Dar la vuelta a los estereotipos

Cuando no podemos combatir los estereotipos, debemos revertir la situación.

Dibujo de Niyaz Karim

Debemos admitirlo: muchos estereotipos no son solamente ideas preconcebidas, sino hechos. O hechos que se exageran. Es cierto, en Rusia se toma vodka, aunque no desde el nacimiento ni tres veces al día. Es cierto, hace frío, aunque el país no es un desierto de nieve con centros de civilización desperdigados. Es cierto, hay osos, pero no los tenemos como mascota. En mis charlas con extranjeros, he tenido que explicar estas cosas tantas veces que he acabado haciendo una especia de discurso (el que acaban de leer).

 

Hace poco tiempo, asistí al Foro Interra que se llevó a cabo en Novosibirsk —capital no oficial de Siberia—, en el que había un debate titulado: "Estereotipos que los extranjeros tienen sobre Siberia". En un primer momento, estábamos seguros de que debíamos trabajar para deshacernos de los clichés. Pero tras abordar rápidamente aquello que nos viene a la mente al hablar de Siberia, como las heladas, los gorros de piel, la falta de electricidad, el Gulag, u otros pensamientos aún más exóticos, como que Siberia es un país independiente y no una región rusa, llegamos a la conclusión de que no valía la pena luchar contra la mayoría de los estereotipos. Por el contrario, deberíamos desarrollarlos hasta el absurdo e incluso reírnos de ellos… o explotarlos a favor de la región. El  popular presentador de televisión Alexánder Gordon, moderador del debate, sugirió la realización de un concurso para elegir el mejor eslogan turístico para la vasta región.

 

Surgieron muchas variantes y todas elllas ingeniosas: “Siberia: nuestras criotecnologías te ayudarán a vivir siempre”, “Siberia: heladas amargas, pero una acogedora bienvenida". Aunque la ganadora fue “Siberia: te pone a prueba”. Es breve, elegante e incluye todos los estereotipos de Siberia como  territorio difícil para vivir además de incentivar el turismo. Si bien el grupo al que se dirige este eslogan podría ser reducido (jóvenes aventureros y buscadores de una descarga de adrenalina), parece ser que es lo que necesitamos para promocionar esta región rusa. Otra característica positiva del eslogan es que consigue tornar las características deprimentes de la región en fascinantes desafíos para los visitantes.

 

Una marca aún precisa de aprobación

 

Pero en realidad no es tan difícil vivir en Siberia. Es realmente divertido y la mayoría de mis amigos de la región lo confirman. Uno puede venir a ponerse a prueba, pero también a quedarse y pasar un buen rato.

 

Yo mismo he vivido ciertas aventuras en Siberia. Como Russia Beyond the Headlines era uno de los patrocinadores informativos del evento, traje nuestro cartel promocional. De algún modo los organizadores perdieron el estuche, y cuando estaba dejando la ciudad me entregaron solemnemente el afiche… ¡dentro de un estuche camuflado para armas! No pudieron encontrar uno sencillo del tamaño adecuado y terminaron por adopotar esta solución. Suspiré, pensé en la cantidad de veces que la policía me pararía camino a casa y me dirigí al mostrador de la aerolínea.

 

“¿Qué equipaje trae?”, preguntó una señorita detrás del mostrador. “¿Hay un arma allí adentro?”.

 

“Vamos”, le respondí. “Sería un estereotipo demasiado trillado que hubiera una. Solamente es un cartel".

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.