El metro moscovita se vuelve más “biutiful”

El carismático actor Javier Bardem decidió bajar al subterráneo de Moscú para llegar a tiempo a la clase magistral que impartió a los estudiantes de las escuelas de interpretación.

El actor no había visitado Moscú antes y se dirigió directamente a los torniquetes. Sin embargo, los atentos controladores del metro capitalino no tardaron en aparecer e indicaron al actor el camino adecuado, es decir, las taquillas. Bardem compró un abono en vez de un billete sencillo.

El oscarizado actor se asemejaba a un turista normal, no llevó consigo a su guardaespaldas y al parecer no fue reconocido por los pasajeros en esa caótica hora. Bardem también se mudo de hotel. Pasó de uno muy caro a otro de categoría más baja. Todas estas aventuras las emprendió tras la partida de Moscú de su esposa, la también actriz Penélope Cruz, junto con el hijo de ambos.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.