Nuevas pistas en el Cáucaso

Alexánder Nevski

Alexánder Nevski

A día de hoy, gran parte de las noticias relacionadas con el Cáucaso Norte evocan a ese cardo del que Tolstói hablara en Hadji Murat: resistente, duro, aspero... pero también bello.

La violencia agita algunas zonas de esta diversa parte de Rusia que cuenta también con una gran riqueza y belleza natural: aquí se encuentra la montaña más alta de Europa: Elbrus, de 5642 metros de altura; existen más de 18.000 tipos de pantas y especies animales; hay numorosos glaciares.

El potencial turśitico de esta región es innegable. Las autoridades rusas así lo creen y han decidido poner en marcha un ambicioso proyecto para crear un conglomerado de “resorts” para la práctica de ski. El objetivo es crear unas instalaciones comparables a las de los Alpes o a Park City and Vail en EE UU.

Los datos que se barajan demuestran las dimensiones del proyecto: 897 km de pistas en 5 estaciones diferentes, 179 telesquís y más de 90.000 plazas de hotel. Las regiones que contarían con una estación son Adigueya, Osetia del Norte, Daguestán, Kabardino Balkaria y Cherquesia. Las posibilididades de inversión son cuantiosas, las cirfras que se barajan, astronómicas: 451.400 millones de rublos (más de 10 millones de euros)

Rusia Hoy ha tenido la opotunidad de entrevistar a Alexánder Nevski, director del proyecto, en el marco de Barcelona Meeting Point, donde contaban con un atractivo stand junto a otras regiones de Rusia.

¿Qué esperan de la participación de su proyecto en Barcelona Meeting Point? ¿Cuentan con encontrar inversores?

En primer lugar, nuestra intención es presentar el proyecto: darlo a conocer a potenciales inversores y promotores. Se presentó por primera vez el pasado marzo en MIPIM (importante feria inmobiliaria que se celebra en Cannes). Este año vamos a centrar la atención en la presentación del proyecto, sin abordar todavía cuestiones específicas de la inversión, que se encuentran en fase de desarrollo. El objetivo consiste en terminar estos proyectos en el plazo de seis meses, después presentaremos productos concretos para los inversores.

Sentimos que hay un gran interés en el proyecto, muchas personas se acercan al stand, tanto compañías que quieren participar en la construcción como bancos. Nuestros objetivos en el marco de esta exposición se han cumplido.

¿Cómo se ha gestado el proyecto?

La iniciativa corresponde al presidente Medvédev, que lo apoya activamente y vela por su aplicación. Actualmente, se está preparando un marco jurídico especial que aligere la carga fiscal y que otorgue incentivos fiscales a los residentes.

El proyecto consiste en un conglomerado turístico de montaña que consta de cinco “resorts”, que estarán situados en zonas de libre comercio con un régimen especial privilegiado en materia de fiscalidad, el uso del suelo, etc. Por supuesto, esto no elimina todos los obstáculos burocráticos, pero facilita enormemente el trabajo.

¿Cuál puede ser el interés de los inversores extranjeros?

Según nuestras valoraciones previas, el plazo de compensación de este proyecto para los inversores será de alrededor de 10-11 años, teniendo en cuenta los beneficios fiscales que se concederán a los inversores tal y como está planeado.

Tal y como he señalado anteriormente, los proyectos concretos estarán listos en el primer semestre del año próximo, esto permitirá establecer contactos más concretos. Vendremos a la siguiente edición de Barcelona Meeting Point con propuestas específicas.

Otro punto importante es que el Estado ofrece a los inversores garantías estatales de aproximadamente el 70 % del capital invertido. Esta garantía no cubre los riesgos comerciales, sino los riesgos políticos, me estoy refiriendo a las situaciones vinculadas con actos de terrorismo.

La situación de seguridad en la región, ¿puede suponer un problema para el desarrollo del proyecto?

