar los disturbios públicos. Poco despueś de la publicación de los resultados preliminares, las críticas se trasladaron a la pobre actuación de Rusia Unida.

Se ha dicho que estas elecciones parlamentarias han sido las más polémicas.

Manifestaciones públicas

Los medios rusos hicieron eco de denuncias de irregularidades en los centros de votación y de manifestaciones ya antes del 4 de diciembre. El diario Kommersant indicó que el mismo día de las elecciones grupos de la oposición organizaron en el centro de Moscú manifestaciones contra las elecciones aduciendo que los resultados habían sido falseados y manipulados. Alrededor de 30 activistas fueron detenidos por la policía en la Plaza Roja y cerca de 100 personas fueron retiradas de la Plaza Triumfalnaya a pesar de que Nashi, un grupo juvenil pro Kremlin, estaba autorizado a organizar manifestaciones en apoyo a Rusia Unida.

Irregularidades

 El diario de negocios Védomosti también informó sobre supuestas irregularidades en los centros de votación. “La oposición está segura de que la votación de ayer pasará a la historia como la más escandalosa”, decía una nota de esa publicación. La lista de irregularidades va desde colocar papeletas adicionales  hasta votar varias veces o valerse de los votos de personas ausentes. Védomosti indicó que periodistas encubiertos de Lenta.ru, Gazeta,ru y Nóvaya Gazeta  pusieron al descubierto estas manipulaciones. Además, las autoridades hicieron muchos intentos para evitar que los observadores detectaran acciones fraudulentas. No se les permitió grabar o tomar fotos en los centros de votación. Además, a algunos les rompieron las cámaras.

También se denunció a algunos funcionarios que impedían que los observadores de la oposición y los periodistas accedieran a los centros de votación. El diario The Moscow Times, que se edita en inglés, informó acerca de esta situación en la ciudad de Oktiabrski, en la república de Bashkiria. Los reporteros de este periódicono pudieron entrar a los centros de votación junto a varios observadores de la oposición después de que comenzaron a quejarse a causa de las irregularidades. Un periodista de The Moscow Times fue acusado de “obstaculizar el proceso electoral”.

La cobertura de los hechos pareció responder a las líneas políticas de los diferentes medios. Muchos diarios rusos consideradores liberales calificaron las elecciones como “las más controvertidas” mientras que el oficial Rossiískaya Gazeta publicó un informe preparado por observadores extranjeros que indica que los comicios 2011 cumplieron con todos los patrones internacionales y con los requisitos de una votación justa y legítima.

Por su parte, The Moscow Times cubrió los ataques sufridos por algunos medios. “Varias páginas web fueron atacadas por hackers: Gazeta.ru, Ejo Moskvi, The New Times y otros fueron objeto de ataques DdoS-” denunciaba. Según Kommersant, el sitio web de la organización Golos y el del proyecto Mapa de Irregularidades tampoco estaban disponibles.

La difícil situación de Rusia Unida

Después de que los resultados preliminares mostrasen que el partido en el poder tenía algo menos del 50% de los votos, la cobertura de las elecciones pasó de los porcentajes al análisis de las consecuencias. El columnista de Kommersant, Gleb Cherkásov, relacionó los resultados de las elecciones parlamentarias con la futura carrera política del presidente  Dmitri Medvédev. Cherkásov aseguró que Medvédev no va a asumir la presidencia de Rusia Unida para reformar el partido y recuperar su prestigio tras pasarle la presidencia al actual primer ministro Vladímir Putin.

“Durante su presidencia, Medvédev dijo en repetidas oportunidades que no estaba satisfecho con la difícil situación del partido gobernante”, apuntó Cherkásov. “Ahora tendrá la oportunidad de modernizarlo”. Aunque el columnista pone en duda las futuras reformas ya que “resulta imposible transformar organizaciones como Rusia Unida”. Cherkásov sostuvo que todo intento por reformar un partido que tenga como objetivo la defensa de las prioridades del Kremlin podría tener consecuencias negativas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.