Videojuegos: impulsores de la Cultura y el Turismo (II)

Imagen del METRO-2033

Imagen del METRO-2033

En la primera parte de este artículo habíamos hablado del pasado de los videojuegos en Rusia y el pasado de Rusia en los videojuegos. Además, habíamos visto que aquellos títulos ambientados en escenarios reales, brindándonos la posibilidad de recorrerlo a nuestra voluntad, nos convertía en turistas virtuales con muchísimas ganas de una réplica real.

En los últimos años, los videojuegos distópicos en los que debíamos sobrevivir a los estragos de un evento apocalíptico, han tomado el testigo. Vimos los ejemplos de Estados Unidos a través de la saga de Fallout, pero tal y como se dijo al final de la primera parte de este artículo, Rusia y Ucrania tienen sus propias versiones, basadas en obras maestras de la literatura rusa.

S.T.A.L.K.E.R. (2007) está ambientado en Chernobyl tras una hipotética segunda explosión. Tras despertar sin recordar siquiera su identidad, nuestro personaje iniciará una competición por recordar y sobrevivir en un entorno hostil, que le llevará a visitar los emplazamientos más representativos como Pripyat y la propia central nuclear.

Pero el incidente de Chernobyl es un mero elemento originador de la historia, el nombre del juego proviene directamente de Сталкер (Stalker), una película de ciencia ficción de 1979 dirigida por el ruso Andréi Tarkovski. Pero aún hay más, esta película es una adaptación de la novela llamada Пикник на обочине (Picnic junto al camino), escrita por los hermanos Arkadi y Boris Strigatski. El videojuego está lleno de referencias directas tanto a la obra impresa como a su adaptación cinematográfica.

Como nota adicional, el doblaje de S.T.A.L.K.E.R. a otras lenguas ha mantenido los diálogos en ruso de los personajes con los que nosotros no estamos manteniendo una conversación de forma directa. Esta decisión ha sido interpretada como una forma más de recrear la atmósfera en la que tiene lugar la acción. Además, tal ha sido el éxito de este título, que salieron dos ampliaciones y la segunda parte de la saga ya está en desarrollo.

S.T.A.L.K.E.R.: Vista de Pripyat.


Metro 2033 (2010) ha sido uno de los grandes esperados por parte del público, con el aliciente de que emplea el título y recrea la historia del gran éxito escrito del ruso Dmitry Glukhovsky. La acción transcurre en un Moscú devastado por una guerra nuclear, en el que la Humanidad superviviente está compuesta por aquellos afortunados que se encontraban en el instante fatídico en algún punto de la vasta red de túneles de Metro (de ahí el nombre). La vida humana es imposible en el exterior sin una protección contra la radiación y un armamento contra las criaturas mutadas. Por si fuera poco, los recursos obtenibles en el radio de acción de los accesos al metro han ido paulatinamente desapareciendo. Por lo tanto, el nuevo lugar de la Humanidad se encuentra en el subsuelo, donde cada estación habitada se ha constituido como una unidad semejante a las polis griegas, sobreviviendo gracias al cultivo de una variedad de hongos, la caza menor y el comercio con otras estaciones, estableciendo alianzas que abarcan líneas enteras.

Tanto el libro como el juego son una excusa perfecta para recorrer Moscú tanto por debajo como a ras de suelo, ya que en varias ocasiones deberemos emerger, ya sea para cumplir con alguna misión, conseguir recursos (la munición se ha convertido en la moneda de la red de Metro) o directamente enganchar con alguna línea cuyo acceso ha quedado descubierto por culpa de una bomba.

El fenómeno “Metro-manía” ha generado tantos seguidores que incluso se han organizado veladas bajo tierra, con la decoración y vestuario pertenecientes a la saga, que ya va por su segundo libro (Metro 2034).

Metro 2033: Buscando recursos en el exterior.


El uso del 8º Arte para atraer interesados en la cultura rusa y visitantes no ha hecho más que comenzar. Es más, Rusia está recogiendo el testigo del Tetris (cuyas nuevas ediciones siguen siendo un éxito) y está demostrando que no se ha dormido en los laureles.

Un ejemplo muy representativo es la saga Звездные волки (Star Wolves), iniciada en 2004 por los rusos X-Bow Software y distribuida por los también rusos 1C Company.

Las tres entregas (hasta ahora) de Star Wolves tienen lugar en el Espacio, en un futuro en el que la Humanidad se ha extendido a lo largo y ancho del Universo. Las grandes corporaciones son las nuevas depositarias del poder, desatando encarnizadas guerras por el control de enteros sistemas donde ubicar sus fábricas y comerciar… y nosotros seremos un diminuto grano de arena en ese inmenso arenal.

En este escenario tendremos el control de una nave nodriza con la que viajaremos a nuestra voluntad entre sistemas y que iremos mejorando a medida que avanzamos (comprando, robando,..). A lo largo de nuestro camino, tendremos la ocasión de ir reclutando pilotos con personalidades y habilidades muy diferentes, con los que podremos realizar las misiones que vayamos aceptando. Nuestras decisiones, que pueden ir desde montar tecnología alienígena en alguno de los cazas de nuestros pilotos hasta pasar mercancías de contrabando rompiendo el embargo impuesto sobre una estación minera, repercutirán ya no solo en un cuadrante determinado sino en toda la Humanidad.

Durante los combates espaciales que tienen lugar, tendremos que pensar de forma global pero a la vez prestar atención a detalles tales como las habilidades de cada piloto, características de su caza y proximidad con la nave nodriza. A medida que vayamos avanzando, estaremos llevando a cabo estrategias cada vez más complejas y exitosas, mientras nos adentramos en una trama con innumerables referencias a los grandes de la Ciencia Ficción rusa.

Star Wolves 3: En medio de un combate.


Gracias a juegos como Star Wolves, lograremos educar a nuestro cerebro para que reparta su potencia de cálculo entre diversas tareas simultaneas e independientes. A medida que conseguimos asignar el tiempo indispensable de nuestra atención a cada una, adquiriremos una habilidad de auténtico proceso paralelo.

Como conclusión se puede afirmar Rusia ha sabido utilizar este 8º Arte para difundir su Cultura e Historia. Ha sabido adaptarse a los tiempos escogiendo los canales adecuados para llamar a las puertas de la curiosidad de los potenciales turistas que no solo se contentarán con una visita estándar a los lugares visitados de forma virtual, sino que además propondrán nuevos escenarios que redundarán en nuevos puestos de trabajo.

Soldado espacial (Warhammer 40K y/o StarCraft) en el centro de Moscú.


Y lo más importante, Rusia piensa también en el futuro en cuanto al desarrollo de productos de una industria que está en auge. Una industria en la que el destinatario final se resiste a ser un ente pasivo frente a los hechos narrados.

Más Información:

S.T.A.L.K.E.R - Comparison between ingame and the real Pripyat

Metro 2033 Launch Trailer

Star Wolves 3 Gameplay Battle HD

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.