De la pista de tenis al parlamento

Foto de Itar Tass

Foto de Itar Tass

En las elecciones de la Duma del 4 de diciembre de 2011 se presentan como candidatos campeones que llevaron el nombre de Rusia a los primeros puestos en el tenis, desde Marat Safin hasta Anna Chakvetadze

El deporte es accesible a todas las clases sociales. Tanto los pobres como los ricos tienen las mismas oportunidades. El deporte es como una instantánea en color de Rusia, que sigue creciendo y se prepara para albergar en la próxima década algunos de los eventos deportivos más importantes del mundo: desde las Olimpíadas de inverno de Sochi en 2014 hasta el Mundial de fútbol, cuatro años después.

Tras haber sido una de las princesas rusas del tenis, Anna Chakvetadze es candidata a repetir su éxito en la política. En su carrera ha ganada ocho torneos de la WTA. Pionera, junto con Maria Sharapova, de la camada de jóvenes rusas que invadieron el circuito profesional. La exnúmero 5 del mundo, sorprendió al mundo cuando llegó a la final del torneo junior de Wimbledon con 17 años. En 2007 fue finalista del US Open. Luego vino una larga serie de derrotas. Hasta llegar a 2011 con pocas victorias y la decisión de dedicarse a la política.

Al igual que otros famosos exdeportistas rusos será candidata en las próximas elecciones del 4 de diciembre de 2011 dentro de las filas del partido Rusia Justa, que aspira a conseguir el 7% de los votos. Es la primera vez que este partido se presenta a unas elecciones, que en septiembre perdió a su líder, Mijaíl Prójorov, millonario siderúrgico y propietario de los New Jersey Nets de la NBA. “Es un gran desafío para mí, elegí Rusia Justa porque es un partido joven con ideas innovadoras”, dijo la extenista.

También Marat Safin, otro ex del tenis y actual vicepresidente de la Federación rusa de Tenis y miembro del Comité Olímpico, se presenta para obtener uno de los 450 escaños en la Cámara baja. “Tengo muchas ideas que aportar en el área económica y social. Y quizá sea el tipo más apuesto de la Duma, pero sólo porque los otros tienen más de sesenta años”, bromeó Safin en el torneo de Chengdu, reservado a exjugadores del circuito ATP.

El rebelde exjugador y número uno del mundo se retiró en 2009 después de haber conseguido ganar dos certámenes de Grand Slam y recibir muchas críticas por desperdiciar su talento. Se presenta en las filas de Rusia Unida, partido encabezado por el primer ministro Vladímir Putin, por la región de Nizhni Nóvgorod. Su candidatura está apoyada por una leyenda del tenis: Pete Sampras, derrotado sorprendentemente por el veinteañero Safin en la final del US Open de 2000. “Dentro de veinte años Marat será el presidente de Rusia, estoy seguro”, declaró Sampras recientemente. “Es inteligente, despierto y habla muy bien varios idiomas. Creo que sabrá desenvolverse bien en su región. Además tiene una gran pasión por la política, será un buen recurso para su país”.

Safin podría sumarse a la colonia de exdeportistas profesionales que forman parte de Rusia Unida, en un intento de poner al servicio del país la credibilidad y prestigio que acumularon a lo largo de sus carreras. Entre éstos se encuentran Antón Sijarulidze, campeón olímpico de patinaje en las Olimpíadas de invierno de Salt Lake City en 2002 y medalla de bronce en Nagano en 1998; Alina Kabaeva, medalla de oro olímpica en gimnasia rítmica en Atenas 2004, Svetlana Zhurova, campeona de patinaje, medalla de oro en Turín en 2006 y Nikolái Valuyev,  campeón del mundo de boxeo en pesos pesados.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.