España y Rusia se tienen que redescubrir y valorar

Juan Antonio Marc Pujol, el embajador de España en Rusia

Juan Antonio Marc Pujol, el embajador de España en Rusia

En los próximos días se celebrará en Moscú la feria “España: vivir e innovar”, que será uno de los eventos clave del año de España en Rusia. El embajador de España en Rusia, Juan Antonio Marc Pujol, ha escrito un artículo en el diario Kommersant acerca de las aportaciones del “Año Dual España-Rusia” a las relaciones bilaterales.

En el curso de la reunión celebrada en octubre de 2009 en la antigua ciudad de Yaroslavl, el Presidente de la Federación de Rusia, Dmitri Medvédev, y el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, acordaron que el año 2011 fuera el Año de España en Rusia y de Rusia en España. El Año Dual tiene como finalidad consolidar las relaciones entre los dos países y contribuir a los esfuerzos de la ampliación de Europa y de su seguridad. Durante la primera mitad del siglo pasado Europa quedó marcada por una tragedia devastadora, en cambio la segunda mitad concluyó con un proyecto de integración sin precedentes: la Unión Europea. A comienzos del siglo XXI el reto consiste en convertirse en el eslabón que una un espacio enorme, integrar todas sus regiones, cada una con su propia identidad cultural, y contribuir al desarrollo de la civilización en esta parte del mundo. Asimismo, la nueva Europa tendrá que unir a la Unión Europea y a Rusia. Se trata de crear una Europa más extensa, con vínculos estrechos entre sus ciudadanos, empresas y capitales; un extraordinario territorio nacido para la modernización y el florecimiento. Dicho proceso no será posible sin el acercamiento de las sociedades civiles, lo que generará una base a medio plazo para las nuevas estructuras sociales, capaces de funcionar en un espacio común.

La celebración del “Año de España en Rusia y de Rusia en España” hace que los dos estados, con sus respectivas sociedades, se redescubran y revaloren. Sin duda alguna, España y Rusia son parte integrante de los procesos europeos, aunque sus relaciones con Europa a lo largo de la historia han sido bien distintas. Los dos países coinciden en aspirar a crear una Europa renovada y más fuerte, una Europa que sea atractiva para las futuras generaciones. Esta visión demuestra que seguiremos renovándonos sin dejarnos tirar hacia atrás por el pasado. Muchos españoles simpatizan con Rusia con toda su alma. Varias generaciones de españoles conocen las obras de los clásicos de la literatura rusa: Dostoevski, Tolstói, Pushkin, Chéjov y Bulgákov. También existe una muy alta valoración de la música de Chaikovski, Rachmáninov y Stravinski, así como de la pintura de Aivazovski, Malévich y de los constructivistas. No menos importante es la arquitectura; San Petersburgo, por ejemplo, es la joya de la corona de las ciudades que son Patrimonio de la Humanidad. Rusia es un país que alberga gran cantidad de contrastes: su enorme espacio desde Siberia hasta el Mar Negro, las ciudades del Anillo de Oro, las maravillas de la naturaleza en la península de Kamchatka y muchos otros atractivos despiertan un interés profundo entre los españoles. Del mismo modo, España resulta igualmente interesante para los rusos. Poseemos una riqueza cultural inmensa y nuestra excepcional evolución política y económica resulta muy estimulante para un país que se encuentra en un proceso de renovación y modernización.

El “Año Dual de España en Rusia y de Rusia en España” fue concebido como un conjunto de reuniones y actividades destinadas a plasmar iniciativas sociales así como para dar un nuevo contenido a la arquitectura colaborativa. Uno de los eventos más importantes del Año Dual fue su inauguración, celebrada el 25 de febrero en San Petersburgo y a la que asistieron SS.MM. los Reyes de España y el Presidente de la Federación de Rusia, Dmitri Medvédev. En las mismas fechas fue celebrada una reunión entre empresarios españoles y rusos de alto nivel, la más importante en la historia de las relaciones entre los dos países. Asimismo, fue inaugurada en el Hermitage una exposición con obras maestras del Mueso del Prado, exposición que recibió una valoración excelente por parte de los representantes de la cultura rusa. Los círculos empresariales de los dos países continuarán con su diálogo en la feria dedicada a la economía de la España moderna que se celebrará en el Manezh de Moscú, edificio construido, por cierto, por el ingeniero español Agustín de Betancourt en 1822 frente al Kremlin. La inauguración de la feria titulada “España: vivir e innovar” tendrá lugar el 28 de marzo. El objetivo consiste en mostrar a los socios rusos las oportunidades de colaboración con España en el campo de la modernización mediante ejemplos de renovación continua llevada a cabo por parte de las empresas españolas. Tras esta feria España asistirá al Foro Económico Internacional de San Petersburgo en calidad de invitado de honor, lo que permitirá plasmar nuevos acuerdos entre empresarios que consolidarán la base de los proyectos conjuntos.

Asimismo, están previstos gran cantidad de eventos en áreas como la educación, la cultura y la vida social. Entre ellas, tendrá lugar en Moscú una reunión entre rectores de universidades rusas, españolas y latinoamericanas que contribuirá al estudio de las dos lenguas y a la elaboración de programas de intercambio de estudiantes, profesores e investigadores. Rusia ha sido y sigue siendo la patria de muchos Premios Nobel de Física y de Ciencias Naturales. El proceso de modernización, declarado por el Presidente Medvédev, concibe la ciencia como una fuerza dinámica y en desarrollo. España puede llegar a ser un importante socio en la transformación y dinamización del ámbito universitario ruso. Respecto a la cultura, me gustaría mencionar, además de la reciente exposición del Hermitage, algunas de las más destacadas: la muestra de Salvador Dalí en el Museo Pushkin en Moscú que se celebrará en septiembre, la exposición de pintores españoles modernos en el Museo de Arte Moderno de Moscú, la muestra de urbanismo y arquitectura española en la Casa Central del Pintor y, como no, la de obras del Hermitage en el Prado que tendrá lugar en noviembre de 2011. Además, hay una gran cantidad de eventos de cine, baile, fotografía, arquitectura y ciencias.

El 2011 será un buen año para presentar España en su gran país. Rusia se encuentra lejos de España geográficamente, pero ha desempeñado un papel importantísimo en la historia de Europa y de todo el mundo. El Año Dual permitirá a Rusia mostrar una vez más su grandeza histórica y su cultura y acelerará los procesos de modernización. Nos ofrece la oportunidad de ir de la mano, sentirnos unidos y trabajar juntos en la creación de un espacio común, la Gran Europa del siglo XXI.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.