El Tribunal Supremo suroseta ratifica la anulación de las presidenciales

El presidente del Supremo, Asamat Bichénov, declaró a la agencia rusa Interfax que, tras estudiar el recurso presentado por Dzhióyeva contra la anulación de los comicios, el tribunal resolvió hoy dejar en firme su anterior decisión.

Dzhióyeva, quien obtuvo el apoyo de 16.466 electores de un total de 29.053 en una votación en la que su rival, el candidato oficialista, Anatoli Bibilov, consiguió 11.286 sufragios, calificó de provocación la decisión del Supremo.

Poco antes la candidata opositora había anunciado que retiraría el recurso ante el Supremo en vista de que no había la más mínima posibilidad de que la instancia judicial actuase conforme a derecho.

La política suroseta hizo un llamamiento al presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y a su primer ministro, Vladímir Putin, a que intercedan para reconducir la situación al cauce de la legalidad.

En caso contrario, "la situación puede quedar fuera de control", subrayó Dzhióyeva, quien declaró que ella y sus partidarios defenderán la victoria conseguida en las urnas.

Por su parte, el presidente saliente suroseta, Eduard Kokoiti, advirtió de que "aquellos que crean estructuras ilegales y llaman al derramamiento de sangre serán llevados ante la justicia".

Kokoiti indicó que hay "pruebas fehacientes" de que las acciones de la oposición son financiadas por los servicios secretos de Georgia.

Las autoridades georgianas niegan legitimidad a las elecciones en Osetia del Sur y reiteran que no pueden tomarse en serio unos comicios en un territorio ocupado por una potencia extranjera.

Tras la guerra de agosto de 2008, cuando el ejército ruso irrumpió en Georgia para forzar a las tropas georgianas a retirarse de Osetia del Sur, Rusia reconoció su independencia, así como la de Abjasia, otra región separatista, y mantiene en ambas contingentes militares.

Al reconocimiento ruso se sumaron más tarde los de Nicaragua, Venezuela y dos atolones perdidos en el Pacífico, Nauru y Tuvalu. EFE

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.