150 años de la supresión del régimen de servidumbre y 90 de la adopción de la NEP (Nueva Política Económica)

Imagen de N.V. Nevrev. Negociación. Una escena de la vida de un siervo de la gleba.

Imagen de N.V. Nevrev. Negociación. Una escena de la vida de un siervo de la gleba.

A su vez, ambas se diferencian no sólo por los decenios que las separan, sino por su forma de aplicación y ulterior desarrollo.

Podría argumentarse que tanto una como la otra fueron transformaciones obligadas: el país no podía, ni tampoco quería, vivir según las antiguas normas. Alejandro II y sus allegados más cercanos reconocían que el mantenimiento del antiguo orden significaba la profundización del retraso en relación a los países avanzados y la consiguiente degradación catastrófica y terminal de Rusia.

Habían nacido y recibieron una buena educación bajo el mandato del conservador Nicolái I. Comprendían que la supresión de la reforma según el modelo de Pedro I era imposible; según el modelo del zar, la transformación consistía en el trasplante a suelo ruso de determinados logros europeos y norteamericanos. Entonces, comenzaron a actuar pese a la secreta y evidente oposición de los terratenientes, quienes en su mayoría no deseaban desprenderse de la mano de obra gratuita, ni recortar posteriormente su propiedad, ni aumentar la autogestión de los campesinos.

Se puede cuestionar cuanto se quiera a Alejandro y su séquito por la falta de preparación y lo irreflexivo de la reforma campesina o, tal y como hicieron los historiadores soviéticos, condenarla por su carácter “expoliador” (la parcela se redujo en un 20% como promedio), pero precisamente el zar y su entorno no permitieron liberar a los campesinos según la variante báltica de 1818-1819, es decir sin tierra. El gran príncipe Konstantín junto con el zar y Nikolai Miliutin insistieron en que los campesinos siguieran siendo propietarios. Cuando se proclamó la reforma a los campesinos, muchos pensaron que los señores les habían ocultado su verdadera voluntad ya que suponían que toda la tierra debía pertenecerle a ellos. Sin embargo, no se registró ninguna insurrección de masas.

La reforma campesina fue el primer paso que acercó los institutos económicos y sociales de Rusia a los países avanzados. La liberación de los pobladores rurales de la dependencia personal fue seguida por la reforma judicial de 1864, que creó una justicia de nivel europeo con tribunales de jurados y convirtió, aunque con algunas reservas, a todos los súbditos del zar, independientemente de títulos y patrimonios, en sujetos iguales ante la ley. Posteriormente, se realizó la reforma territorial de 1870, que conformó una autogestión local de calidad y, por fin, la reforma militar, que derogó el odiado reclutamiento,la leva obligatoria impuesta por Pedro I en 1699, imponía el servicio obligatorio militar por 25 años,.HK) y prohibía los castigos corporales.

Por desgracia, Alejandro II no culminó la transformación socio-política. El 13 de marzo de 1881 fue asesinado por miembros de “Voluntad Popular”, aunque anteriores atentados no le habían obligado a separarse de sus súbditos. Dicen que la historia no sabe de condicionales. Aunque,es probable que si no hubiera existido la bomba de Ignati Gritsevitski, nosotros viviríamos ahora en otro país.

A diferencia de Alejandro y su entorno, los bolcheviques no interrumpieron su experimento militar-comunista inmediatamente después de la finalización, en noviembre de 1920, de las acciones militares en la parte europea del país. Ellos se aferraban al impuesto masivo en especias hasta las últimas instancias así como a la subordinación laboral. Lenin y sus colaboradores introdujeron la NEP sólo cuando comprendieron que podían perder el poder: el país estaba al borde del colapso económico y el ejército rehusaba con frecuencia aplastar las insurrecciones campesinas.

Ante tal situación, en 1921-1922, los bolcheviques permitieron a los campesinos vender sus productos en los mercados, tomar trabajadores, arrendar empresas elaboradoras e incluso salirse de las comunas y fundar poblados. “La NEP es algo serio y por mucho tiempo”, aseguraba Lenin a sus camaradas de partido y a los empresarios extranjeros.

A diferencia de las reformas de Alejandro, las leninistas no se fortalecieron ni social ni políticamente. En el X Congreso del Partido Comunista, donde se aprobó la NEP, fue adoptada una resolución “Sobre la unidad en el partido”, que posibilitaba a la dirección del PCR(b) (Partido Comunista de Rusia [bolchevique]), aplastar la resistencia de la oposición interna. Se erradicaba fuera del partido todo pensamiento distinto. Los intentos de los campesinos por crear asociaciones independientes del poder en una serie de gobernaciones finalizaron en prolongadas reclusiones para sus líderes. En el verano de 1922 una serie de dirigentes del partido social-revolucionario fue condenada a pena de muerte, conmutada más tarde por la expulsión del país. En octubre de 1922 se marcharon a Occidente varios centenares de destacados científicos rusos. Las libertades económicas fueron rápidamente liquidadas en el curso de la colectivización y la industrialización estalinistas.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.