El hotel Ucrania

El hotel Ucrania celebra su 55º aniversario el año próximo. El rascacielos reabrió el año pasado después de sufrir una delicada renovación.

 

Para los moscovitas, el Ucrania, obra del arquitecto Arkadi Mordvínov, fue siempre un edificio especial entre los rascacielos de Stalin. A diferencia de los ministerios o los edificios de viviendas, cualquiera podía entrar y admirar desde las alturas la espectacular panorámica de la ciudad. Yuri Gagarin visitó el mirador del Ucrania poco después de convertirse en el primer humano que surcaba el espacio, en el año 1961.

El mirador de la planta 29 del edificio fue finalmente cerrado y actualmente, en las plantas superiores se encuentran varios restaurantes de moda.

Situado entre la avenida Kutúzov y el malecón del río Moskova, el Ucrania ha sido declarado edificio histórico de Moscú. Cuando se inauguró, en 1957, no sólo era el hotel más alto de la URSS, sino también el más alto de toda Europa. Aún hoy, el Ucrania con sus 206 metros (incluyendo la antena) es el edificio más alto de la capital rusa.

En la actualidad el hotel pertenece al grupo Rezidor y la apertura se ha hecho bajo la marca Radisson Royal el año pasado tras una amplia remodelación. Se modificó la distribución de los espacios y la decoración de los interiores. Las 1.000 habitaciones del pasado se han reducido a 500 y se han añadido 38 apartamentos de lujo distribuidos por las 34 plantas.

Pero el encanto de la vieja Moscú sigue flotando por sus estancias. El vestíbulo conserva las enormes lámparas de araña de antaño, y otros tesoros de la época continúan en el lugar, como las valiosas cortinas que cuelgan de los ventanales, la estupenda biblioteca y las más de 1.200 obras de arte que posee el hotel. El techo de diez metros de diámetro fue minuciosamente restaurado y en él se puede contemplar un fresco que representa una escena típicamente soviética: La fiesta del trabajo y la cosecha en la hospitalaria Ucrania.

“A los japoneses es a los que más les gusta el techo”, explica Oksana, una de las recepcionistas del hotel. “Un turista incluso se tumbó en el suelo para que le saliera mejor la foto”, comenta divertida la trabajadora del emblemático hotel.

206 Metros es la altura del hotel, que aún es el más alto de Moscú y, en el momento de su construcción, era el más alto de Europa.

10 Metros de diámetro tiene el techo del hotel, minuciosamente restaurado y con un motivo pictórico típicamente soviético

Más información:

Las Siete Hermanas de Stalin

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.