Un arte indestructible

La historia del graffiti ruso y soviético empieza en 1985, en la zona del Báltico, simultáneamente a la moda del break dance: los primeros graffiteros hicieron las decoraciones para los festivales hip-hop. Sin embargo, el arte callejero no llegó a la capital hasta diez años después. Uno de los principales motivos del retraso fue, por más raro que parezca, el coste de los materiales, y es que en Kaliningrado un bote de spray costaba cinco veces menos que en Moscú. Además, era más fácil ponerse de acuerdo con la administración en el Báltico que en la capital, donde todavía a día de hoy las autoridades no acaban de decidir si consideran el graffiti un arte o mero vandalismo. En la actualidad el street art atrae cada vez más admiradores, sobre todo, gracias a los festivales de arte callejero que se organizan por todo el país, incluido el festival Meeting of Styles en San Petersburgo, o el Snickers URBANIA. Sin embargo, en Rusia no hay más que unas 20 personas que se dedican seriamente al graffiti, mientras que para la mayoría no es más que una moda, que, como bien se sabe, es transitoria.

Después de la popular película de Banksy “Exit Trough the Gift Shop”, que obtuvo una impresionante recaudación, y de la aparición de camisas Lacoste pintadas por Honet, muy poca gente en Europa y Estados Unidos duda de que el street art no vaya a ser el arte del futuro. Del 14 al 21 de agosto tuvo lugar en San Petersburgo el foro internacional “graFFFest”, dedicado a la síntesis entre el arte callejero y el digital: el videograffiti, que es una de las tendencias más actuales del desarrollo del street art. El fundador de este movimiento, el americano Evan Roth, está seguro de que “el graffiti puede ser inocuo para los muros urbanos”. Gracias a él, apareció el dispositivo Laser Tag, con el que se pueden pintar los muros sin dejar huella alguna. Por su parte, los graffiteros de San Petersburgo han ido más lejos y han pintado una de las alas del puente del Palacio (Dvortsovi Most), mientras estaba levantado. Tras finalizar el foro, la organizadora Svetlana Petrova respondió a una serie de preguntas para Rusia Hoy.

Se pidió a los participantes que pintaran un mural en la tapia de la fábrica "Krasnoye znamya" acerca de "la imagen del nuevo mundo" y ellos realizaron una jungla

En San Petersburgo ya existe un festival internacional de graffiti, “Meeting of Styles”. ¿Cómo surgió la idea de organizar el “graFFFest”? ¿Cree que hay espacio la ciudad para dos festivales de este tipo?

“Meeting of Styles” es un festival internacional dedicado a las pinturas murales, al graffiti clásico, mientras que el motivo principal de nuestro foro artístico es la síntesis del arte digital y el callejero, la creación del arte del futuro. Por cierto, es la primera vez que un festival de este tipo se organiza en Europa. En 2007-2008 presidí el festival Multivisión I (Multivídeniye) y el proyecto principal se llamaba “Cine pequeño para la Gran Ciudad”. En aquella ocasión proyectamos cortometrajes sobre un ala del puente del Palacio. Aquello me indujo a pensar en el desarrollo del “public art”; un arte serio, verdadero, que el público pueda disfrutar de manera gratuita. Me gusta hablar de arte entre la multitud, es algo que provoca una respuesta viva por parte del espectador contemporáneo.

En “graFFFest” estuvo presente Evan Roth, ¿qué le pareció todo lo que ocurría por aquí?

Evan Roth quedó muy contento, cree que el art street ruso tiene mucho futuro, y lo más importante es que se le otorgue un espacio adecuado. Dio una case magistral gratuita sobre el nuevo arte de animación, “animated gif mash-up”. Lo que proyectamos en el puente, ha sido el resultado del trabajo conjunto de Evan y artistas rusos. Me gustan sus obras, porque sabe hablar de arte con el lenguaje del arte.

АНИМИРОВАННЫЙ ГИФ MASHUP (Screening Documentation) from Evan Roth on Vimeo.

¿Se celebrará “graFFFest” el año que viene?

Espero que sí, porque en esta edición ha habido un gran interés por parte del público. Lo importante es que consigamos financiación porque uno puede arruinarse comprando sprays para los graffitis. Poco a poco el graffiti empieza a obtener el apoyo de la administración, así que es posible que el año que viene podamos no sólo repetir el festival, sino ampliarlo. Mi idea ha obtenido apoyos del comité de cultura del ayuntamiento, que la ha encontrado interesante.

¿Esto quiere decir que la percepción del graffiti en Rusia ha empezado a cambiar?

El hecho de que el foro haya sido apoyado por el comité de cultura no significa que la gente de a pie, los “no iniciados”, hayan cambiado de opinión. Es algo en lo que estamos trabajando: en el marco del foro, 16 artistas invitados a “graFFFest” estuvieron encantados de poder pintar en un espacio “legalmente concedido”, una tapia de 120 metros del centro cultural “La Bandera Roja” (Krásnoye Znamia). La gente que pasa por allí se para, hace fotos y se empieza a interesar.

El festival “graFFFest”, junto con las Noches Blancas de Perm y la Batalla de las Tres Capitales, se encuentra en la vanguardia del movimiento artístico juvenil. Su lema es bastante simple: cuantas más posibilidades de expresión se le den a los jóvenes, mejor. ¿Se puede decir que estas iniciativas son las que más futuro tienen?

El movimiento juvenil tiene que ir fortaleciéndose, es un proceso normal y lógico. La actividad juvenil es cada vez más potente en todo el mundo. Su desaparición sería una clara señal de que la sociedad está enferma, pues los jóvenes son la capa más activa de la misma, y si no tuvieran posibilidad de crear, se expresarían de otra manera. No creo que el estado lo necesite.

Más información sobre el festival, en inglés y ruso, en: http://grafffest.ru

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.