Las regiones del Cáucaso Norte son todas diferentes. Por otro lado, si se toma en conjunto la tasa de criminalidad de la zona, en el Cáucaso se producen tres veces menos asesinatos, robos y otros actos criminales que en el resto de Rusia.

Aunque si tenemos en cuenta algunos actos terroristas aislados, la región, evidentemente, no puede ser calificada de modelo de estabilidad. Pero no todos los lugares son iguales: el resort de Laganaki en la región de Krasnodar y el resort de Mamison en Osetia del Norte se encuentran en zonas muy estables. Es de todos conocido que los problemas se encuentran en Daguestán. Sin embargo, con respecto a la seguridad… sabemos que Israel es un importante centro de turismo, pese a la guerra que mantiene desde hace muchos años con los Estados árabes vecinos. A pesar de ello, son capaces de garantizar la seguridad. Tenemos también el ejemplo de Egipto, que tuvo graves problemas con el terrorismo. Todos los países han sufrido de una u otra forma la actividad terrorista, y eso es así, por desgracia, en todo el mundo. En España, en Londres, en París, en Noruega... El mundo contemporáneo no puede estar a salvo de estas tragedias. Pero el ejemplo de Israel nos dice que se puede organizar el turismo con un enfoque de seguridad integrado. Ésta es la principal tarea del Estado, por supuesto. Esperamos que se encargue de coordinar la seguridad de los turistas desde la llegada al aeropuerto hasta su destino en el territorio del resort. No me estoy refiriendo a la creación de un recinto cerrado con vallas, sino que se aplicarán medios técnicos de seguridad modernos. Al mismo tiempo, cuando se desarrollen negocios en estas áreas, la población local comenzará a notar los beneficios y a recibir rendimientos, y esto es una base para la estabilidad en la región. Por eso, esperamos que la población local participe activamente en el proyecto en el ámbito del pequeño negocio, esto repercutirá positivamente en el empleo. Cuando la gente entienda que su bienestar depende de la llegada de turistas, la propia población local se convertirá en una activa defensora del mantenimiento del bienestar de la región.

¿En qué fase de desarrollo se encuentra en proyecto concretamente?

En la actualidad se están elaborando los planes maestros. Estamos creando una empresa conjunta con el banco estatal francés Caisse des Dépôts, que ya está prácticamente en fase de realización. Se hará una peritación del plan maestro y se intentará atraer a inversores. Los resorts se encuentran en diversas etapas de preparación, por ejemplo, en la zona del resort de Arjyz ya se están construyendo pistas de ski de montaña. El año que viene comenzaremos a diseñar las obras. El objetivo de nuestra compañía es conseguir inversión del capital gubernamental para la creación de infraestructuras: carreteras, electricidad, sistema de calefacción centralizada, reconstrucción de aeropuertos, etc. Nuestra segunda función, conjuntamente con los franceses, consiste en la atracción de inversores y se desarrolla de forma paralela.

Habrá cinco proyectos de ski de montaña y ahora se está decidiendo si participar en el conglomerado turístico del Caspio: en la costa, en la región de Majachkalá y Derbent. Esta última ciudad puede convertirse en un lugar muy interesante para el turismo mundial; situada a orillas del Mar Caspio es el proyecto con más promoción. Incluye la construcción de hoteles, apartamentos, balnearios e instalaciones deportivas. Por el volumen de inversión, es casi comparable con el proyecto de la estación de ski.

¿Tienen algún tipo de relación con las Olimpiadas de Sochi 2014?

No hay relación directa, ya que nuestro proyecto se encuentra situado en el otro lado de la cordillera del Cáucaso. A largo plazo algunos de nuestros resorts, como Laganaki y Arjyz, estarán unidos a Sochi por un túnel construido por debajo de la cordillera. Pero esto no sucederá, como mínimo, hasta dentro de diez años.

Para más información consulte: http://ncrc.ru/e/ (en ruso e inglés)

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.