Reacción en cadena

Foto de Itar Tass

Foto de Itar Tass

Escritores de todo el mundo se unen al proyecto de un joven autor ruso de ciencia ficción para crear entre todos “El Universo del Metro 2033”. Los autores emplazan a sus personajes en un mundo que ha sufrido una catástrofe nuclear

En una recóndita casa de dos pisos perdida en los confines de un parque moscovita un joven de baja estatura vestido con un abrigo de cuero y con ojos brillantes expone convencido ante una centena de jóvenes su plan para conquistar el mundo. En la puerta montan guardia personas ataviadas con ropa de camuflaje, armados y con las caras ocultas tras unos pasamontañas.


No se trata de una reunión clandestina de un nuevo grupo que lucha por la hegemonía mundial, sino de un encuentro de admiradores de la saga post-apocalíptica llamada “Metro 2033” con Dmitri Glujovski, el autor, y otro escritor y seguidor de la serie, el escritor británico Grant McMaster.


Hace casi diez años, el periodista especializado en asuntos internacionales Dmitri Glujovski, escribió una historia inusual sobre las aventuras de los supervivientes de una guerra nuclear ocurrida en 2013. Las editoriales no tenían ninguna prisa por publicar la obra de este novel autor. Mostraban su  descontento con el final, en el que el protagonista moría sin dejar posibilidades a una continuación. Entonces Dmitri decidió colgar los trece capítulos de su novela en la red y siguió dedicándose tranquilamente al periodismo.


Poco a poco, el libro fue ganando popularidad. Aquello hizo que pasados unos años Dmitri volviera al manuscrito, lo modificara sustancialmente y volviera a dirigirse a las editoriales, teniendo ya miles de lectores potenciales. El resultado superó con creces todas las expectativas. “Metro 2033” no sólo se publicó, sino que se reeditó varias veces con tiradas superiores a los cien mil ejemplares.


“Soy una persona que se ha realizado gracias a Internet”, confiesa Dmitri. “Todas mis novelas, no sólo “Metro 2033”, son de acceso gratuito a través de la red, cada una de ellas está acompañada de banda sonora y de una galerías de imágenes ".


Los lectores exigían una continuación de las aventuras en el metro y no tardó en ser escrita. Aunque resultó no ser suficiente, ya que las aventuras en un mundo post-apocalíptico habían gustado a demasiada gente. Por eso hace tres años Glujovski, por aquel entonces un conocido locutor de radio y autor de varios libros de éxito, inició un proyecto llamado “El Universo de Metro 2033”. Se trataba de una idea sencilla: distintos autores tenían que describir un mundo partiendo de las mismas características. “Todas las novelas se complementan. No hay limitaciones de género. Lo que nos une no es el género sino el emplazamiento”, explica el creador del “Universo”.  Además a la hora de comenzar cada autor sabe exactamente lo mismo acerca de los personajes, mientras que el resto del mundo tiene que quedar oculto.


“Los autores no se ven limitados por unos marcos demasiado rígidos, así que cada uno aporta algo nuevo. Como experimento creativo es maravilloso ”, asegura Glujovski.


Las novelas de Dmitri sobre el metro ya están traducidas a 35 idiomas y los libros de los demás autores de la serie se están traduciendo en estos momentos. Dmitri empezó a recibir respuestas desde muchísimos puntos del planeta, lo que le empujó a dar el siguiente paso.


“El año pasado, a través de mi cuenta de Facebook contactó conmigo el escritor británico Grant McMaster, que escribía en la red, y el resultado es que ya se ha publicado el primer libro de un autor extranjero”.  Dmitri se enorgullece de este hecho, sobre todo porque escritores procedentes de Estados Unidos, India, Cuba, Italia y Japón también están dispuestos a poner su granito de arena en el desarrollo de un mundo postnuclear. “Nuestra ambición es la de conquistar el mundo”, se ríe Dmitri.


Después de Gran Bretaña, el siguiente libro fue “Las raíces del cielo”, de Tullio Avolede, cuya acción se desarrolla en una Italia postnuclear, concretamente en Roma y Venecia. El protagonista es un monje católico que emprende un viaje obedeciendo a una orden del Enclave cardenalicio.


Dmitri afirma que no quiere que “esto se convierta en una historia puramente comercial”, algo que no ha impedido a “Universo del Metro” cobrar vida en forma de juegos de ordenador y de mesa. Pero parece que la cosa no se queda ahí y la implicación de los participantes suele ser alta. Por otro lado, parece que que este interés masivo por los temas post-apocalípticos podría despertar ciertos temores en cuanto al destino de la humanidad. Sin embargo, Dmitri está tranquilo en relación a esto. Actualmente está trabajando en un nuevo libro. Según él, será “una gran novela futurista de ciencia ficción que describirá la sociedad dentro de 100-150 años. Sin catástrofes o visiones apocalípticas”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.