El club de fútbol Anzhi anda a la caza de estrellas

Roberto Carlos. Foto de Ria Novosti

Roberto Carlos. Foto de Ria Novosti

Esta primavera, en el mapa europeo del fútbol ha aparecido un nuevo destino: Majachkalá. El club Anzhi de la capital de Daguestán, situada en la costa del mar Caspio, ha conseguido inesperadamente un patrocinador generoso y está dispuesto a vivir a lo grande.

Se trata de un equipo que nunca ha destacado demasiado, ni siquiera a nivel nacional. Un club sin demasiado prestigio que ha pasado gran parte de sus 20 años de historia en las categorías más bajas. El momento de mayor gloria del Anzhi tuvo lugar hace diez años, es decir, el año que ascendió a primera división y ocupó de golpe el cuarto puesto, además disputó la final de la Copa de Rusia, que perdió contra el Lokomotiv de Moscú, y se clasificó por primera vez a la Copa de la UEFA. Sin embargo, este éxito no duró mucho y en 2002 el equipo descendió y no consiguió subir hasta otoño de 2009.

La pasada temporada el Anzhi consiguió evitar el descenso de categoría al final de la campaña. Pero en invierno llegó su nueva oportunidad gracias al conocido empresario Suleimán Kerímov. El empresario es originario de Daguestán y controla el grupo industrial y financiero Nafta-Moskvá, es importante señalar que se encuentra en la lista de las 20 personas más ricas de Rusia. Según Forbes, su fortuna alcanzó en 2010 los 5.500 millones de dólares. Tras la compra del Anshi, Kerímov dio a entender que tenía intenciones de convertirlo en un gran club.

El primer paso ha consistido en el fichaje de la estrella del fútbol brasileño Roberto Carlos. Tal y como han informado, el ex-campeón del mundo deja su Brasil natal por 6 millones de euros al año. El defensa afirma que no va a Rusia por dinero, sino para participar en un proyecto ambicioso. “Intentaré hacer todo lo que esté en mis manos para que el Anzhi se haga fuerte y muy profesional. Todo es posible gracias a las posibilidades y ambiciones de nuestro presidente Suleimán Kerímov”, declaró Roberto Carlos. Es difícil creer en el desinterés del brasileño ya que con su edad, 37 años, los jugadores suelen tener intereses mucho más pragmáticos, como por ejemplo, garantizarse una buena jubilación. En cualquier caso, el equipo percibió la llegada de Roberto Carlos como un acontecimiento de gran importancia y tras el primer partido se le confió el rango del capitán.

- “En la liga rusa nunca ha habido un jugador de este calibre. Ha habido jugadores y estrellas de su nivel, pero no ha habido futbolistas que hubieran conseguido resultados como los suyos o que hayan sido campeones del mundo. En cuanto a su aportación directa al equipo, veo la posibilidad de aprender de su experiencia”, comenta Gadzhíev. “Los entrenamientos, los partidos en los que juega, el hecho de estar en el mismo equipo. Incluso a su edad sigue manteniéndose muy en forma y cumple seriamente con sus obligaciones profesionales”.

Es imposible que la administración del Anzhi no entienda el fichaje de Roberto Carlos como una operación de relaciones públicas más que como un refuerzo práctico. Por lo tanto, junto con esta estrella de avanzada edad, han fichado a brasileños más jóvenes y más rápidos como Joao Carlos, Jucilei y Diego Tardelli. Posteriormente, el equipo anunció que se había fijado como meta ocupar al menos el octavo puesto en el campeonato. Nadie asegura que el Anzhi consiga este objetivo, pero nadie duda que el equipo de Makhachkalá realice nuevos fichajes estrella. Hace poco Rusia e Italia fueron sorprendidas por la noticia de que Gennaro Gattuso iba a jugar en el Anzhi. Sin embargo, las partes interesadas no tardaron en echarse atrás. El director del equipo ruso, Guerman Chistiakov, fue breve: “El hecho de que Gattuso juegue en el Anzhi es algo impensable”. Lo más seguro es que los jugadores del calibre de Gattuso tarden en llegar a Makhachkalá, pero teniendo en cuenta las posibilidades financieras casi ilimitadas del nuevo propietario del Anzhi, este verano el club ruso podría asaltar a los grandes clubs europeos, incluso los de la italiana Serie А.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.