Tomsk, una de las ciudades más grandes de Siberia

Lo primero que uno advierte cuando visita Tomsk es la gran cantidad de casas de madera. No nos referimos únicamente a las casas sencillas, unifamiliares y de estilo rural, sino también a edificaciones urbanas de calidad, de tres o cuatro pisos de altura. En el centro de la ciudad este tipo de construcciones son muy numerosas, lo que le dota de un carácter especial. Las casas de piedra de dos y tres pisos, construidas a finales del siglo XIX se mezclan con estructuras de madera de la misma época. Es posible recorrer el centro en una hora y apreciar algunas de sus espléndidas edificaciones.

Fotos de Nikita Dúlnev


La ciudad cuenta con más de setecientas casas de madera. “En su mayoría tienen más 250 años y creemos que durarán otros tantos”, declaró un representante de la Secretaría de Turismo de Tomsk.

El gobierno regional ha puesto en marcha un programa para la conservación de los monumentos arquitectónicos de madera. Según el gobernador de la región, Víctor Kress, hay escasez de fondos para mantener todos los edificios. “El presupuesto regional no es suficiente para conservar tantas casas. Pero hemos encontrado una solución. Si una empresa desea establecerse en Tomsk, nosotros le ofrecemos la posibilidad de alquilar el espacio gratuitamente en uno de los edificios de madera del centro a condición de que se comprometa a mantenerlo en buen estado”, señaló el gobernador antes de quejarse del escaso número de empresas que han aceptado la oferta de las autoridades. La casa ruso-alemana es uno de los edificios de madera más importantes de Tomsk. Se trata de una edificación azul de dos plantas construida a principios del siglo XX que perteneció a uno de los comerciantes más acaudalados de la ciudad. Durante la época soviética albergó un orfanato regional y después de la perestroika pasó a ser un centro cultural ruso-alemán visitado incluso por la canciller alemana Ángela Merkel y los ministros de cultura de ambos países.

Otros edificios de madera de especial interés son las casas que en su día albergaron a los decembristas en su camino hacia el exilio.

Sidebar: Fundada hace más de 400 años, Tomsk es una ciudad situada al sur de la región central de Siberia. Tiene una población de 600.000 habitantes. Dos ríos surcan la ciudad y en ella se respira un aire muy limpio. Se encuentra a cuatro horas de Moscú en avión. La ciudad dispone de varias opciones de alojamiento. Entre los grandes hoteles cabe destacar el hotel Tomsk (entre 70 y 205 euros por noche, está situado a 15 minutos del centro en coche), Sport Hotel (entre 35 y 100 euros, a 20 minutos en coche), Toyan (entre 90 y 140 euros, situado en el centro) y Sibir (entre 90 y 120 euros, también en el centro).

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.