Electricidad contra gasolina

El transporte público de Moscú será eléctrico

El transporte público de Moscú será eléctrico

Según informa Kommersant, las autoridades de la capital tienen intención de convertir a Moscú en una de las metrópolis mundiales líderes en la utilización del transporte público de propulsión eléctrica hacia 2015. Pretenden alcanzar cotas del 80% del transporte urbano de pasajeros. En el marco del proyecto, está previsto construir aparcamientos con estaciones de carga eléctrica disponibles para los coches eléctricos particulares. Hace tres años, el antiguo alcalde, Yuri Luzhkov, se planteó unos objetivos parecidos, pero no llegó a alcanzarlos.

El trabajo de implantación del transporte eléctrico en Moscú se intensificó después de que el presidente Dmitri Medvédev declarara en junio la necesidad de apoyar la iniciativa de algunas regiones para priorizar el transporte público y los camiones “con propulsión eléctrica o híbrida".

Según el Ayuntamiento, Moscú necesita entre 12.500 y 13.500 unidades de transporte público. Está previsto que el 20% de las mismas sigan utilizando combustible diesel, mientras que el resto será sustituido por autobuses eléctricos provistos de acumuladores. Según uno de los proyectos, estos últimos sustituirán a los trolebuses que circulan por el Anillo de los Bulevares, en pleno centro de la ciudad. Según ha podido saberse los autobuses eléctricos serán de pequeño tamaño y contarán con 18-20 plazas.

Antes del 1 de noviembre los fabricantes tendrán que presentar al Ayuntamiento los prototipos de los autobuses eléctricos. El requisito principal consiste en que sean capaces de recorrer 250 kilómetros sin necesidad de recargar sus acumuladores y que estén acondicionados para ser utilizados en invierno. Las autoridades no descartan que a finales de año pueda tener lugar una licitación para la adquisición de vehículos para los próximos tres años. Se estudia la posibilidad de adquirir, por ejemplo, los autobuses de la marca china Youtong y un autobús eléctrico cuyo montaje se lleva a cabo en la planta de Tropza, en la ciudad de Engels, con acumuladores y motores de la empresa OOO Liotekh. Existen dos opciones para la fabricación de estos últimos, o bien con una capacidad de desplazamiento de 125 o sino uno de 250 kilómetros, y un coste de 8 a 11 millones de rublos, es decir, un importe aproximadamente dos veces superior al precio de un autobús convencional de alta capacidad de transporte (89 plazas). Sin embargo, en caso de que se produjeran en serie, el precio se reduciría un 20%, aproximadamente. La inversión se recuperaría en cuatro o cinco años debido al ahorro de combustibles y aceites, y a partir de este momento el autobús eléctrico empezará a aportar más beneficios que los autobuses convencionales.

Las principales preguntas que quedan todavía sin resolver son las siguientes: ¿dónde se van a reparar los autobuses eléctricos y cómo se cargarán sus acumuladores? Denís Tsypulev, director del proyecto de transporte eléctrico de MOESK (Compañía Unificada de Red Eléctrica de Moscú), explicó a Kommersant que “de momento no existen estándares unificados para los autobuses y los camiones eléctricos. En el marco del grupo de trabajo que hemos creado estamos estableciendo el estándar más adecuado para el transporte urbano específico para nuestras condiciones. Actualmente, se recopila información sobre la experiencia internacional y se llevan a cabo consultas a los fabricantes. Nos planteamos una tarea más amplia: garantizar la creación de una infraestructura de carga eléctrica, tanto para autobuses eléctricos, como para turismos privados”. Señalemos que recientemente ha empezado a venderse en el mercado ruso el coche eléctrico Mitsubishi i-MiEV. Anteriormente, MOESK había declarado que en 2011 construiría las primeras estaciones de carga para turismos, incluyendo el sistema ChaDeMo (carga rápida de corriente continua). Según el Sr. Tsypulev, antes de finales de año, en la ciudad aparecerán 28 estaciones eléctricas de todo tipo, concretamente, al lado de las oficinas de MOESK, en los aparcamientos de los centros comerciales y cines, así como en una serie de centros logísticos. De momento, en el marco del proyecto piloto de MOESK EV, la carga eléctrica será gratuita.

Hay que señalar que el anterior alcalde, Yuri Luzhkov, también intentó desarrollar el transporte eléctrico. En 2008 destinó más de 135 millones de rublos (algo más de 3 millones de euros) para “garantizar la utilización práctica de los medios de transporte eléctricos”. Las autoridades locales prometieron que en dos años habría camiones y autobuses de propulsión eléctrica, así como estaciones con enchufes para cargar los acumuladores, y además plantearon la posibilidad de conceder exenciones tributarias a los compradores de coches eléctricos. Sin embargo, ninguna de aquellas promesas fructificó. Por su parte, el actual equipo de gobierno capitalino no ha concretado el presupuesto del nuevo proyecto.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.