Las mujeres rusas lamentan no haber nacido hombre

Imagen de Niyaz Karim

Imagen de Niyaz Karim

Svetlana Fadéyeva tiene27 años y trabaja en una empresa de construcción en la provincia de Moscú. Hace poco iba a tener un ascenso pero se quedó embarazada y se lo comentó a su jefe. Al día siguiente no hubo ascenso sino una reducción drástica de sueldo. En estos momentos, su salario es un tercio de lo que percibía anteriormente, aun así trabaja los sábados y festivos. El 8 de marzo, cuando se celebre el Día Internacional de la Mujer y todo el mundo está descansando, la pobre va a tener que currar desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde.

Los jefes de Svetlana actuaron en contra de todas las reglas que defienden los derechos de la mujer en Rusia. Para salir impunes y bajar el sueldo de la empleada han inventado una buena excusa. Es más, dijeron a la chica que debería estar agradecida por no haberla despedido... Svetlana podría denunciarles, pero no tiene fuerzas para meterse en asuntos jurídicos y prefiere pensar en la salud de su fututo bebé. Aunque tiene clara una cosa: cuando termine la baja por maternidad, no volverá a su antiguo puesto.

Desgraciadamente, este caso no es el único ejemplo de discriminación de una mujer embarazada. Además de las futuras mamás, las mujeres con hijos también se sientes discriminadas en el ámbito laboral. ¨Cuando estaba buscando trabajo, me presenté a muchas entrevistas, en diez sitios me rechazaron por tener hijos. Por supuesto, nadie me lo dice abiertamente, pero cuando llega la dichosa pregunta: ¿tiene hijos? Se nota como cambia la cara del entrevistador si tu respuesta es positiva”, cuenta María Rybakova, de 32 años, madre de dos hijos que busca empleo en el sector bancario.

No es de extrañar que un tercio de las mujeres rusas desee haber nacido hombre. En vísperas del Día Internacional de la Mujer el portal Superjob.ru ha realizado un sondeo entre hombres y mujeres, y los resultados han sido impactantes. Sólo el 5% de las mujeres en Rusia considera que como representante del género femenino su vida es más satisfactoria. La tendencia se hace más notable conforme aumenta la edad de las participantes en el sondeo. Así, entre las chicas menores de 24 años el 26% hubiera querido ser hombre, mientras que esta cifra aumenta hasta 33% si se trata de mujeres mayores de 45 años. Entre las principales causas de esta frustración nombran la discriminación hacia las mujeres que tienen hijos o van a tenerlos. Además, como denunica una de las encuestadas, con los mismos requisitos de acceso a un puesto de trabajo, el hombre gana más que la mujer. ¨Cada vez que lucho por un puesto más alto, me arrepiento de haber nacido mujer,¨ dice una chica de 27 años de Orenburgo. Según el mismo sondeo, el 91 % de los hombres está contento con su condición de varón y no creen que ser mujer les proporcionaría más ventajas.

Hace años la ONU empezó a mostrarse preocupada por la discriminación de las mujeres en Rusia. Y tiene motivos. Según los datos oficiales de la ONU, la brecha salarial entre los sueldos de los hombres y de las mujeres en Rusia es del 35-40%. Los puestos directivos, en su mayoría, están ocupados por varones, todas las organizaciones que lucharon por los derechos de las mujeres están cerradas. El gobierno ruso cuenta con tan sólo 3 mujeres (la Ministra de Sanidad, la Ministra de Desarrollo Económico y la Ministra de Agricultura). La presencia femenina en la Duma Estatal (la cámara baja del parlamento) es del 13,8% y en la cámara alta es menos del 5%. Mucho peor están las cosas en los gobiernos regionales. Entre los más de 80 gobernadores en las regiones, hay sólo dos mujeres.

Por fin parece que el mensaje llegó a su destinatario. Presionada por las organizaciones internacionales, la Ministra de Sanidad Tatiana Gólikova anunció en una reunión con la Alta Comisionada de la ONU Navanethem Pillay la preparación de la Ley de Igualdad en Rusia. La noticia llegó dos semanas antes de la celebración del Día de la Mujer y se convirtió en un regalo simbólico. Hay que recordar, que una ley similar fue preparada y aceptada por la Duma en 2003, pero después el proyecto fue bloqueado por el gobierno. La ministra reconoce que no se puede esperar más: ¨Hasta ahora en Rusia no existía la Ley de Igualdad. Todavía no tenemos un mecanismo que elimine la discriminación de género, aunque la legislación vigente contiene una serie de normas que prohíben la discriminación¨.

La elaboración de la nueva ley ha desatado fuertes discusiones. Muchos hombres se han manifestado en contra de esta iniciativa y temen que la situación pueda invertirse. Algunos expertos se muestran muy escépticos respecto a la ley y argumentan que las cosas no van a cambiar mucho. El Código Laboral, los artículos correspondientes de la Constitución y otras normas legislativas garantizan la igualdad entre hombres y mujeres en Rusia. Sin embargo esto se da sólo en la teoría. En la vida real estas leyes se ignoran y, por el momento, no hay mecanismos para implementarlas. Entonces, ¿de qué sirve una ley más que, supuestamente, tampoco se va a respetar? Si queremos tener normas para mejorar nuestra imagen en el extranjero, es una cosa. Si el objetivo es combatir la discriminación y la desigualdad, la aprobación de una ley es sólo el primer paso. ¿Pero cuándo se darán los siguientes?

La celebración del 8 de marzo

La primera celebración del Día Internacional de la Mujer tuvo lugar en 1857 en Nueva York donde las mujeres del sector textil se manifestaron reivindicando mejoras laborales. En marzo de 1908 en la misma ciudad de Nueva York las mujeres organizaron otra manifestación con motivo de una huelga. La primera celebración en Rusia fue en 1913. En 1977 la ONU invitó a declarar el 8 de marzo como el Día de las Naciones Unidas por los Derechos de la Mujer y la Paz, lo que posteriormente se ha transformado en el Día de la Mujer Trabajadora.

En todos los países el 8 de marzo se celebra de manera distinta. En Rusia las mujeres reciben flores (la mimosa es un símbolo de la celebración) y regalos. En algunos países, como Francia, España o Italia, hay manifestaciones y mítines en defensa de sus derechos. Las flores y los regalos se guardan hasta mayo, cuando se celebra el Día de la Madre.

Cuestión de cifras


La presencia femenina en la política de los países escandinavos es la más alta del mundo. Los gobiernos nórdicos cuentan con un 40% de mujeres. La presencia femenina en el parlamento de Suecia, Dinamarca, Noruega, Islandia y Finlandia es entre el 34 y el 46%. Mientras que la media mundial es del 18%.

Regálame un ministerio


La iniciativa de la ministra rusa se puede comparar con la del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que en un alarde de generosidad en 2009 ¨regaló¨ a las mujeres de su país el Ministerio de Igualdad (que, por cierto, en Rusia todavía no existe). El primer Ministerio de Igualdad europeo fue creado en Dinamarca en 1999, en 2007 Suecia se sumó a la iniciativa, un año más tarde lo mismo hizo España. Otros países (Italia, Noruega, etc.) cuentan con carteras compartidas. En África y América Latina son curiosamente frecuentes, probablemente, por la terrible situación que viven las mujeres en muchos de estos países. Los ministerios de igualdad existen en un 35 % de los países de América Latina (Venezuela, Bolivia, Perú, etc.).

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.