“Buscar, cocinar y celebrar la magnífica comida que hay en Moscú”

Foto de archivo

Foto de archivo

Jennifer Eremeeva es una colaboradora habitual de Russia Beyond the Headlines que cuenta con un blog humorístico desde hace dos años. Es una mujer con talentos diversos, conocida en la comunidad de expatriados por su trabajo como humorista e historiadora, actividades que a veces realiza simultáneamente, y además es experta en cocina rusa.

¿Recuerdas cuál fue el primer plato ruso que degustaste?
 
Tengo que ser sincera y decir que fue el caviar. De niña, todos los años celebrábamos las Navidades en Massachusetts y siempre había una enorme fuente con caviar. ¡Creo que mi madre tenía que decirme que no me sirviera tanto! Estoy segura de que lo primero que comí en Rusia fue borsch, que casualmente (o no tanto), fue el tema de la primera columna sobre comida que escribí y también me pareció fantástico.
 
¿Tienes un plato favorito?
 
¡Qué pregunta tan difícil! Me encantan las sopas rusas: son muy diferentes y te llenan. Son la metáfora perfecta de la hospitalidad rusa: cálidas y acogedoras, ¡aunque fuera haga tanto frío!
 
Cuéntame cómo fue tu primera aventura culinaria en Rusia.
 
Llegué a Rusia en 1992 para vivir con el hombre con quien más tarde me casaría. Teníamos un presupuesto muy ajustado y conseguir buenos ingredientes para cocinar era bastante difícil. Tuve que aprender a reemplazar ingredientes, experimentar e inventar sobre la marcha. Como había trabajado en cruceros y había sido guía turística internacional, nunca me había preocupado mucho por la comida, y, de pronto, tuve que comenzar a pensar de dónde venía y cómo iba a cocinarla. Fue tan frustrante como apasionante.
 
Cuéntanos qué te llevó a crear tu nuevo sitio, moscovore.com.
 
Tenía una columna de humor en Russia Beyond the Headlines donde escribí un artículo sobre cómo aprender a cocinar en Rusia, que derivó en una serie de artículos sobre la cocina rusa para el suplemento. Al poco tiempo descubrí que disfrutaba mucho con la escritura y la fotografía gastronómicas. Comencé a escribir artículos para otras publicaciones y trabajé como fotógrafa gastronómica en lugares tan diversos como el Tíbet, Italia, Eslovenia o España. Para mí la cocina es una verdadera pasión, por lo que decidí combinar todas esas cosas en un blog que versara sobre la cocina en Rusia y no solamente sobre la cocina rusa.
 
¿Qué es un moscóvoro? ¿Quién es tu público?
 
“Moscóvoro” es una palabra que inventó mi hermana, una especie de híbrido entre “moscovita” y “locávoro”, referida a la persona que intenta comprar alimentos de producción local, u “omnívoro”, persona que come de todo. Yo había escrito un artículo humorístico titulado “El locávoro importado” acerca de la diferencia entre los locávoros exagerados de los Estados Unidos y los locávoros rusos, obsesionados con las importaciones. Un moscóvoro, por lo tanto, es una persona que se dedica a buscar, cocinar y celebrar la magnífica comida que hay en Moscú. Me doy cuenta de que al principio, muchas personas que se mudan a Moscú o que simplemente están aprendiendo a cocinar —tanto rusos como extranjeros— no saben dónde pueden conseguir buenos alimentos frescos, carne, pescado u otros ingredientes fundamentales. Un gran obstáculo es el idioma, así como también la mentalidad de servicio que hay en Rusia, que francamente, es un tanto hosca y hace que pedir ayuda sea una experiencia desalentadora. Si uno no ha ido antes  a una carnicería, cuando ve las enormes reses colgadas de los ganchos, las cabezas de oveja y de cerdo puede ser un poco abrumador. Tengo una sección acerca de cómo superar algunos de los problemas con los que se encuentran los cocineros aquí.
 
También espero que mis lectores sigan el excelente ejemplo de los rusos, que disfrutan de lo que ofrece cada estación del año. En este momento, estoy escribiendo un artículo sobre los caquis, que están en plena estación. Es una fruta a la que no se le presta demasiada atención en los Estados Unidos, lo cual es una verdadera pena, ya que es un producto delicioso con el que pueden hacerse comidas de todo tipo, tanto dulces como saladas.
 
¿Dónde encuentras tus recetas?
 
Colecciono libros de cocina con avidez y escribo reseñas de libros de cocina para el sitio web. También estoy suscrita a varias publicaciones gastronómicas, que siempre están llenas de excelentes ideas. Una de las cosas buenas de tener un blog culinario es que soy parte de una comunidad inclusiva que siempre muestra su apoyo. Cuando me surgió una duda acerca de la forma correcta de cocinar el trigo bulgur para preparar tabulé, le envié un mensaje por Twitter a Sarah Melamed, una maravillosa persona de Israel que cuenta también con un blog culinario (www.foodbridge.com). Me respondió al instante y compartió conmigo otros sitios del Líbano y de Jordania, por lo que ahora también estamos en contacto. De momento, no contamos con tantos blogueros gastronómicos en Rusia y Europa del Este, pero espero que cambie pronto.
 
¿Resulta sencillo conseguir los ingredientes necesarios?
 
A veces puede parecer un trabajo a tiempo completo. Y en realidad ha sido una de las cosas que impulsaron el sitio. Consigo la mayor parte de lo que necesito en la maraña de puestos que están  detrás del mercado Dorogomilovski: hay vendedores especializados en productos para hornear, especias y productos asiáticos, italianos y franceses que no se encuentran en los supermercados, y otras cosas por el estilo, como tofu, requesón y un solomillo de ternera fabuloso. Además, me resulta muy entretenido: es alegre, bullicioso y muy concurrido. Está lleno de cocinerose, personas de los puestos y fanáticos de la comida como yo. Aún así, sigo sin conseguir ciertas cosas... Ayer por ejemplo me pasé un par de horas intentando encontrar una vaina de vainilla, aunque no tuve suerte.
 
¿Invitarás a otros autores para que participen en el proyecto o será tu proyecto personal? ¿Pueden los lectores dejar sus recetas?
 
Pienso en “El Moscóvoro” como una comunidad en la cual yo soy, ante todo, una organizadora más que una dictadora. Inauguramos el sitio con un artículo muy interesante y pertinente del escritor Kerry Martin, un nutricionista y terapeuta de bienestar australiano que ejerce su profesión en Moscú. La respuesta es afirmativa: me gustaría sumar a varios colaboradores regulares, entre los que habría un columnista que escribiría sobre vino, especialistas sobre diversas cocinas étnicas, gurúes de la pastelería y críticos gastronómicos. Lo importante es asegurarnos que los contenidos del sitio continúen siendo relevantes para los cocineros y aficionados a la gastronomía que viven aquí en Moscú.

El blog de Jennifer Eremeeva está disponible en: https://www.rbth.com/blogs/russialite 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.