Privatizaciones para atraer capital

Alexéi Uvarov

Alexéi Uvarov

Mientras el Gobierno ruso se prepara para más privatizaciones, Ben Aris, jefe de redacción de Business New Europe y colaborador de Russia Beyond the Headlines, mantuvo una conversación con Alexéi Uvarov para aclarar el proceso de estas ventas

¿Cuál es el objetivo de este programa de privatización: hacer dinero o quitar empresas de manos del Estado para pasarlas al mercado privado?

Se trata de una combinación entre el dinero y la gestión. El presupuesto federal está en déficit, pero la captación de fondos no es el propósito primordial del programa.

La privatización tendrá un efecto positivo sobre las empresas, ya que se convertirán en transparentes y accesibles para los inversores internacionales. Al mismo tiempo, se equipararán a los estándares occidentales; ese es nuestro objetivo...

¿Cuántas empresas están en venta y cuánto dinero esperan obtener?

Es un programa de tres años y de gran volumen. Hay más de 1.300 empresas en la lista de privatizaciones, de las cuales cerca del 90% son pequeñas y medianas empresas (PyMEs). Son entidades que han terminado en manos del Gobierno durante la transición de los últimos 10 años. Aunque sean estatales la mayoría no son grandes y sólo resultarán de interés para los inversores comerciales locales.

Apenas el 10% de las empresas de la lista atraerá la atención de los inversores internacionales. Se trata de empresas estratégicas que planeamos liquidar gradualmente durante el 2013, y recaudar 1 billón de rublos (33.000 millones de dólares) en el proceso. Esperamos captar 200.000 millones de rublos este año con las ventas de las participaciones en Sovkomflot y una participación en Sberbank.

¿Cómo será el proceso de venta de estas empresas? ¿Mediante subasta, ofertas públicas iniciales o negociación directa con inversores extranjeros estratégicos?


El método que utilicemos para la venta dependerá de cada empresa. No hay una receta universal. El tamaño de los paquetes también dependerá de la empresa.

Por ejemplo, podríamos vender un paquete de control a un inversor extranjero grande o presentar ofertas públicas iniciales con la correspondiente emisión de acciones.

El Gobierno ha contratado a varios bancos de inversión que están estudiando las empresas y nos asesorarán acerca del mejor método para venderlas.

Tras las infames subastas de mediados de los años 90, conocidas como “préstamos por acciones”, la palabra “subasta” no despierta mucha simpatía en Rusia. ¿Qué pueden hacer para asegurar que sean transparentes y abiertas a todos?


Serán absolutamente abiertas y transparentes. Hace más de 10 años, cuando tuvieron lugar las subastas de “préstamos por acciones”, no aplicamos las reglas correctas. La actual ley de privatizaciones prevé subastas claras, por lo que cualquiera que lo desee puede participar. Para hacerlo, sólo es necesario pagar el depósito.

Hay algunas empresas importantes en la lista,pero ¿no cree que será difícil vender la mayoría de ellas? Por ejemplo, en mayo el intento de venta del puerto de Murmansk no tuvo éxito debido a la falta de compradores.

Prevemos que aproximadamente un tercio de las empresas no se vendan al primer intento. Entonces, ¿qué haremos? Si nadie las adquiere en la primera subasta, utilizaremos una “subasta a la baja” [aquella que comienza por un precio alto y se va reduciendo hasta que se encuentra un comprador] y volveremos a ofrecerla.

En 2010 y durante este año, hemos vendido la mayoría de los objetos sometidos a subasta, a pesar del fracaso de Murmansk;. Hay que pensar que si el objeto es bueno, se venderá.

¿Cuáles son esas grandes empresas que generarán más interés en los inversores extranjeros?


Entre las empresas importantes en venta de este año se encuentran Sovkomflot y una participación del 7,5% en Sberbank. En 2012, se incluirán FSK, RusHydro y otro 10% de VTB Bank.

Sovkomflot es una de las empresas de transportes más grande del mundo y opera de acuerdo con estándares internacionales. Compite con sus pares internacionales, por lo que está lista para venderse.

Este año, planeamos vender una participación del 25% menos una acción. Probablemente se venda como oferta pública inicial y se privatice la participación mediante el mercado de valores y se utilice como instrumento para captar fondos y mejorar la calidad del mercado. Si sale bien, el valor de las acciones subirá y, si sale mal, bajará.

Posteriormente,tal vez en 2015, venderemos otro 25% y podríamos vender una participación del 25% más una o dos acciones.

Otra empresa incluida en el programa de este año es Perm Pig, empresa agrícola estatal que pertenece a un sector atractivo.

Perm Pig es una de las fábricas más fuertes de Rusia y es completamente pública. Otorgaremos un mandato a los bancos de inversión para que preparen la venta; analizarán tanto el mercado como la empresa para decidir cuál es el mejor modo de venderla. Puede que sea en el mercado bursátil o a un inversor, aunque lo que está claro es que en este caso, venderemos el 100% de la empresa.

Algunas de estas empresas son muy costosas; ¿no hay peligro de inundar el mercado con acciones, dado que éste tiene una capacidad limitada para absorber ofertas de estos tamaños?

La tasación de algunas de estas empresas es muy alta y no podemos venderlas todas de una vez. También entendemos que el programa de privatización de Rusia compite con los de otros países, que asimismo están vendiendo empresas a fin de captar dinero para sus presupuestos. Hay mucha actividad en los mercados internacionales actualmente, y los inversores tienen una amplia opción de empresas entre las que elegir, pero sólo hay una cantidad limitada de fondos. Sin embargo, creemos que es posible captar 1 billón de rublos durante los próximos tres años.

El Gobierno ha cambiado radicalmente de postura dado que algunas empresas de la lista están incluidas en la “ley de inversiones estratégicas” que se aprobó en 2008 y que excluye a inversores extranjeros de algunos sectores. ¿Cómo se va a actuar en estos casos?


Los objetos estratégicos también se venderán a inversores extranjeros; de todos modos, habrá una comisión estatal que supervisará la operación. Pero son pocas las empresas de este estilo en la lista, como el puerto de Murmansk. El acuerdo deberá ser revisado por la comisión, pero seguramente estás ventas serán aprobadas sin problemas.

Tienen un programa para las ventas, pero las condiciones de mercado son volátiles. ¿Hasta qué punto las condiciones son relevantes? ¿Seguirán adelante si éstas son malas?


Las condiciones de mercado son importantes, ya que no es nuestra intención privatizar sin tener en cuenta el precio. Queremos vender estas empresas en los próximos tres años, pero no las lo haremos a un precio bajo. Obtener un buen precio no es la prioridad principal, pero tampoco vamos a malvenderlas. Como he dicho, planeamos vender Sovkomflot y Sberbank este año, pero lo pospondremos en caso de que las condiciones sean muy malas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.