Guías en otra dimensión

Gueorgui Patchikov. Foto del archivo personal

Gueorgui Patchikov. Foto del archivo personal

En la pantalla de Gueorgui Patchikov aparece una gran sala blanca. Sobre los pedestales se ven un coche de carreras, un gran plato de madera sobre ruedas y el mecanismo de propulsión de un avión. Todo está representado gráficamente en tres dimensiones.

Con suma habilidad, Patchikov toma con el puntero del ratón el plato de madera sobre ruedas, resulta ser el vehículo blindado de Leonardo da Vinci, con cañones y una cubierta metálica. “Esta rueda dentada gira y eso impulsa, a su vez, la torreta, ¿ves?”. Al cabo de diez segundos, aplica el zoom a una máquina para tallar madera: “En este lado, en horizontal, colocas el listón de madera, y este otro aplicas el buril en vertical por la parte superior. Con este botón enciendes la máquina. A partir de ese momento, cuanto más tiempo mantengas pulsado el ratón, mayor será la incisión en la madera. ¡Mira! ¡Fuuuuuuu!”, sisea Patchikov con entusiasmo.

Patchikov es fundador y gerente de Parallel Graphics. Esta empresa de software desarrolla manuales virtuales: instrucciones de reparación animadas y documentación técnica en 3D. Trabaja con la misma pregunta que se planteaba desde la infancia: “¿Cómo funciona esto?”

Una lavadora estropeada cambia el mundo


Patchikov sonríe en un café del centro de Moscú. Su aire juvenil apenas deja entrever su edad. “¿Cómo te sientes hoy?”, se lee en inglés en su camiseta junto a una caricatura.

En 1989, Gueorgui y su hermano Stepan, ambos ingenieros informáticos, fundaron la empresa ParaGraph. “Por aquel entonces, éramos los primeros en todo el mundo que simulaban en un ordenador la vida cotidiana, mucho antes de Second Life”, relata orgulloso. Desarrollaron un entorno virtual en el que los usuarios podían pasear por la Plaza Roja. “Cada avatar tenía un bocadillo sobre la cabeza en el que el usuario podía introducir texto para chatear”. A pesar de ser muy innovador, el éxito no acabó de llegar. “Al cabo de un tiempo, todos los usuarios se olvidaron de sus avatares y se limitaron a chatear. Sin duda, la comunicación interpersonal era lo más importante”, explica Patchikov. Entonces, nadie sabía qué hacer exactamente con los gráficos en 3D. El mercado aún no estaba preparado.

En 1999 tras mudarse a un piso nuevo, se le estropeó la lavadora. Desmontó el aparato con un amigo “hasta el último tornillo”. Cuando vuelven a montarla y la encienden, funciona, aunque sobran cinco tornillos.

“No teníamos ni idea de dónde iban: el manual de usuario estaba en francés y no había traducción. Y, aunque los dos éramos ingenieros, estábamos totalmente perdidos”, recuerda Patchikov. La lavadora le dio al programador la genial idea: “Unas instrucciones de reparación animadas en 3D que aclaren todos los pasos a seguir, traducidas a varios idiomas: ¡eso sería la salvación de todos los técnicos!”

Ese mismo año funda Parallel Graphics. En un abrir y cerrar de ojos, su equipo produce la documentación del proyecto. Para Rusia, actúan al revés: “En este país, los procesos de innovación se desarrollan exactamente en sentido inverso: el ruso inventa algo y, sólo entonces, se pone a pensar para qué puede servir y dónde puede haber mercado para ello”. Patchikov, en cambio, sabe bien quiénes serán los destinatarios de sus desvelos.

Tras una fase de desarrollo de dos años, Parallel Graphics lanza Cortona3D, un software que transforma descripciones técnicas de secuencias operativas individuales en animaciones tridimensionales.

En 2001, el constructor de aviones estadounidense Boeing se convierte en el primer gran cliente de Patchikov: “Boeing tiene en Moscú un Centro de Diseño en el que los jóvenes peinan el mercado ruso en busca de innovaciones y nuevos talentos”, explica. Tras su presentación, “los jóvenes” le ofrecen un contrato en exclusiva por un plazo de cinco años.

La colaboración resulta extremadamente exitosa. “Justo el día que expiraba el contrato con Boeing, Airbus llamó a nuestra puerta”, ríe Patchikov. Le siguen otros de los grandes, entre ellos General Electric, Honda y Siemens. Parallel Graphics produce también toda la documentación técnica para el Business Jet, la nueva avioneta de los japoneses. Y, en 2011, forma una sociedad colectiva con Siemens. Su tratamiento virtual de productos técnicos se integra en el paquete de programas Team Center del gigante de la electrónica.

El beneficio para la industria, según Patchikov, es enorme: “Gracias a nuestro software, General Electric se ha ahorrado el 70% de los gastos de documentación técnica”, afirma. Asimismo, continúa, el software permite sacar un producto al mercado mucho antes, puesto que resulta posible representarlo por completo desde la misma fase de desarrollo.

Además de en la industria, Cortona3D también se puede utilizar para la formación en escuelas técnicas. “En el futuro, todos los mecánicos de automóviles y los técnicos en electrónica podrán consultar cómodamente en una tableta o en un PC todos los pasos de un proceso para luego llevarlos a la práctica”, fantasea.

Para hablar de su sueño abre de nuevo su portátil, el “exploratorio”. Ahora hace zoom sobre un mecanismo de propulsión, lo coge con el puntero del ratón, lo desmonta de forma virtual y lo vuelve a montar, hace girar las turbinas. “Imagínate un museo virtual en el que se encuentren reunidos todos los adelantos técnicos de la humanidad. Poder recorrerlo y tomar cada uno de ellos, desmontarlo y volver a montarlo”. Y encontrar la respuesta a la pregunta: ¿Cómo funciona?

BIOGRAFÍA

Profesión: desarrollador de software

Gueorgui Patchikov nació en 1953 en Tiflis, Georgia. Estudió Cibernética Aplicada en Moscú. Hasta 1988, trabajó como ingeniero de software en el Ministerio del Gas. En 1986, inauguró, junto con su hermano y el jugador de ajedrez Gari Kaspárov, el primer club informático de la URSS. En 1989, ambos hermanos fundaron ParaGraph, que fue adquirida en 1997 por el gigante estadounidense del software Silicon Graphics por 57 millones de dólares. Su actual empresa, Parallel Graphics, colabora, entre otras, con Siemens PLM (Gestión del Ciclo de Vida del Producto). El volumen de facturación en 2010 ascendió a 4 millones de euros.

Cortona3D: Cuando los planos técnicos aprenden a andar

Cortona3D es un software que automatiza el proceso de desarrollo de documentación técnica. El ámbito de aplicación del software es casi ilimitado: desde el Péndulo de Foucault hasta una central hidroeléctrica, es posible simular cualquier mecanismo técnico. Todo lo que el software necesita son los datos técnicos CAD, que se convierten al habitual formato S1000D o ATA2200 y, posteriormente, se visualizan. El proceso de animación se desarrolla de forma totalmente automática. A continuación, los datos se pueden integrar en instrucciones de reparación y mantenimiento en forma de secuencias de vídeo que muestran paso a paso el correspondiente proceso de trabajo.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.