Por fin billete directo

Rusia se clasifica por primera vez en una década de forma directa y como líder de grupo para un gran torneo de selecciones, la Eurocopa de 2012. Foto de www.rfs.ru

Rusia se clasifica por primera vez en una década de forma directa y como líder de grupo para un gran torneo de selecciones, la Eurocopa de 2012. Foto de www.rfs.ru

Resulta complicado entender cómo una selección del potencial y la solera de Rusia ha tenido que padecer durante una década el incordio y la incertidumbre de las repescas para ganarse el billete a los grandes torneos internacionales. La última clasificación directa se remonta a 2001, para el Mundial de Corea y Japón del año siguiente. Desde entonces, dos ‘euro-repescas’ solventadas pero también dos dolorosas ausencias en los últimos Mundiales (Alemania 2006 y Sudáfrica 2010). Por eso, esta clasificación directa y como primera de grupo para la Eurocopa del próximo verano en Ucrania y Polonia sabe a reivindicación.

¿Qué ha cambiado esta vez? El compromiso firme de las estrellas con el equipo nacional y unos rivales de grupo ciertamente asequibles (Andorra, Armenia, Macedonia, Irlanda y Eslovaquia). Con una comodísima victoria 6-0 sobre la cuasi-amateur Andorra en Moscú ante 55.000 espectadores Rusia ratificó su clasificación directa en el último partido del grupo. Pese a presentar unos números sólidos (7 victorias, 2 empates y una sola derrota), el juego de la selección en la fase previa ha despertado más críticas que elogios. Dos resultados como local dolieron especialmente: la derrota 0-1 ante Eslovaquia y el empate a cero con Irlanda (que termina como 2ª de grupo).

Cuestión de puntería

Y es que si algo ha condicionado en cierto modo la impresión general de Rusia en este grupo ha sido la falta de puntería, especialmente preocupante ante rivales de dudosa categoría. Exceptuando los encuentros ante la Cenicienta Andorra, ha marcado sólo 8 goles en 8 partidos. La explicación puede buscarse en el perfil del entrenador. El actual seleccionador, el holandés Dick Advocaat, ha imprimido a Rusia un carácter más defensivo que el de su antecesor y compatriota Guus Hiddink, a quien sustituyó en el cargo en 2010. Un estilo menos vistoso para el aficionado pero de una eficacia por ahora incuestionable. Tanto, que Advocaat se comprometió públicamente a dimitir del cargo en caso de no conseguir el billete directo a la Eurocopa… No hará falta.

Con su primer puesto del grupo B, Rusia cumple los pronósticos y regatea una repesca que no han podido evitar en cambio otras selecciones de nivel como Portugal, Turquía, República o Croacia, entre otras. El próximo 2 de diciembre se realizará el sorteo para esa Eurocopa de 2012, en la que Rusia actuará casi como local, pues se disputa en las vecinas Ucrania y Polonia (con final en Kiev) y cabe esperar la presencia masiva de aficionados rusos, pues ya a la Eurocopa de Austria’08 acudieron casi 15.000. En aquella ocasión Rusia alcanzó las semifinales y el Gobierno se descolgó fletando cinco vuelos chárter exprofeso pagados por el Ministerio de Deporte. Precisamente España, a la postre campeona, fue la única que pudo frenar a aquella joven y sorprendente Rusia, 3-0 en semifinales. Esa Eurocopa sirvió de consagración y trampolín internacional a aquel grupo de jugadores, todavía estiletes de la selección.

Los argumentos de esta Rusia

El ciclotímico mediapunta Andrei Arshavin parece haber asentado la cabeza en Inglaterra (estrella del Arsenal tras la salida de Fábregas al Barcelona), hoy es el capitán e indiscutible líder espiritual de Rusia. Roman Pavliuchenko, cuya carrera ha perdido fuelle en el Tottenham Hotspur inglés, en el que recaló tras la Eurocopa de 2008 procedente del Spartak de Moscú 10 millones mediante, encuentra su oasis particular en la selección: delantero titular y máximo goleador en la fase de clasificación con 4 dianas. Yuri Zhirkov siguió los pasos de Pavliuchenko y Arshavin y emigró a Inglaterra tras la Eurocopa. Indiscutible en el centro del campo de la selección, a Zhirkov le precede la vitola de ‘futbolista ruso más caro de la historia’: 21 millones de euros pagó el Chelsea en 2009 y otros 15 el Anzhi este verano. Por último, destacan dos delanteros, uno veterano y otro joven promesa. Aleksandr Kerzhakov es viejo conocido de la afición española, pues marcó nada menos que 44 goles en el Sevilla en las temporadas 2007 y 2008. A sus casi 29 años sigue impartiendo cátedra en el Zenit de San Petesburgo. El relevo generacional se llama Alan Dzagoev (CSKA Mocú), que con sólo 21 primaveras empata con Pavliuchenko como máximo artillero ruso de la fase previa con cuatro tantos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.