Moscú autoriza una marcha gay por primera vez

Foto de AFP/EastNews

Foto de AFP/EastNews

Las autoridades moscovitas dieron el pasado jueves permiso oficial para que se realice la primera marcha del orgullo gay en la capital, lo cual supone una importante victoria para la comunidad homosexual del país, tal y como comentaron los organizadores del desfile.

Se trata de una decisión histórica recibida con alegría por Nikolái Alexeyev, principal activista ruso por los derechos de los homosexuales. El Gobierno municipal autorizó la realización de la marcha propuesta para el 28 de mayo.

El principal funcionario del distrito central de Moscú declaró no estar al tanto de la planificación del evento. “Ahora, las autoridades deben garantizar la seguridad de los participantes en conformidad con la sentencia del Tribunal Europeo [de Derechos Humanos]”, manifestó Alexeyev en una declaración publicada en el sitio web de la comunidad, gayrussia.eu.

En octubre, dicho tribunal multó a Rusia por prohibir los desfiles en favor de los derechos de los homosexuales en Moscú, declarando que era infundado prohibir las marchas a causa del temor a posibles disturbios. Las autoridades tuvieron que pagar alrededor de 25.600 euros en concepto de daños y perjuicios y costas. “Se mire desde donde se mire se trata de un fuerte golpe a la homofobia rusa”, afirmó Alexeyev tras la decisión judicial.

El ex alcalde Yuri Luzkhov que gobernó la ciudad como si fuese su propio feudo personal durante 18 años antes de que el presidente Dmitri Medvédev lo cesara el pasado septiembre, calificó de “satánicos” a los desfiles de homosexuales. El nuevo alcalde Serguéi Sobianin, declaró que no estaba a favor de la idea en un programa de radio en febrero.

Los activistas que intentaron hace una marcha en marzo sin permiso fueron objeto de ataques provenientes de grupos religiosos y ultranacionalistas, en el mejor de los casos fueron sitiados por la policía. Tras tales eventos, la oficina del alcalde no realizó comentario alguno.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.