La OMC exige la reducción de las ayudas al sector agrícola

Recolección mecánica de tomates en la granja agrícola Solnechnaya en la región de Krasnodar. Foto de Itar Tass

Recolección mecánica de tomates en la granja agrícola Solnechnaya en la región de Krasnodar. Foto de Itar Tass

En las recientes negociaciones sobre la entrada de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC) celebradas en Ginebra, los representantes de los distintos países -los miembros del llamado Grupo de Cairns-, así como la delegación de Estados Unidos, apoyaron la intención de Rusia de reducir los subsidios a la agricultura.

El Grupo de Cairns, formado entre otros por Australia, Argentina, Brasil y Nueva Zelanda, está compuesto por importantes exportadores de productos agrícolas que, sin embargo, no cuentan con sectores altamente subsidiados.


La ministra de Agricultura rusa, Yelena Skrýnnik, explicó que la posición del Gobierno se basa en tres pilares. En primer lugar, Rusia se ha comprometido a fijar el importe de la ayuda estatal para la agricultura en 6.604 millones de euros desde el momento en que ingrese en la Organización Mundial del Comercio hasta 2012. En segundo lugar, para el periodo comprendido entre 2013 y 2017, el apoyo a la agricultura se reducirá hasta los 3.229 millones de euros. Y en tercer lugar, el país se compromete a no subsidiar las exportaciones a partir de la fecha de adhesión a la OMC.


La cifra de 6.604 millones en ayudas durante el primer año se maneja en las negociaciones desde hace tiempo, la novedad es que hay una voluntad del Gobierno de reducir esta cifra a la mitad en 2017.
El Ministerio de Agricultura sostiene que el volumen de apoyo estatal a los agricultores permitirá realizar todas las inversiones necesarias para el desarrollo y la modernización de la agricultura nacional. Por otra parte, Rusia se liberará de la necesidad de reducir las ayudas agrícolas en el marco de la Ronda de Doha de la OMC.


Según Maksim Medvédkov, jefe de la delegación rusa en las negociaciones de adhesión: “la entrada en la OMC creará unas condiciones mejores, más transparentes para el desarrollo de la agricultura nacional, protegerá el mercado nacional de las importaciones subvencionadas y mejorará las condiciones de acceso de nuestros productores agrícolas a los mercados exteriores”.


Algunos expertos del sector mantienen, no obstante, que el apoyo estatal al sector agrícola será menor a partir de la entrada de Rusia en la Organización Mundial de Comercio.


Otros recuerdan que las restricciones de la OMC atañen a las medidas de ayuda contenidas en el denominado compartimento ámbar, que habla de los fondos destinados a mantener los precios de los productos agrícolas contra las reglas del mercado y los subsidios a productores específicos. También se incluyen en este paquete las bonificaciones de intereses sobre préstamos bancarios, muy utilizadas y valoradas por los agricultores rusos.


Las medidas de ayuda del compartimento verde, por otro lado, no están sujetas a limitaciones. Incluyen la construcción de caminos rurales, gasoductos y líneas de distribución de energía eléctrica y la creación en general de infraestructuras con apoyo presupuestario, así como, por ejemplo, el apoyo estatal al seguro de ingresos de los agricultores y al gasto gubernamental en Ciencia y Educación.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.