Lost in Moscow (I)

Restaurante Yar. Foto de Marta Rebón y Ferran Mateo

Restaurante Yar. Foto de Marta Rebón y Ferran Mateo

¿Cómo descubrir la ciudad más grande de Europa? Ante el terror de disponer de poco tiempo para tamaña urbe, lo más seguro es que el viajero trate de aplacar su miedo echando mano de la socorrida guía para así visitarla con paso seguro. Pero no nos engañemos: descubrir una ciudad significa perderse en ella y salir de las rutas preestablecidas; en el caso de Moscú significa ir más allá de la Plaza Roja y de la Galería Tetriakov.

Es noticia en estos días la preocupación de las autoridades rusas ante el hecho de que Moscú no saca partido de todo su potencial para atraer el turismo extranjero. La empresa es titánica pero estimulante: la ciudad tiene un filón cultural y lúdico inagotable que aún permanece oculto para el viajero esporádico. Con éste, inicio una serie de artículos en que mostraré mi particular ruta en la vibrante capital rusa, lugares un tanto alternativos que he ido conociendo en mis viajes más recientes.

#arte

WINZAVOD.- Los 20.000 m2 de esta antigua bodega se han convertido en el foco principal del arte contemporáneo ruso. En este espacio de ladrillo rojo encontramos galerías veteranas, como Aidan, XL o Regina, y otras más recientes: FotoLoft, Paperworks y Art+Art. En paralelo a esta zona más comercial, el recinto dispone de tres grandes salas de exposiciones donde se realizan importantes actividades del tipo World Press Photo o la Bienal de Moscú. El proyecto se inscribe en el marco de otras experiencias de reconversión del patrimonio arquitectónico industrial que recuerda el de la Tate Modern de Londres o Kunst-Werke de Berlín.

Syromyatnicheski pereulok, 1. Metro Chkalovskaya

#arte

PROEKT FABRIKA. En la misma línea de Winzavod pero con un perfil más alternativo, Proekt Fabrika nació hace siete años como una organización sin ánimo de lucro para apoyar las artes visuales y se incluye en la red europea de centros culturales independientes. Ubicada en una antigua imprenta de principios del XX, PF persigue enriquecer la red de centros de arte floreciente en la ciudad y llevar a cabo proyectos con artistas extranjeros. Además cuenta con un teatro, antiguo club de los trabajadores, donde se programan espectáculos de danza contemporánea internacional y ciclos de cine para adultos y niños. La visita al centro es toda una experiencia -una parte de la fábrica está aún en funcionamiento-, desde la caseta de la entrada hasta los espacios de exposición, que mantienen toda la rudeza del ambiente fabril. Todo un ejemplo de dinamización cultural y social.

Dirección: Perevedenovsky nº 18, 105082, Moscú.

Horario de las exposiciones: De jueves a domingo de 12-20h.

Metro Baumanskaya. Trolebús 22 y 25, parada en Balakirevski.

#dormir #comer

HOTEL SOVIETSKI + RESTAURANTE YAR. Los entusiastas de rastrear los vestigios de la historia tienen una parada obligada en el mítico restaurante YAR, inaugurado en 1851, e incluso pueden pernoctar en el hotel adosado, el Soviestki. La arquitectura actual del YAR corresponde a la reconstrucción de 1910. Desde sus inicios, por sus mesas ha pasado la flor y nata de la sociedad rusa: Shaliapin, Gorki, Kuprin, Chéjov, Andréyev, Rasputin, etc. Durante la etapa soviética se reutilizó para actividades sociales hasta que, en 1952, el propio Stalin ordenó que se edificara a su lado el hotel Sovietski en estilo imperio, perfectamente conservado hasta día de hoy. Lugar preferido en los círculos políticos y diplomáticos hasta la caída de la URSS, fue punto de encuentro de los jefes de Estado. Finalmente, en 1998, tanto el hotel como el restaurante reabrieron sus puertas tras una concienzuda limpieza de cara en la que se mantuvieron los detalles prerrevolucionarios y soviéticos. Aunque no es un hotel céntrico para los visitantes de paso, sí que ofrece una experiencia muy genuina, sobre todo si uno se aloja en la suite Stalin o en la YAR.

Fotos de Marta Rebón y Ferran Mateo

#arte

MOSFILM. El templo del cine ruso vive y todavía tiene muchas historias por contar. Los míticos estudios, los más grandes de Europa, viven una segunda vida. Porque no son sólo historia: Mosfilm se encuentra en proceso de digitalizar su catálogo. Disponible no sólo en línea mediante su página web (www.cinema.mosfilm.ru) sino también en un canal propio de youtube (www.youtube.com/user/mosfilm), los estudios ofrecen en abierto una selección de sus mejores títulos de entre los más de 2.500 que conforman su catálogo. Recordemos que por Mosfilm han pasado directores de la talla de Tarkovski o Eisenstein y que se han rodado clásicos como “Guerra y paz” o “El espejo”. Pero los títulos de su repertorio siguen en aumento. Ejemplos recientes son la adaptación para la televisión de la novela de Vasili Aksiónov “Una saga moscovita” (publicada recientemente en España en el sello La otra orilla) o la muy recomendable versión “Pabellón nº 6” de Chéjov. En este enorme complejo se elaboran todas las partes del proceso fílmico, desde la grabación desde las bandas sonoras hasta la construcción de todo tipo de decorados. Los más impactantes son los exteriores, a pleno aire libre, que representan el Moscú de principios de siglo o una aldea de madera de la antigua Rus recortada, curiosamente, sobre un fondo atravesado por modernos rascacielos de oficinas. El visitante tiene acceso a estos decorados y a todo el material de atrezzo y vestuario acumulados a lo largo de cien años. La colección de coches de época, armas reales y memorabilia es inabarcable. Y ¿qué decir de la excelente selección de fotografía fija que se expone parcialmente en sus muros? A partir de las imágenes de su vasta filmografía es posible trazar una rigurosa historia de Rusia. Digno de ver.

Fotos de Marta Rebón y Ferran Mateo

Dirección: Mosfilmovskaya, nº 1

Metro: Kievskaya. Luego se puede tomar el trolebús (7, 17, 34) o el autobús (119, 205) hasta la parada Mosfilm.